Curso de Doctorado
El diario de servicios: la consolidación de un nuevo modelo informativo
Profesor: José Ignacio Armentia Vizuete

Presentación
Contenidos

6. GÉNEROS CARACTERÍSTICOS DEL PERIODISMO DE SERVICIOS

6.1. Géneros escritos
6.1.1. Variantes informativas

a) Noticias de interpretación.
Aunque no quedan recogidas en la clasificación de Josep María Casasús hemos considerado importante incluirlas dado el gran auge que tiene en la actualidad el periodismo de interpretación. Se trata de un tipo de noticias en las que el periodista no solo relata los hechos, sino que pasa a interpretarlos. Es decir, el periodista realiza un análisis de los datos, los contextualiza, los relaciona con datos antecedentes y, posteriormente, efectúa un análisis y concluye con unas valoraciones. Se busca, en definitiva, contextualizar los hechos. Explicar las causas y sus posibles consecuencias futuras.
La noticia de interpretación tiene una estructura peculiar, basada en los antecedentes, el análisis y las valoraciones. El objetivo es interpretar los hechos, de ahí que el titular sea siempre interpretativo. La noticia interpretativa analiza los hechos desde la primera línea, y la estructura del cuerpo informativo se constituye alternando antecedentes, elementos de análisis y valoraciones que apoyen la interpretación inicial que ha quedado plasmada en el titular y en el lead de la noticia. El periodismo de interpretación es una de las formas que más en desarrollo se encuentran en estos momentos.
b) Noticias de creación.
Son unas noticias que además de su función primigenia de informar sobre temas actuales persiguen otros objetivos que pueden presentarse de manera exclusiva o simultánea: entretener al lector, complementar la información suministrada por una noticia directa o experimentar nuevas formas de estilo y narración periodísticos.
Una de las características más importantes de estas noticias es que experimentan nuevas formas narrativas para contar los hechos. La prensa diaria introduce cada vez más en sus páginas textos que en vez de apoyarse en la información estricta se fundamentan en la búsqueda de una nuevo lenguaje, de una nueva forma narrativa. La noticia de creación tiende a romper la estructura de la noticia directa. Busca fundamentalmente tres objetivos: Entretener al lector, complementar la información de una noticia directa y crear nuevas formas de narración y experimentando con el lenguaje.
La diferencia entre una noticia directa y una de creación estriba en que la primera explica unos hechos que tienen interés por sí mismos, mientras que la segunda depende de cómo esté escrita y presentada, más que de la información que suministra.
No hay fórmulas específicas para escribir una noticia de creación. Su redacción precisa de dos requisitos previos: Conocer a fondo el lenguaje y saber narrar perfectamente. Quizá por ello es mucho más difícil de cultivar que la noticia directa. Su aparente falta de estructura conlleva un conocimiento a fondo de las dos herramientas de trabajo que utiliza: el lenguaje y la narración.
c) Noticias de situación.
Paul Sheehan las define como “las noticias que advierten a los lectores acerca de los problemas de la sociedad; su éxito depende de que la información logre vencer la apatía del público”. Son noticias de situación las que alertan sobre el peligro de la contaminación, problemas de circulación, evolución de la delincuencia o condiciones de injusticia social.
Los medios de comunicación tienden a incluir cada vez más dentro de su agenda un tipo de noticias que recogen temáticas que forman parte de la vida social de las personas. Se trata de un tipo de noticias que rompen con el criterio habitual de noticiabilidad que tienen las informaciones normales, ya que habitualmente no arrastran tras de sí el criterio de la actualidad.
Si entendemos por actualidad la aparición contingente de un hecho que era desconocido hasta ese mismo instante, bien porque ha irrumpido impetuosamente y pasa a ser inmediatamente conocido por el medio de comunicación, bien porque ha sido descubierto en ese mismo instante, es decir, forma parte de lo que entendemos por actualidad reciente, podemos decir que las noticias de situación carecen de actualidad. Para vincular la noticia de situación al concepto de lo actual tenemos que observar la actualidad desde una perspectiva más global que nos lleva a reconocer la existencia de distintos tipos de actualidades.
Las noticias de situación son informaciones vinculadas al concepto de actualidad permanente. Suelen tocar temas relacionados con los ámbitos arriba apuntados y que van a caballo entre la denuncia y la prevención. Al tratarse de temas que previenen al lector sobre asuntos estrechamente vinculados con su mundo de actuación y de relación social, vinculamos estas noticias de situación con lo que entendemos hoy por periodismo de servicios.
Las noticias de situación, en palabras de Mar de Fontcuberta (1993:84), “tienen una estructura un tanto peculiar: a partir del lid combina las informaciones básicas y suplementarias con una gran dosis de información contextualizada (background). A menudo emplea el formato de informe, combinando el estilo informativo con el de narración, y, por lo tanto, puede no respetar el esquema de la pirámide invertida”.
d) Noticias complementarias.
Son aquellas que completan, enriquecen o simplemente acompañan, una noticia principal. Se conocen también con el nombre de “despieces” y se utilizan principalmente para exponer anécdotas, testimonios directos, cronologías o antecedentes, pero también para tratar semblanzas de personajes o aspectos colaterales de la información principal.

