Carlos Santamaría y su obra escrita

 

El camino del ruido

 

El Diario Vasco, 1958-09-14

 

      «C'est quand le mal fait plus de bruit que nous devons en faire le moins», dice la priora en el Diálogo de Carmelitas. Excelente lección de sabiduría —de vieja y auténtica sabiduría— la que Bernanos nos da en esta sentencia de inspiración teresiana.

      ¡Ah! el ruido de los que hacen el bien o pretenden hacerlo. ¡Qué lejos nos lleva de la paz y de la tranquilidad de espíritu!

      Uno se pregunta si la «lucha contra el mal» no debería ser algo más íntimo y recatado de lo que a menudo suele ser. Parece que los santos nunca han metido demasiada bulla. Solo la santidad sabe hacer hablar al silencio.

      Los señores del ejército de salvación, extendiendo el reinado de Cristo a base de trompetas y tambores, no me convencen demasiado.

      La civilización moderna es muy ruidosa: la publicidad, los libros, los discursos, las conferencias, los congresos, las asambleas, son formas de ruido que, sin que nos demos cuenta de ello, invaden constantemente nuestra existencia.

      Deberíamos aprender todos a respetar el silencio de los demás y exigir a los otros que respetasen el nuestro.

      El excesivo ruido que hoy padecemos no se arreglará introduciendo un nuevo ruido.

      Actualmente en los medios católicos se trabaja mucho por recristianizar el mundo. Surgen nuevas maneras y métodos de apostolado. Se trata, sobre todo, de combatir el materialismo que amenaza con destruir la raíz misma del pensamiento religioso: la creencia en el Espíritu. Todo esto esta muy bien. Pero lo que no puede hacerse es combatir el materialismo adoptando sus mismas tácticas.

      A los que creemos en el espíritu quizás nos haya llegado la hora de practicar el consejo de la priora de Bernanos.

      No es que yo sea partidario de la pasividad, ni mucho menos; pero me aterra el pensar que pudiéramos caer en una especie de positivismo espiritualista que fuera la negación misma del espiritualismo.

      Hay que decir a las gentes la verdad: que al Espíritu se le encuentra en el silencio y no en la algarabía. Que no se trata de trajinar y de andar de acá para allá, sino de conocer «lo único necesario».

      El demonio de Occidente ha complicado la vida humana de un modo terrible. No se sabe a dónde puede llevarnos. La máxima tentación consistirá quizás en seguirle por el camino del ruido.

 

  • El sistema de búsqueda busca una sucesión de letras dada (no funciona con lematizador y no realiza análisis lingüístico).

  • Busca las formas que comienzan con la sucesión de letras dada, y no contempla dicha búsqueda en interior de palabra (el resultado de la búsqueda barc será barca, barcos, Barcala, Barcelona, barcelonesa..., pero no embarcación, embarcarse...).

  • Se pueden buscar sucesiones de palabras (pacifismo cristiano, por ejemplo, o partido comunista francés).

  • Es posible especificar el corpus: solo en textos en castellano / solo en textos en euskera / en todos los idiomas (euskera, castellano y francés).

Nodo: liferay2.lgp.ehu.es