Twitter Button from twitbuttons.com
Febrero 2010
L M X J V S D
« Dic   May »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

cuento de una vida digital

Llevo algunos meses preguntando a mis amigos más jóvenes que yo, por qué se toman tan poco en serio su privacidad. Pero tras un debate más o menos  ameno en la cafetería de la facultad  siempre acaban respondiendo, “Marta estás anticuada. Los tiempos de la privacidad han cambiado”.

A mi me encanta hablar de ello y lo hago como punto de medida de mis averiguaciones ya que hace como medio año que empezó a interesarme y mucho el mundo de la privacidad en  las redes sociales y estoy enganchadísima a él.

La culpa de todo, creo que como cualquier usuario de una red social reconocerá, la tuvo una “invitación” que llegó vía e-mail. Fue de tuenti, allá por el 2007 y decidí darme de alta porque mis amigos con quienes comparto actividades lúdico-deportivas estaban ya dentro, cuchicheando, subiendo vídeos e imágenes y yo querái “controlar” mi imagen estando en el ajo.

Por aquellos tiempos  yo era una verdadera analfabeta de las redes sociales y tenía 7 “amigos”.

Más tarde comencé a recibir “invitaciones” de Facebook a las que como buena analfabeta no acepté porque pensaba que tendría que darme de alta en un sitio donde Google me indexaría automáticamente. Dicha negativa se debía evidentemente a mi total desconocimiento del “mondofacebook”  y su reputación, hasta que una colega encendió la cerilla en la cueva de mi imaginación que asimilaba facebook a un sitio  maldito y chungo y que me estaba llevando a sostener un mito que ni siquiera había contrastado.

Una idea que reforzaba aún más mi total ignorancia en materia de privacidad digital pero que conseguí despejar poniendo manos a la obra, es decir investigando,  “salseando”,  experimentando… y contrastando todo ello con la diversa normativa que tenemos en España y Europa al respecto, tanto vinculante como no en forma de leyes, Directivas o incluso códigos de conducta firmados por la industria en materia de privacidad. Recomendaciones e información a trillón que existe online y que ha retroalimentado mi vida digital hasta el punto de mi total adicción a la red.

Es por eso que aprovechando este muro público abierto a la participación aprovecharé en los próximos posts para hacerme eco de todas las recomendaciones que haría a un posible “analfabeto” como lo fui yo en las redes sociales, e intentaré publicar algunos de los resultados empíricos a los que llegué después de darme de alta en más de ocho perfiles distintos invitando a diestro y siniestro y estudiando cómo deberían estar diseñadas las redes para ser más seguras para sus usuarios.

Destruí las sombras y salí de la cueva. Ahora compartiré mi experiencia con quién quiera que lea este blog.

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>