6.1.2. Variantes con predominio explicativo
a) El informe
Entendemos por informe una información en profundidad con una pretensión fundamentalmente documental, en la que se aborda un hecho noticioso que habitualmente se sustenta en fuentes estadísticas y en el que aparece una proliferación de datos explicativos.
El informe periodístico tiene una finalidad fundamentalmente documental, es decir, tal y como afirma Nuñez Ladevéze (1996, 80) “seleccionan y acumulan información con criterios distintos de la mera referencia a lo actualmente acontecido. En cierto modo, suscitan en el destinatario la necesidad de interpretar la actualidad ofreciéndole datos para ello, pero no son expresamente interpretativos”. De ahí que, tal y como explica este autor, se trate de un género complementario de la noticia de actualidad.
En ocasiones, el informe suele estructurarse en un tema central en el que se profundiza en alguna historia mediante la proliferación de datos estadísticos que alertan al lector sobre temas relacionados casi siempre con su vida social. En otras ocasiones, los informes se utilizan como pequeño complemento a una información central (texto de apoyo) en el que se recogen mediante cifras y datos antecedentes del tema sobre el que trata la información. Respecto a las temáticas propias de los informes, podemos decir que pueden abordar cualquier tipo de tema que tenga como base fundamental la explicación de situaciones a través de datos estadísticos. Unos temas pueden estar relacionados con la vida cotidiana de las personas: coste de viviendas, situación del desempleo, desarrollo o retroceso de determinadas enfermedades, calidad de los barrios, incremento de los precios, variaciones en el índice del coste de la vida, etc. Otras también pueden hacer referencia a temas más generales vinculados al ámbito político: previsión de resultados electorales, aceptación del liderazgo de políticos, etc. Cualquier ámbito social, político, económico, etc. es apropiado para la difusión de informes.
Para que el informe se convierta en un texto eficaz es importante atender a la recomendación que hace Nuñez Ladevéze (1996, 82) cuando afirma que “los datos tienen que ser pocos, claros, bien seleccionados y, sobre todo, claramente presentados para que el lector pueda captar su sentido de un vistazo y entenderlos con rapidez”.
Es importante también una aclaración final. Que un texto se sustente fundamentalmente en fuentes estadísticas no quiere decir que nos encontremos necesariamente ante un informe con finalidad exclusivamente informativa. Un texto se puede sustentar en cifras estadísticas y el periodista construir un reportaje eminentemente interpretativo, ya que las cifras también se prestan a múltiples lecturas e interpretaciones. De ahí que enmarquemos los géneros de acuerdo con la intencionalidad. Un informe será eminentemente informativo cuando se sustenta en fuentes estadísticas y la finalidad del periodista es fundamentalmente descriptiva. Si su texto es eminentemente interpretativo nos encontraríamos ante un texto con intencionalidad interpretativa. Esta aclaración, por supuesto, sirve para cualquier género periodístico.
a) El reportaje de precisión
Trata casi siempre sobre temas de actualidad muy reciente o permanente, sobre los que el periodista aporta datos a modo de informes. El autor suele ofrecer una visión estática de los hechos, como si se tratara de un observador que va profundizando en el desarrollo de las circunstancias más importantes. Suelen ser reportajes que se estructuran sobre la base de soportes documentales, fuentes estadísticas y fuentes personales especializadas aunque poco variadas.
El reportaje de precisión, desde una visión global, tiene una gran coincidencia con los informes periodísticos. Las fuentes de información más importantes que emplea son las estadísticas, aspecto que coincide plenamente con los informes periodísticos. La gran importancia que tienen las cifras estadísticas en la confección de los informes periodísticos, es lo que conecta la elaboración de los informes con las técnicas propias del periodismo de precisión.
Sin embargo, si decidimos dedicar un apartado especial al reportaje de precisión es porque si bien todos los informes que se sustentan en datos estadísticos forman parte de las técnicas del periodismo de precisión, no todos los reportajes de precisión son simples informes periodísticos.
El periodismo de precisión en un sentido estricto hay que buscarlo en el cruce de datos estadísticos que nos conducen a textos nuevos, enfoques novedosos e incluso al descubrimiento de realidades ocultas mediante la utilización exclusiva de fuentes estadísticas. Desde esta perspectiva, el periodismo de precisión tiene unas claras coincidencias también con el periodismo de investigación. Es más, los premios Pulitzer de los últimos años han recaído sobre reportajes de investigación elaborados con técnicas del periodismo de precisión.
Así, por ejemplo, podríamos elaborar un informe periodístico basándonos en los datos estadísticos de los resultados electorales de las elecciones municipales en Alava, para analizar las alcaldías que obtiene el Partido Popular en los diferentes municipios alaveses.
También podríamos elaborar otro informe periodístico diferente basándonos en los datos estadísticos sobre las subvenciones que concede la Diputación Foral de Alava, gobernada por el Partido Popular, a los diferentes municipios de la provincia.
Si entrecruzáramos estos dos informes nos situaremos ante un reportaje en el que a través de fuentes estadísticas incuestionables, sin aparente conexión, nos aparecería un reportaje, con conexiones con el periodismo de investigación.
Este cruce de datos podría permitir constatar, siempre hipotéticamente y a modo de ejemplo, que la Diputación de Alava gobernada por el PP, proyecta sus ayudas y subvenciones hacia los municipios gobernados por su propio partido, y penaliza a los que no están gobernados bajo sus siglas. A este tipo de reportaje es al que nos referimos con el nombre de reportaje de precisión.
a) Reportajes descriptivos sobre temas de consumo o bienestar social
En este caso se utilizan las características propias del reportaje descriptivo (libertad en el lenguaje, estructura más abierta y habitualmente nestoriana, titulación expresiva etc.) para abordar en profundidad temáticas propias del consumo o del bienestar social (salud, educación, medio ambiente, etc.)

