Categorías

La bacalada en salazón y la congria seca

Debido al precepto de la Iglesia de no comer carne, ni los Viernes, ni en Cuaresma, hubo que ingeniárselas para prolongar la conservación y duración  del pescado, en zonas del interior.

La congria o congrio seco se conseguía colgándolo al aire, sin sal, como si fuera ropa, hasta que se secaba totalmente. En la mojama y en las bacaladas el proceso era “en salazón”.

En el Libro de “El buen amor” del Arcipresta de Hita, hay alusión al congrio seco, también en “Vida, aspìraciones y fracasos de un estudiante de Salamanca. El diario de Gaspar Ramos Ortiz (1568-1569), transcrito por Luis E. Rodríguez – San Pedro Bezares. Ediciones Universidad de Salamanca. 1ª ed. Marzo, 1987.  (Páginas 30 y 45). Actualmente la costumbre de comer congrio seco ya sólo se practica en algunas comarcas de Soria y de Zaragoza.

La abstención de comer carne impulsó la Piscicultura en Bohemia del Sur, ya hace siglos, con la creación de estanques  para la cría de carpas. Algunos de estos estanques eran artificiales y quienes los organizaban y mantenían eran los  frailes de varias órdenes religiosas menores.

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>