Categorías

Hambre canina

La Guerra contra Napoleón (1808-1814), es conocida por los ingleses como the Peninsular War.
En Salamanca, se unieron a los británicos de Wellington los Brunswick Oels, francotiradores alemanes, para pelear contra los franceses.

Los Brunswickers, cuando no había otra cosa, comían carne de perro. Los campesinos salmantinos no protestaban, a pesar de que desaparecían sus perritos, cualquiera se atrevía con aquellos soldados…

El batallón 95 de Rifles de su Graciosa Majestad Británica tenía una mascota que se llamaba “Rifle”, un perrito que acompañaba a los ingleses, incluso a las batallas. Sobrevivió a las escaramuzas, sólo para ser devorado por el insaciable apetito de los germanos, ya famosos por su afición a comerse los perros que encontraban, lo que ocasionó un conflicto internacional. El Sargento Edward Costello del 95 de Rifles narró en sus memorias cómo se deterioraron las relaciones germano-británicas por este apetito canino.

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>