6.1.3. Variantes con predominio interpretativo
a) El reportaje interpretativo
El reportaje interpretativo hace hincapié en la explicación de cómo o por qué han sucedido hechos actuales o recientes. El periodista, además de relatar los hechos sucedidos, profundiza en ellos a través de explicaciones de los autores, etc. y efectúa análisis, previsiones, valoraciones, sobre los hechos acontecidos. En el reportaje interpretativo predominan los análisis periodísticos.
Para acercarnos a una definición del reportaje interpretativo podemos acudir a Martín Vivaldi (1990, 363) cuando afirma que “el reportaje es un relato informativo, una narración más o menos noticiosa, en donde la visión personal del periodista, su modo de enfocar el asunto influyen en la concepción del trabajo. Incorpora, pues, aspectos informativos y narrativos”.
En esta modalidad periodística la interpretación del autor aparece claramente como una cualidad textual. En el reportaje interpretativo el periodista huye de la mera descripción, de ahí que no respete la asepsia de la ausencia de adjetivos de la información estricta. Además, el periodista recurre a un estilo mucho más literario y apunta o expresa abiertamente sus propias valoraciones.

6.1.4. Variantes con intencionalidad opinativa
a) El despiece de opinión
Podría ser considerado como una variante del artículo de opinión. En este caso, el autor da su punto de vista sobre un tema tratado en profundidad, bien como noticia interpretativa, bien como informe o como reportaje. Aun cuando, la estructura textual de este tipo de despieces mantiene el tono libre de otros géneros opinativos; la finalidad última de esta variante es ayudar al lector a comprender las consecuencias últimas del tema tratado. De ahí, que en este género el lenguaje tenga en muchas ocasiones ciertas connotaciones docentes y no sea tan literario como, por ejemplo en la columna.
Generalmente, el despiece de opinión tiene un espacio limitado. El texto informativo o explicativo ocupa la mayor parte de la página, y el autor del despiece dispone de unas pocas líneas para plantear su punto de vista que puede ser una conclusión o colofón final del tema abordado.
a) La crítica
Dentro de la importancia que el periodismo de servicios dedica al ocio en general y a los espectáculos y a la cultura en particular; es como se entiende la importancia que la crítica de todo tipo tiene en este tipo de periodismo. Como ya se ha explicado, en la crítica, en general, el autor valora de una forma razonada una obra –habitualmente cultural o artística– de otro autor: un libro, una película, una representación teatral.
El esquema textual de cualquier crítica periodística es bien simple y debe contemplar:
-El título: Debe ser siempre breve y recoger en pocas palabras la valoración que el crítico hace sobre la obra estudiada. Suele ser casi siempre apelativo o expresivo, apunta el tema pero no informa detalladamente sobre él. Puede ir acompañado de antetítulo o de subtítulo, en los que aparecen a modo de complemento los elementos más estrictamente informativos.
-La ficha técnica: La ficha técnica es el elemento informativo que acompaña a un titular y un texto claramente de opinión, por lo que aporta una singularidad a este peculiar género periodístico. En la ficha se recogen el nombre de la obra que se estudia, el autor y cualquier otro dato que se considere pertinente para la inmediata identificación de la obra estudiada. Así, si se trata de una obra literaria aparecerá también el nombre de la editorial, fecha y lugar de publicación, número de páginas y el precio de venta. Esta aparición de elementos estrictamente informativos en la ficha hace que algunos autores clasifiquen las críticas periodísticas como textos pertenecientes a un género mixto información-opinión. Sin embargo, independientemente de los retazos informativos que expone en la ficha técnica, el texto del autor es siempre estrictamente opinativo, por lo que nos parece más sugerente encuadrar la crítica periodística dentro de los géneros de opinión.
-El texto de opinión: En el texto es donde aparecen las valoraciones del experto sobre la obra analizada. Se trata de un texto abierto a la creatividad del autor y a toda la gama de recursos estilísticos. Es un texto claramente argumentativo, en el que el autor va alternando frases e ideas centrales del texto original con sus puntos de vista particulares. Un aspecto esencial es la vinculación de la obra estudiada a su contexto más adecuado y, a partir de ahí, analizar y estudiar pormenorizadamente aquéllos aspectos que el crítico considera relevantes para verter un juicio final sobre la obra. El último párrafo de este texto suele contemplar casi siempre una conclusión. Un juicio último del crítico que sirve para sintetizar los argumentos que se han ido exponiendo a lo largo del texto.
Dentro del ámbito del periodismo de servicios, lo más significativo es la ampliación de la crítica a otro tipo de temáticas no estríctamente culturales y sí más ligadas al ocio o al consumo. Así, nos encontramos con crítica de coches, de viajes, etc.

