Twitter Button from twitbuttons.com
Septiembre 2010
L M X J V S D
« May   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

¿Y si no existiera la dualidad bien público/bien privado? Sobre una posible teoría del uso social de los bienes...

Vivimos tiempos difíciles de entender. Este verano he intentado sacar en claro algunas conclusiones sobre los tiempos que vivimos y lejos de intentar meterme en camisas de once varas se me ocurrió imaginar en un mundo digamos ficticio donde no hubiera bienes privados o públicos.

Es claro que lo que no se plantea aqui es ninguna solución a la crisis que padecemos. Una crisis democrática, ecológica, social, de valores…. una metacrisis que ha penetrado en nuestros sistemas de bienestar infectándolos con la incerteza de su supervivencia.

Pero como la imaginación es libre me gustaría compartir algunas de esas reflexiones:

En un principio se me ocurrió que no tendría por qué existir la propiedad privada o la pública. Los recursos que ya tenemos y que existen deben ser socializados. Por tanto se trataría de socializar los recursos para el uso común. De este modo se repartiría su función, y se valoraría por su precio útil y no por el especulado en el mercado.

Cuando un bien se encuentra en un manos de un agente el resto de los potenciales usuarios especulan por su obtención con lo que el precio de ese bien se paga por encima de su valor. En un mercado donde los bienes son escasos los usuarios de dicho bien estarán dispuestos a competir para conseguirlo. Pero la mayoría de los bienes pueden ser compartidos por lo que no debieran estar en las manos de un solo “usufructor”. De este modo el precio de los bienes bajaría de valor ya que toda la comunidad sabría el precio social de dicho bien porque no habría competencia para conseguirlo por el resto.

Esto no quiere decir expropiación. En la expropiación el Estado convertía los bienes privados en públicos y de un modo institucionalizado y central jerarquizado decidía sobre su uso o cantidad de producción con una hipertrofiada intervención del Estado en la Economía. En este caso los bienes pasan a formar parte de la comunidad y el Estado no entra en la regulación de su uso. Cabría por tanto que realizar una profunda reforma sobre la propiedad privada y en la definición de los bienes sociales que el individuo decide compartir.

Se acabaría con la especulación del precio de los bienes porque habría una información más transparente sobre la disponibilidad total de dichos bienes consiguiendo socializar su precio. La dispersión y falta de comunicación por parte de los usuarios hacen que la especulación siga existiendo por:

1. El conocido como “juego del montón”: mal de muchos consuelo de tontos.

2. El “dilema del prisionero”: donde los individuos no interactúan correctamente es decir no diciendo la verdad u ocultando información en perjuicio de la solución más beneficiosa para la comunidad y actuando de un modo egoísta para su fin que es conseguir el máximo beneficio individual.

Por lo tanto, si el individuo no siente de un modo interno la necesidad de cooperación o de solidaridad el estado aunque realiza una distribución de los bienes y compense las pérdidas de los bienes o servicios públicos seguirá compitiendo con los individuos “mentirosos” o no “interactuantes”.

El Estado social debe por tanto construirse no solo desde arriba sino que debe ser un cambio desde abajo; desde la base. Introducir el valor de la solidaridad en el individuo. Esa sí sería una revolución: regular la libertad de los usos comunes con la suma de la solidaridad de cada uno de los individuos. Una autorregulación de la propiedad de la comunidad.

Este modelo se sustenta en la solidaridad de la comunidad en la red de recursos que comparte y en su modo de compartir su uso.

Además cabría vincular la democracia participativa al derecho de propiedad en una economía informal. El Estado necesita recaudar para financiar los bienes públicos y cubrir las necesidades de la ciudadanía. Pero consideremos ahora a un individuo que se emancipa del Estado que vive en una comunidad que comparte sus mismos valores. No es necesario que el Estado intervenga:

A)Ni por proximidad: es lejano a las necesidades

B)Ni por eficiencia: falta información real del precio de dicho bienes ya que el precio está regulado.

C)Ni por calidad de las decisiones fuertemente vinculadas a las presiones de los organismos internacionales.

Por lo que mediante la participación del ciudadano en su comunidad se decidiría el uso y compartición de los bienes sociales en el marco de una economía informal perfectamente autorregulada.

http://www.youtube.com/watch?v=CXwIyzulPsY

(Alicia en su no cumpleaños. Una fiesta loca de sobreros)

Ventajas de adoptar este sistema antes que el resto de los países: mientras el resto no sepa cómo funciona el sistema que se adopta, el free rider se beneficia de las ventajas del sistema ya elaborado pero en crisis gracias a las nuevas reglas adoptadas.

Y cómo podríamos ponernos de acuerdo? Con la recuperación de nuestro tiempo. Utilizando el tiempo a nuestro favor para aprender y saber las necesidades de nuestros familiares y vecinos e imaginar respuestas para cubrirlas. Cohesionando lo que el capitalismo ha dinamitado. Pero esto será objeto de otro post…

2 comentarios a ¿Y si no existiera la dualidad bien público/bien privado? Sobre una posible teoría del uso social de los bienes…

  • Me gusta mucho el plantemiento. Pero me pierdo en cómo se haría la transición. Si es un cambio en los valores, sería lento pero refuerza tu idea de quién antes lo adopte, más ventajas obtiene. Es lo que ha ocurrido siempre: la ética protestante (que no era tan protestante ni tan novedosa) conformó el S.XIX. Gran Bretaña y Bélgica (ética católica :P) fueron los primeros países en industrializarse ¿que condiciones de partida debería tener un Estado para dar ser el primero? ¿hay alguno qué reúna ya las condiciones previas?

  • MARTA MORENO MARCOS

    Muchas gracias por el comentario!!!
    Efectivamente es algo bastante imaginativo… y sobre todo difícil de aplicar … aunque para mi la premisa no es qué tipo de Estado está preparado, sino qué ciudadanos lo estamos. Ya que es un paso de la ciudadanía que se emancipa del Estado. Por otra parte creo que los Estados también lo están deseando ya que ellos ya no tienen recetas….

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>