Ruta de migas

jueves 16 de marzo de 2017

Cuatro estudiantes de Bellas Artes pintan el mural que luce en la Plaza Mikel Laboa

La obra, titulada ‘Urratu dezakeen argia' (La luz que puede desgarrar), es un homenaje a la letra de una canción del propio Laboa

Borja Gómez, Jorge Gimeno, Eztizen La Cruz e Iñigo Fernández de Pinedo son los cuatro estudiantes que se han encargado de pintar el mural que luce en la Plaza Mikel Laboa del Campus en Leioa. La obra, que lo han titulado ‘Urratu dezakeen argia' (‘La luz que puede desgarrar'), en homenaje a la letra de una canción del propio Mikel Laboa, es un trabajo de grupo de cuatro alumnos del Máster de Pintura de la Facultad de Bellas Artes.

Iñigo, Jorge, Eztizen y Borja vencieron la convocatoria para pintar el mural de 6 x 4 metros,  tras lidiar con otros 20 proyectos, con una pintura "nítida y limpia", de aspecto "geométrico y arquitectónico".

"La obra que hemos pintado es como una estructura más que se confunde con el entorno. Hemos jugado con la luz y las estructuras (columnas, paredes…) que la rodean, creando una Ilusión óptica o trampantojo", revela el alumno de máster Iñigo Fernández de Pinedo.

El mural, describe Eztizen La Cruz,  combina colores oscuros, "un marrón oscuro casi negro, con colores en tonos pastel". La Cruz menciona que les han influido muchos artistas, y destaca a pintores o movimientos como "Hopper, Morandi, Rothko, los expresionistas…".

Los cuatro estudiantes del Máster de Pintura estuvieron más de dos semanas preparando el mural, creando versiones en acuarela y ordenador, y oros diez días pintando el mural en la Plaza Mikel Laboa.

"Teníamos claro que queríamos hacer algo entre los cuatro, si bien somos muy diferentes, sí que nos une nuestra idea de la pintura. Empezamos a trabajar con las propuestas que trasladaba cada uno, lo transformábamos, luego lo volvíamos a transformar  pero al final llegamos a acuerdos. Al fin y al cabo, tenemos puntos de vista parecidos. Al mismo tiempo, durante el proceso nos acompañaron las canciones de Mikel Laboa, fue también una fuente de inspiración", reconoce Borja Gómez.

No hay relato

Jorge Gimeno fue el último en incorporarse a este proyecto. "Dubitativo" entró a mitad del proceso, pero ahora se muestra feliz con el trabajo que han hecho. "Es un mural de aspecto arquitectónico, geométrico, que muestran dos espacios que van de la oscuridad a la luz, como un tránsito de los colores muy oscuros a los pálidos", cuenta Gimeno.

Aunque los cuatro artistas consensuaron titular la obra ‘Urratu dezakeen argia', no quieren que aparezca en el mural, ya que no desean "imponer" su punto de vista. "En nuestro mural —visual y plástico— no hay una representación, no hay un relato; no queremos imponer nuestro punto de vista a las personas que lo vean. La pintura ha ido construyéndose ella misma, nosotros somos como la mano que la ha ejecutado", sentencia Borja Gómez.

 

Nodo: liferay1.lgp.ehu.es