6.2. Variantes visuales no textuales
6.2.1. Introducción

Durante mucho tiempo, las fotografías fueron consideradas casi de manera exclusiva como acompañantes de la información escrita, simples «adornos» que hacían más estética la página y permitían al lector tomarse un respiro antes de continuar la lectura. Aún hoy en día, en la mayor parte de las ocasiones, las fotos que se publican en los medios de comunicación están desprovistas de una carga informativa suficiente y es necesario que quien las observa se remita al pie de foto o al texto para entender el sentido completo de las imágenes.
Sin embargo, una buena fotografía puede comunicar a quien la observa una serie tan amplia de datos como podría hacerlo cualquier texto escrito. No sólo refuerza la «simulación de la simultaneidad y la actualidad de la información diaria», como sostiene Lorenzo Vilches (1986:194), sino que también envía mensajes complementarios acerca de la misma, datos que muchas veces no son captados por el periodista redactor y sí por el periodista gráfico y por el objetivo de su cámara. De ahí que consideremos válidas aún las consideraciones de Vilches (1986:194), cuando afirma que «las fotografías funcionan como verdaderos actantes del discurso informativo, en el sentido en que exhiben espacios tiempos, observadores y observados, perspectivas polémicas, marcos cognoscitivos visibles (figuras en campo) e invisibles o mentales (fuera de campo), espacios referenciales que indican aproximaciones o distanciamiento del periódico a las escenas, caricaturas y contrastes irónicos, etc.»
Toda esa información se encuentra en las fotografías y es por ello que constituyen un lenguaje, pues a través de las imágenes, del instante congelado que capturan, el observador puede recibir un mensaje. El objetivo del periodista gráfico debe encaminarse a que quien observe sus fotografías pueda entender lo que le está tratando de comunicar.
Si bien es cierto que las fotografías comunican mensajes con sentido a quienes las observan, también es cierto que su información no suele ser del todo completa por sí misma. A través de una fotografía tal y como afirma Mariano Cebrián (1992:372-373), es posible que el receptor del mensaje obtenga datos acerca del qué, el quién, el dónde e, incluso, de los efectos o consecuencias producidas por un acontecimiento. Sin embargo, elementos más profundos como el porqué, el cuándo y el cómo, quedan fuera del espectro comprendido en la fotografía.
En este mismo sentido, aunque desde una perspectiva diferente, Manuel Alonso Erausquin (1996:67), afirma que «la elocuencia autónoma de la fotografía está bastante más limitada de lo que parece a primera vista, y queda condicionada a que conozcamos, a través de la palabra, una serie de circunstancias que la imagen no comunica directamente y que resultan cruciales para que podamos comprender mejor, en todas sus dimensiones, el acontecimiento del que se nos informa».
El pie de foto tiende a corregir estas deficiencias de la imagen. De ahí la importancia de que éste incluya datos diferentes a los que la fotografía puede comunicar sin necesidad de palabras, a los que son ya evidentes para el observador. Un buen pie de foto agregará información a la foto, no la repetirá.
Vemos así como, pese a la imposibilidad de comunicar algunos datos, la fotografía es de por sí un mensaje completo, un lenguaje, en el que interviene también la capacidad del fotógrafo, su sentido de lo que es importante de un hecho determinado o de un personaje, en síntesis, su visión personal.
Esta relación se produce también de manera inversa, es decir, desde el punto de vista del receptor de la imagen, quien dependiendo de los referentes que posea sobre el tema o personaje capturado en la foto, hará su propia interpretación de la información visual suministrada.
Toda fotografía lleva implícita la intención del fotógrafo de comunicar algo, pues el sólo hecho de elegir los elementos que formarán parte de ella, el ángulo desde el cual los enfocará, la intensidad de la luz y otros elementos, está dando una idea de lo que éste quiere decir al público. Así pues, la información, al igual que la opinión, están presentes simultáneamente en los mensajes sean estos escritos o visuales, y en ello las intenciones del emisor resultan decisivas.
El gran fotógrafo, afirma Daniel Samper (1984:16) «sabe incorporar y agrupar artística e inteligentemente los elementos que relatan de manera gráfica la noticia». Así pues, la foto deja de ser el simple complemento informativo de la noticia, del reportaje o de la crónica, para contar por sí sola historias completas al lector, con el complemento de un texto breve.
Estas consideraciones de la fotografía de prensa no como un elemento ilustrativo que ayuda y complementa al texto, sino como un instrumento propio para comunicar información u opinión al público es lo que hace que le podamos considerar como un género periodístico.
Una fotografía de calidad informativa tiene capacidad para convertirse en noticia por sí sola con su correspondiente pie o integrada en un texto descriptor y contextualizador del hecho. El texto aporta la descripción y narración de los datos así como las referencias conceptuales; la fotografía presenta la versión realista de los detalles con todos los componentes visuales de la misma.

6.2.2. La fotografía de denuncia
En el caso del periodismo de servicios la fotografía de denuncia suele ir ligada a las preocupaciones más cotidianas y cercanas al día al día del ciudadano: el mal estado de una calle, los problemas con una determinada infraestructura.
Asimismo, la fotografía de denuncia tiende a presentar al lector los nuevos temas de contenido social que han pasado a tener una especial importancia dentro de la agenda temática de los diarios: el medio ambiente, la salud, la educación etc.

