El asesinato de John Lennon: Pericia psicológica y teorías de la conspiración.

Hace 40 años que John Lennon fue asesinado por Mark David Chapman a escasos metros del portal de su residencia en el edificio “Dakota” de Nueva York tras regresar de los estudios de grabación “Record Plant”. Uno de los testigos del crimen fue el portero del inmueble, José Sanjenis Perdomo.

Sanjenis fue un policía cubano a las órdenes de Batista y que en su exilio a Estados Unidos trabajó como agente de la CIA, siendo una de sus más importantes responsabilidades la dirección de nada menos que la Operación 40, una misión encubierta de la agencia americana cuyo objetivo era el derrocamiento de Jefes de Estado contrarios a la política de Estados Unidos. Este individuo también fue colaborador directo de Frank Sturgis, que estuvo involucrado en el asesinato de Kennedy y, años más tarde, en el escándalo del Watergate. De hecho, fue Sturgis quien informó a la familia de Sanjenis de su supuesta muerte por causas naturales en 1974. Se cierra el telón. Se abre el telón y este hombre aparece de nuevo de portero suplente en el edifico Dakota en 1980 convirtiéndose en el principal testigo en el juicio contra Chapman. Fue él quien quitó de su mano la pistola todavía humeante a un catatónico Chapman después de que acabara con la vida de John Lennon que, a su vez, estaba siendo investigado por el FBI por su implicación, entre otras actividades, en las protestas contra la guerra de Vietnam o por su afinidad con Bobby Seale, el líder de los Panteras Negras.

Pero dejemos por un momento al margen el hecho de que Lennon, investigado por el FBI, fuera asesinado justo el día que trabaja de portero del Dakota un exagente de la CIA dado por muerto, y centrémonos en el asesino.

Mark David Chapman era hijo de un maltratador. Tenía miedo a su padre que agredía físicamente a su madre y, con casi total certeza, al propio Chapman. A los catorce años, acosado por sus compañeros de colegio, consumía entre otras drogas cocaína, LSD y heroína. Sufrió depresiones siendo adolescente y con 22 años se intentó suicidar conectando con una manguera de aspiradora el tubo de escape de su coche con el interior del vehículo. Su intento fracasó ya que la manguera se derritió rápidamente. Esta serie de elementos en la peripecia vital de un individuo podrían ser suficientes para predecir alguna patología con una significativa relevancia clínica. El hecho de que Chapman se casara precisamente con una japonesa parece un indicio de la identificación con el personaje, muy propia de los acosadores de celebridades, de forma que asesinando a Lennon expiaría sus propios demonios internos. Esta obsesión, muchas veces delirante, unida a las alucinaciones auditivas que confiesa en sus declaraciones, nos indica que Chapman podía padecer una esquizofrenia de tipo paranoide.

Cuando se comete un crimen en el contexto de una patología psiquiátrica es lógico que en el proceso judicial correspondiente se plantee una discusión forense sobre el grado de imputabilidad del acusado. Pero Chapman, en contra del criterio de su abogado, admitió su culpabilidad y se negó a hacer ninguna valoración pericial sobre su estado mental. En el año 2000, cuando ya llevaba 20 años en prisión, pudo acogerse al derecho de solicitar libertad vigilada, pero fue denegada. Su posible esquizofrenia paranoide jamás ha sido tratada ya que él no lo ha consentido. De alguna forma Chapman no quiere diluir ni un ápice de su protagonismo en el crimen con el diagnóstico de una posible patología. Sea como fuere, según la ley del estado de Nueva York, Chapman ha tenido derecho a una audiencia de libertad condicional cada dos años, habiendo sido denegadas las diez solicitudes que ha cursado desde el año 2000.

Con la repercusión mediática que tuvo este caso, también entra dentro de lo posible que haya inspirado crímenes posteriores. Apenas cuatro meses después del asesinato de Lennon, John Hinckley intentó asesinar al presidente Ronald Reagan con el único propósito de impresionar a Jodie Foster que, por aquella época, solo empezaba a brillar gracias a su papel de prostituta adolescente en Taxi Driver.  Se da la circunstancia que la policía encontró una copia de “El Guardián entre el centeno” entre las pertenencias de este desequilibrado, que era, precisamente, el libro de cabecera de David Chapman. Por si fuera poca la conexión, el padre de Hinckley, era presidente de la asociación cristiana World Vision, organización en la que estuvo empleado Chapman.

Lo curioso de esta conexión, muy cinematográfica pero real, es que World Vision actuó como un caballo de Troya para la inteligencia y los intereses de EE.UU. en América Central durante su apoyo a la contra nicaragüense. De hecho, era notoria la relación de alguno de sus responsables con el presidente Somoza. World Vision tuvo, además, un papel muy relevante en la ayuda y captación de los cubanos huidos tras la llegada de Castro al poder para, en algunos casos, reconvertirlos en agentes al servicio de la inteligencia norteamericana. Es decir, todo parece indicar que José Sanjenis podría haber sido reclutado por World Vision, con lo que podemos cerrar un círculo en el que quizás sea mejor no seguir escarbando.

En definitiva, en el juicio a David Chapman, no hubo pericial psicológica ni, como es lógico, tuvo ningún recorrido la teoría de la conspiración que acabamos de sugerir, a pesar de la presencia de Sanjenis en la escena del crimen y del hecho que jamás se haya vuelto a saber nada de este hombre tras su declaración en sala. Tampoco se mencionó algo que pudo percibir Lennon en la actitud de Chapman cuando éste le pidió que le firmara un ejemplar del álbum Double Fantasy, ya que el autor de Imagine le preguntó a quien se convirtió en su asesino: ¿Es esto todo lo que quieres?

John Lennon firmando el último autógrafo de su vida a David Chapman

 

Para saber más: San Juan, C. (2017). Una historia de los Beatles: Las claves del porqué son el mejor grupo de la historia. Barcelona: Ed. Ma non Troppo.

2 comentarios a El asesinato de John Lennon: Perfil del asesino y teorías de la conspiración.

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>