NO SERÁS UN EXTRAÑO (Not as a Stranger). 1955

http://www.youtube.com/watch?v=1wO0SFlcOF4

DirectorStanley Kramer

Intérpretes Principales: Robert Mitchum, Olivia de Havilland, Frank Sinatra, Gloria Grahame, Charles Bickford, Lee Marvin, Harry Morgan, Broderick Crawford.

No serás un extraño

Argumento: Un joven desea fervientemente ser médico. Para ello estudia duro en la Universidad. Sin embargo tiene un problema: no tiene un centavo. Por ello, y ante el inminente despido, no tiene más remedio que elegir un mal camino, engañar a una veterana enfermera y hacerla creer que está enamorado de ella.
Se casan, y puede finalizar la carrera. Pero, aunque es un buen médico, se muestra distante y frío
.

 

No serás un extraño_foto

Mi opinión: 

La versión cinematográfica de la famosa novela de Morton Thompson…una vez más se repite el caso de un éxito literario convertido en una de las películas más importantes de la historia cinematográfica.
“NO SERÁS UN EXTRAÑO” un canto a la humanidad, al amor y a la ciencia…un conflicto entre el deber profesional y los sentimientos humanos planteado en la conciencia de la clase médica.
Una historia de amor en un medio donde el dolor y el drama son el botín de cada día.
Un médico no es un autómata; es un ser humano que vibra y sufre
.”

Así decía la publicidad del programa de mano del Cine “La Esperanza”, del día 5 de agosto (domingo) de 1956.

Buena película, por la que no pasan los años.
Se trata de una película muy bien dirigida por Stanley Kramer (su primera película), excelentemente interpretada, y con una soberbia fotografía en blanco y negro. Gusta de principio a fin.
Como decía la publicidad del film en la época de su estreno, el argumento toca interesantes temas relacionados con la práctica de la medicina. La implicación de los galenos en la mejoría de sus pacientes. ¿Friós en el trato humano pero excelentes profesionales en cuanto a conocimientos técnicos y sus derivados?
Esta y otras cuestiones son tratadas en esta buena cinta, que no obstante no solamente no huye sino que se mete de hoz y coz en el melodrama más puro, pero siempre con calidad cinematográfica.
Como curiosidad simpática, los actores, para meterse en el papel de la película, acudieron a una autopsia en un hospital. Se sentaron entre un grupo de estudiantes de medicina. El doctor abrió con un bisturí un cadáver desde la garganta hasta el pubis. De repente, Broderick Crawford se levantó y se dirigió hacia la salida. Frank Sinatra le preguntó que a dónde iba y Crawford le respondió: “¡A Malibú!”.

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>