6.2.3. El reportaje fotográfico
En el caso del periodismo de servicios, el uso del reportaje fotográfico suele estar ligado a la nueva filosofía visual que busca confeccionar periódicos más asimilables por el lector y en los que sea posible establecer diferentes velocidades de lectura. Ya hemos comentado que el arrevistamiento de la prensa consituye una de las características formales del diario de servicios. En estos casos la imagen adquiere una importancia relevante de cara a acercarse a un lector acostumbrado a percibir el mundo a través de los medios audiovisuales.

6.3. Géneros paralingüísticos
Entendemos por géneros paralinguísticos aquellos en los que se produce una combinación del texto, la image y, en su caso, los recursos tipográficos. Dentro de este apartado, el género más representativo lo constituiría la infografía, fundamentalmente los gráficos explicativos, pero también incluiríamos en este apartado las distintas tablas, clasificaciones, agenda, etc. Es decir, aquellos elementos en los que el texto va acompañado, bien de un gráfico que ayuda a su comprensión, o bien de algún tipo de recurso (filetes, tramas, bolos, etc.), de cara a una presentación más ordenada de una serie de datos tabulados (cartelera, farmacias de guardia etc.)

6.3.1. La infografía en la prensa de servicios
José Luis Valero (2001, 21) define la infografía de prensa como “una aportación informativa, realizada con elementos icónicos y tipográficos, que permite o facilita la comprensión de los acontecimientos, acciones o cosas de actualidad o algunos de sus aspectos más significativos, y acompaña o sustituye al texto informativo”. José Manuel de Pablos (1999, 18), por su parte, recuerda que el término infografía llegó de Estados Unidos: “allí llaman a este nuevo o renacido género comunicativo «information graphics», de donde pasa a «infographics», origen de nuestra infografía.
El empleo de gráficos informativos por parte de la prensa es tan antiguo como los propios diarios. Gonzalo Peltzer (1991, 108-109) recuerda que el primer mapa publicado en la prensa apareció el 29 de marzo de 1740 en The Daily Post de Londres y en el mismo se recreaba el ataque del almirante inglés Vernon a la ciudad de Portobello. Diversos autores coinciden, no obstante, en atribuir la publicación del primer gráfico explicativo al diario londinense The Times el 7 de abril de 1806. En dicho gráfico se narraba el asesinato de Isaac Blight, detallando los pasos que siguió el asesino –Richard Patch– para consumar su crimen.
La progresiva inclusión de fotografías, a lo largo del siglo XX, en las páginas de los diarios postergó a los dibujos explicativos a un segundo término. Sin embargo, a partir de los 80 asistimos a un renacimiento de este género. Los factores para entender este resurgir son de distinto orden:
-El desarrollo de un tipo de periodismo más explicativo y la paulatina consolidación del periodismo de servicios. Ya no se trata de contar únicamente qué ha ocurrido, sino cómo han ocurrido los hechos. Para ello, el empleo de gráficos explicativos es especialmente útil.
-La popularización del ordenador personal y la aparición de programas de edición gráfica, como Illustrator o Feehand, que facilitan enormemente la elaboración de los infográficos y permiten crear bibliotecas de los mismos.
-La aparición de agencias especializadas en la elaboración de gráficos (KRT, Globus, Grafía, etc.) y la puesta en marcha de este servicio por parte de las grandes agencias informativas.
-La presencia de un nuevo tipo de lector, acostumbrado a percibir la actualidad a través de los medios audiovisuales y que demanda una una presentación más visual de las informaciones.
El nacimiento en 1982 de USA Today, un diario que se distribuye por todos los Estados Unidos y que acabaría convirtiéndose en el periódico de información general más vendido de la nación, conllevó un enorme impulso a la utilización de la infografía por parte de la prensa norteamericana y, posteriormente, mundial.
