Calendario

Abril 2012
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Los pesticidas son causa del colapso de las colmenas

Hace 5 años se publicó en Science una nota en la que se hacía referencia a una extraña condición, denominada trastorno del colapso de las colonias (CCD), que estaba diezmando las colonias de abejas melíferas en zonas concretas de EEUU. Más tarde se detectó el mismo problema en numerosos países europeos, España entre ellos.

Aunque las causas de este trastorno son desconocidas, desde el 2007 se han propuesto diversos factores bióticos, tales como el ácaro de la varroa, otros insectos patógenos (como Nosema apis y el virus israelí de la parálisis aguda), estrés ambiental, desnutrición, pesticidas,  apicultura migratoria, plantas genéticamente modificadas, susceptibilidad por homogeneidad genética, etc., los cuáles podrían ser causa única o combinada de este trastorno.

El día 29 de marzo se han publicado dos trabajos en la versión online de la revista Science,  que inciden en el papel de insecticidas sistémicos, tipo neonicotinoides, sobre el CCD. Se sabe que pesticidas neonicotinoides que se utilizan  para proteger los cultivos contra áfidos y otros insectos chupadores de savia, generan en insectos problemas conductuales porque son agonistas de los receptores de la acetilcolina nicotínica, unos importantes receptores de neurotransmisores excitatorios propios de los insectos. Los investigadores parten de la hipótesis de que las abejas (y los abjorros) dependen, en gran medida, de flores de cultivos como la colza, el maíz o el girasol, que son tratados rutinariamente con plaguicidas sistémicos. Los plaguicidas sistémicos actúan sobre todos los tejidos de la planta, contaminando también el néctar y el polen.

El primero de los trabajos, realizado por un grupo del INRA (Francia), ha sido dirigido por Axel Decourtye. El equipo analiza el efecto del tiametoxam (un  insecticida neonicotinoide recientemente comercializado que se utiliza para proteger cultivos de colza, maíz y otros cultivos cuya flor es recolectada por las abejas de miel), sobre la mortalidad de 653 abejas que fueron monitorizadas con un microchip pegado en el tórax. Según los autores del trabajo, aunque las dosis de plaguicidas que se utilizan en la agricultura son subletales para la abeja, resulta plausible plantear que las abejas se pueden ver afectadas por esos insecticidas cuando liban la miel; el resto de los miembros de la colmena podrían quedar también expuestos al tóxico cuando el material contaminado es mezclado con el resto. Aunque el experimento se realizó en condiciones naturales en dos zonas de Francia con cultivo intensivo de cereales, las abejas recolectoras de néctar fueron primero sometidas a una dosis subletal del insecticida en un medio azucarado (las abejas controles sólo se sometieron a  agua azucarada) y luego se pusieron en libertad a 1km de la colmena. En la entrada de la colmena, un lector detectaba continuamente las entradas y salidas de las abejas monitorizadas, permitiendo estimar la mortalidad o la desaparición tanto entre las abejas tratadas y como en las abejas control (las que no regresan a la colmena). Los resultados indican que hay un número significativamente menor de abejas que regresan a la colmena entre las que han sido sometidas al insecticida (el 43,2% de las abejas tratadas con una dosis subletal de tiametoxam, no regresó a la colmena), en comparación con el 16,9% de las control. Además, el efecto de este “no regreso” es mayor en abejas que conocen peor el medio (las abejas recolectoras más jóvenes). Los investigadores concluyen que su estudio demuestra claramente que la exposición de las abejas recolectoras a concentraciones comunes y no-letales de tiametoxam, puede afectar a su supervivencia, afectando esta mortalidad especialmente a las abejas que conocen peor el medio.

El segundo trabajo, realizado por un grupo de la Universidad de Lancaster (UK) dirigido por  Dave Goulson, parte de la misma idea pero analiza el efecto de otro insecticida sistémico del tipo neonicotinoide, el denominado imidacloprid ( el insecticida más utilizado de manera rutinaria en cultivos de cereales, colza, maíz, algodón, girasol y remolacha azucarera) sobre los abejorros. Según los autores, durante el período de floración de los cultivos, las colonias de abejas y abejorros se ven expuestaa 2-4 veces por semana a los neonicotinoides. En el experimento, utilizan 75 colonias del abejorro Bombus terrestres que distribuyen en 3 grupos. Los 3 grupos recibieron durante 14 días cuanto polen y néctar quisieron (en el laboratorio). Uno de los 3 grupos recibió polen y agua azucarada con una concentración de imidacloprid que es aproximadamente la mitad de la que se usa en los cultivos; otro grupo recibió polen con el doble de concentración de imidacloprid (similar a la que se usa en el campo); el tercero recibió sólo polen y agua azucarada y se utilizó como control. Después de las 2 semanas en el laboratorio, las colonias se colocaron en el campo donde se alimentaron de forma independiente durante seis semanas, mientras se monitorizaba su rendimiento. Los resultados detectaron que las colonias que habían sido tratadas con alta y baja concentración de imidacloprid, tenían una disminución media de peso de 8% y 12%, respectivamente. También observaron una importante disminución en el número de reinas: el número medio de reinas producidas por las colonias del tratamiento control fue 13,72, mientras que en los tratamientos de baja y alta concentración del insecticida fue sólo de 2,00  y 1,4 reinas, respectivamente. Los autores concluyen que según sus resultados, trazas de pesticidas neonicotinoides pueden tener importantes consecuencias negativas en la producción de reinas en las colonias de abejorros, en condiciones de campo realistas, lo cual puede provocar importantes impactos poblacionales.

http://www.youtube.com/watch?v=kjSdEHP3w9I&feature=relmfu

 

3 comentarios a Los pesticidas son causa del colapso de las colmenas

  • Javier Martínez C.

    Un afectuoso saludo para ustedes. no estoy de acuerdo en culpar a los pesticidas. hemos encontrado otro factor que está acabando con las abejas, esto debido a que en lugares donde no se usan pesticidas, el resultado es el mismo, las abejas mueren lejos de la colmena. Lamentablemente en México no nos han querido apoyar en el desarrollo de la investigación, es decir tenemos la solución y lo que no tenemos son los recursos para mostrarlo cientificamente. Felicidades por su página

    • Maria

      Hola, Javier. Me gustaría que me contaras más sobre los indicios de vuestra investigación, y si tenéis alguna hipótesis sobre la causa o causas de la muerte de las abejas. Me gustaría preparar una infografía sobre el tema, y no quiero hacer un gráfico que sea parcial. Gracias

  • ANA ISABEL AGUIRRE ESCOBAL

    Malos tiempos para la investigación….
    Si se trata de deshechar los isecticidas como responsables del colapso de las colmenas, quizás las propias empresas fabricantes de estos agroquímicos tendrían algún interés en parcipar en las investigaciones…. Suerte!

Deje una respuesta a ANA ISABEL AGUIRRE ESCOBAL

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>