Calendario

Abril 2012
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Proteínas luminosas que avisan del cáncer

Cada día son más las aplicaciones que tiene la fluorescencia en el ámbito de la investigación y de la clínica del cáncer. Para muestra, dos ejemplos. El primero es de hace unos meses, pero es espectacular por lo visual que resulta la identificación de células cancerosas y de su potencialidad en la clínica. El segundo, se refiere a una publicación reciente de un trabajo de investigación realizado por un equipo en el que participa un grupo español que trabaja en el CNIO.

Vamos con el primero. El 23 de noviembre de 2011 se publicó un artículo en la revista Science Translational Medicine que daba cuenta de que el equipo dirigido por Hisataka Kobayashi había conseguido sintetizar una “sonda” que cuando se pulveriza en forma de spray sobre una zona en la que existe un cáncer (por ejemplo, cáncer de ovario), consigue que las células cancerosas se puedan identificar visualmente porque adquieren fluorescencia. La molécula que han sintetizado, denominada γ-glutamyl hydroxymethyl rhodamine green (gGlu-HMRG), se activa rápidamente cuando contacta con células cancerosas dando lugar a fluorescencia de color verde, que contrasta con el fondo no fluorescente corespondiente a las células no tumorales. Esto sucede cuando la parte gGlu de la molécula es cortada por el enzima γ-glutamyltranspeptidase (GGT), un enzima que se sobre-expresa en algunos tipos de tumores humanos, pero que no se expresa en las células no tumorales. Cuando el enzima GGT rompe la molécula gGlu-HMRG, libera (y activa) HMRG, un compuesto que emite fluorescencia verde y que, por tanto, permitirá detectar las células tumorales y ayudará a su eliminación en procesos quirúrgicos. El vídeo que se adjunta corresponde precisamente a este tipo de aplicación en un ratón modelo que presenta difusión de cáncer de ovario peritoneal humano. Es bastante impresionante ver cómo se pueden identificar fácilmente las células tumorales, e imaginar la aplicabilidad de esta técnica para identificar y extirpar con mayor precisión las células tumorales. Ahora estamos a la espera de comprobar sus beneficios mediante la realización de los correspondientes ensayos clínicos que permitan comparar el éxito de la cirugía con y sin el spray “chivato”.

El segundo trabajo ha sido realizado en colaboración por un equipo Finlandés y otro del CNIO ( Madrid) y ha sido dirigido por Sagrario Ortega. El trabajo, que ha sido publicado el 2 de abril en la revista PNAS, trata de aportar información sobre el proceso de crecimiento de los vasos linfáticos que ocurre durante el desarrollo embrionario, la cicatrización de heridas, la metástasis de tumores y las enfermedades inflamatorias, entre otros procesos. En el trabajo han conseguido monitorizar ese crecimiento de los vasos linfáticos gracias a la creación de un ratón transgénico que expresa una proteína de fusión fluorescente (EGFP-luciferasa) bajo el control transcripcional endógeno del gen VEGFR3, un gen responsable de la síntesis del receptor 3 del factor de crecimiento endotelial vascular. La proteína de fusión fluorescente se expresa en las células de los vasos linfáticos de este ratón modelo y gracias a ello el grupo de investigación ha conseguido imágenes del proceso de crecimiento de los vasos linfáticos en la periferia de un tumor y en los ganglios linfáticos asociados al proceso metastático.

 

Más información en el periódico ABC

 

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>