USA Today apostó desde su inició por el empleo de gráficos explicativos, sus famosos snapshots, en la portada de cada uno de sus cuadernillos. Además, este periódico revolucionó la información meteorológica con su ya clásico mapa en colores, en el que las variaciones de temperatura se representan mediante distintas tonalidades cromáticas.
La Guerra del Golfo, desarrollada a principios de 1991, supuso la consagración de la infografía como género periodístico. El férreo control del ejército norteamericano sobre las fotografías que podían obtenerse de la guerra provocó que, a falta de imágenes, los diarios recurriesen al empleo de gráficos para explicar las distintas operaciones militares.
Desde entonces la infografía no ha abandonado las páginas de la prensa y es especialmente utilizada para explicar cómo sucedieron los hechos (por ejemplo un atentado), como se desarrolla un determinado fenómeno (un eclipse, un terremoto), cómo funciona un ingenio (un cohete, un tanque) y, en general, para ayudar al lector a visualizar datos y cifras (los resultados de unas elecciones, la evolución del IPC…).
Existen distintas clasificaciones (Peltzer, De Pablos, Valero…) para ordenar los distintos modelos de gráficos que aparecen en las páginas de los diarios. Así, José Luis Valero (2001, 134-149) establece la distinta tipología de infografías:
-Comparativas: tienen por objeto parangonar varios elementos o algunas de sus partes mediante recursos gráficos. Estas gráficas, a su vez, pueden ser espaciales o de área o tarta (resultados electorales, evolución de los precios), posicionales (el organigrama de una empresa) o de características generales (sirven para comparar las características de dos productos o dos personajes.
-Documentales: tienen como objeto la explicación de características, así como la ilustración y documentación de acontecimientos, acciones o cosas. Por ejemplo sirven para ilustrar cómo funciona algún objeto o por qué sucede algo.
-Escénicas: Son las infografías comúnmente empleadas en atentados, accidentes de circulación o guerras. Recrean la escena en la que ha ocurrido algo e intentan narrar lo sucedido paso a paso. En ocasiones, reproducen la película de los hecho mediante la utilización de viñetas, o mediante la explicación numerada del acontecimiento.
-Ubicativas: Tienen por objeto situar en su lugar la información o enmarcarla en un espacio y tienen en los mapas y planos sus principales protagonistas como asunto importante de la información, y a menudo también como un importante complemento de una información general. En este apartado podríamos incluir la información meteorológica.
6.3.2. Tipos de infografías en la prensa de servicios
a) Descriptivas o escénicas: Su misión es describir un escenario (cómo es el Guggenheim o la Casa Blanca) o el funcionamiento de un determinado aparato.
b) Causa-efecto o paso a paso: Describen cómo se desarrollan determinados procesos (una enfermedad, el ataque de un virus…), o cómo se ha producido un determinado suceso (un atentado, un accidente)
c) Gráficos cuantitativos: Su finalidad es ayudar a comprender al lector la magnitud de determinados datos numéricos: Los resultados de unas elecciones, el incremento del paro, el número de emigrantes. Resultan imprescindibles como complemento a determinadas variedades textuales, fundamentalmente el informe y el reportaje de precisión. Pueden adoptar la forma de tarta, barras, fiebre, etc. Dentro de los gráficos cuantitativos se podría establecer una subdivisión entre los comparativos (establecen las diferencias numéricas de ciertos item: votos por partido en unas elecciones) y los evolutivos (ayudan a visualizar la evolución de ciertas magnitudes: el paro, el incremento del coste de la vida, etc.…)

