Ciclo "Emergencias" en Kaxilda: 2ª crónica

Continuarmos aquí la sección dedicada a recoger las conferencias que cada primer miércoles de este curso tienen lugar en la librería Kaxilda, comentadas por alumnado del máster.

Yo, nosotros, subversión

Yon Ander Marcos Lasa

No soy un nombre, soy un número. Soy una persona encerrada entre cuatro paredes. Imagino cada día como amanece el sol que refleja en el barrote la primera luz del dia. Añoro las lentejas de mi madre. Te añoro. Podría haber nacido pájaro pero me ha tocado ser humano, menuda ironia…

Si parece duro como podría ser la vida en la cárcel no penséis que aquí un servidor lo sepa, pero a ello nos acercaron Alejandra y Claudio en la segunda ”emergencia” presentada en el centro Kaxilda. En primer lugar, Alejandra nos acercó hacia la década de los 80 en el siglo XXI comentandonos la problemática de cómo se configuró el sujeto femenino en Chile y el desarrollo de las cárceles femeninas. En segundo lugar, Claudio avanzó hasta el día de hoy comentando la problemática de las cárceles de menores en Chile y la emergencia que ello supone respecto a la niñez. Finalmente, mostraron un breve vídeo sobre como se constituyen a día de hoy las cárceles para menores chilenas.

De esta manera respecto a la primera parte Alejandra (que está trabajando este tema en su tesis) despues de desarrollar el contexto histórico socio-político del estado Chileno dio pie a como se configuró la mujer combativa en la cárcel. Las cárceles comenzaron como ultimo enclave para la gente que actuaba en contra del estado puesto que estas respondían a favor del político. El hecho que se diera el golpe de estado llevó a la revuelta social, cosa en la que la influencia ideológica del grupo MAPU Lautaro tuvo gran poder.

Como Alejandra dejó entender, en voz del grupo MAPU Lautaro hacían de la mujer como símbolo de lucha bajo los tres valores de felicidad, goce de vida y sexo y acción al igual que todos. Así mismo, el hecho de que fueran encarceladas no dejaba la lucha a un lado. Combativas, mujeres y madres, no eran terroristas sino subversivas. El optar por una posición de actitud de cárcel combativa, toma de lo cotidiano y amor subversivo junto al hecho de vivir ”lo cotidiano” hacia romper el esquema de la prisión permitiendolas estudiar y sobretodo ser madres y estar con sus familias.

El hecho de que el estado te anule como sujeto en la vida cultural/económica te crea una necesidad de lucha por tus derechos individuales y colectivos (mas en este caso cuando lo afectado es lo no relacionado con la política/economía del sistema capitalista neoliberal). De la misma manera que, en los casos revolucionarios lo que se atacan son los espacios simbólicos de los de ”arriba” para desarticular el poder, el estado te interna en un estado como ”terrorista”. Así como priamos entender como ejemplo a un preso político, que se continúe y desarrolle la ideología política y al mismo tiempo que se continúe también con la vida cotidiana dentro del espacio simbólico del poder puede permitir que este símbolo sea destruido debido al rechazo que el pueblo realiza hacia este.

Por otro lado, en la segunda parte, Claudio nos presentó la situación del actual Chile, pero cambiandonos el sujeto en cuestión respecto a la relación con la cárcel, así mismo, el sujeto menor de edad.

Los factores de que en el 2006 se generara la ”revolución pingüina” ya que iba a caer la educación de Pinochet haría que en esta situación se desarrollan varias leyes, entre ellas, la de bajar la impunidad de 16 a 14 años.

Como dijo Salvador Allende ”ser joven y no ser combativo es una contradicción” a lo que la niñez tiene una emergencia en el Chile actual puesto que el neoliberalismo genera una crisis en la que el consumidor reemplaza la ciudadano, llevandolo a la expulsión por la pobreza y fracaso y eso lleva a dejar de ser persona, que no se convierta en un sujeto vs. sujeto sino en objeto vs. objeto que finaliza en la cultura-violencia.

Junto al hecho de que el Sindicato Nacional de Menores fuera altamente cuestinado, más de 6500 menores fueron encarcelados y mas de 1300 fueron muertos en los ultimos diez años.

El hecho de encarcelar jóvenes ya hace dudar en primera instancia el miedo que presenta el estado hacia el futuro. Si existe la manipulación hacia los jóvenes hay que destruirla puesto que si soñamos con un futuro libre y ético, no debemos dejarnos embaucar por el consumismo que nos ofrece el sistema neoliberal. En el momento que dejamos de ser sujetos para ser objetos nos encontramos en un momento en el que estamos muertos en vida, ya que la inconsciencia no permite dejarnos vivir una vida real, es decir, solo vivimos una realidad ficticia y plástica que nos ofrece el estado por y para su consumo. En este caso, solo queda luchar. Como dijo Eduardo Galeano: “Cuanta más libertad se otorga a los negocios, más cárceles se hace necesario construir para quienes padecen los negocios.”

“Mientras exista una clase inferior, perteneceré a ella. Mientras haya un elemento criminal, estaré hecho de él. Mientras permanezca un alma en prisión, no seré libre.” Mijaíl Bakunin

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>