Nuestro artista, profesor y vecino Pepín Carrera se fundió con el vacío.

Aunque en el ambiente artístico se le conocía como Ramón Carrera, Ramón era su primer apellido y Carrera el segundo. No le gustaba que le llamaran Ramón, él quería que le le llamaran Pepín, porque así le llamaba su madre.

En la época de profesor,  nos enseño lo que es enseñar con pasión y en la época de vecino del campus de Leioa, nos enseñó que a pesar de de la dureza de vivir aislado, seguir emocionándose y apasionándose es el único que alimenta el espíritu creativo. Pepín era como las olas del cantábrico, rebelde e irreverente a veces, cariñoso y amable otras veces.

Añoraba su etapa de profesor en la facultad de Bellas Artes: ¡Aprendí un huevo con los alumnos! repetía mientras te miraba fijamente a los ojos.
Agur Pepín

Erantzuna idatzi

 

 

 

HTML etiketa hauek erabil ditzakezu

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>