6.3.2. Mapas
a) Mapas meteorológicos: La información meteorológica ha alcanzado una importancia sobresaliente en los últimos años. Del confuso mapa de isobaras de hace tan sólo una década, se ha pasado a mapas detallados en los que se emplea una gran riqueza iconográfica. En esto como en otros aspectos del periodismo de servicios, USA Today marco el ejemplo a seguir
a) Mapas de situación o contexto: Ayudan a ubicar geográficamente una determinada información. ¿Dónde ha sucedido un accidente? ¿Cuál va a ser el trazado de una nueva carretera.

6.3.3. Tablas
a) Tablas numéricas: Sirven para ordenar relaciones de datos numéricos. Para resaltar el contraste de las filas y las columnas se emplean habitualmente fondos de color o tramas.
b) Agenda de ocio y servicios: La agenda es uno de los apartados más importantes en el periodismo de servicios. La agenda recoge ordenadamente informaciones que pueden resultar de utilidad inmediata para los lectores: farmacias de guardia, teléfonos de taxis y autobuses, horarios de mareas, etc. Asimismo, en los últimos años ha alcanzado una importancia creciente la agenda de espectáculos. En este elemento paralingüístico, no es raro que el texto vaya acompañado de recursos visuales (filetes, letras en negativo, etc.) e icónicos (el símbolo de una farmacia, etc.)