Carlos Santamaría y su obra escrita

 

Humanidades extraterrestres

 

El Diario Vasco, 1966-09-18

 

      Un autor americano calcula en unos mil millones el número de planetas habitados por seres inteligentes en nuestra Galaxia. Su razonamiento no carece enteramente de fundamento, no es pura fantasía.

      Admitido el principio de que en el mundo físico las mismas causas producen los mismos efectos, no es ilógico suponer que allí donde existan o hayan existido condiciones análogas a las de la Tierra, las cosas habrán ido, poco más o menos, por el mismo camino que aquí.

      Un planeta habitable debe estar habitado. Esto entra en la lógica normal de los hechos tal como la vemos manifestarse siempre en derredor nuestro. Yo no tomaría por loco, ni mucho menos, al que considerase dicha afirmación como sumamente probable.

      Habrá que suponer, pues, que en los planetas homólogos o similares al nuestro deben de existir especies vivas, más o menos paralelas a las de la Tierra, y así la especie humana.

      Ahora bien, se puede calcular —y esto es todavía menos discutible que lo anterior— que hay en nuestra Galaxia unos mil millones de estrellas, algunas más jóvenes, otras más viejas o decadentes que el Sol. Cada una de esas estrellas arrastra su correspondiente cohorte de planetas, absolutamente invisibles para nosotros. Limitándose a considerar los planetas que no giren ni demasiado cerca ni demasiado lejos de su estrella, y cuya masa no sea ni demasiado grande ni demasiado pequeña, puede atribuirse por término medio un planeta habitable a cada sistema planetario.

      De ahí sale la cifra de mil millones que habíamos lanzado al principio.

      Es posible que más de un lector sonría ante la vaguedad y arbitrariedad evidente de estos pseudo-cálculos.

      Sin embargo, resulta mucho más ilógica la postura de los que pretenden, sin más, dejar reducida la vida a los límites terráqueos. ¿Qué es, al fin y al cabo la Tierra sino uno de tantos entre los diez mil o veinte mil millones de planetas, para que en él y sólo en él haya surgido el fenómeno de la vida? Tal hipótesis resultaría inadmisible dentro del contexto de nuestra experiencia física.

      Por otra parte, los viejos argumentos que alguna vez se esgrimieron desde el ángulo de la teología contra la existencia de otras «Humanidades» extraterrestres, no tienen hoy ninguna autoridad.

      Las extrapolaciones teológicas al dominio de las ciencias naturales están actualmente muy desacreditadas y nadie puede atreverse ya a seguir por ese camino.

      «No más casos Galileo», ha dicho hace algún tiempo el Papa Paulo VI.

      Pero, naturalmente, la ciencia tampoco puede contentarse con vagas suposiciones. Lo que no está comprobado o demostrado no tiene entrada en el dominio propiamente científico.

      Los astrónomos empiezan ahora a ocuparse un poco en serio del problema. Por el momento, el único medio de saber a ciencia cierta si existen seres inteligentes en el espacio cósmico, consiste en que ellos mismos nos lo digan, en que ellos mismos nos digan que existen.

      Un inmenso montaje para la busca de radio-mensajes espaciales se inició en 1960, y trabajó hacia las constelaciones de la Ballena y del Eredonic. No hace falta decir que este primer ensayo no obtuvo resultado alguno. La búsqueda habrá de proseguir en esta dirección, años y quizás siglos, hasta que se establezca la primera comunicación con seres extraterrestres.

      Un mensaje «inteligente» se distinguirá con seguridad de un simple «ruido» hertziano, es decir, de una emisión más o menos desorganizada, provocada por cualquier fenómeno físico, porque toda inteligencia organizadora sabe poner siempre trazos especialmente caprichosos y característicos en sus mensajes.

      Tal será probablemente el camino para resolver el famoso y secular enigma de los mundos habitados.

      Y no parece imposible que un día llegue a deshacerse ese enigma como se han deshecho otros más complicados aún. La vida no se detiene. Millones de Humanidades estelares luchan ya probablemente por encontrarse y muchas de ellas se habrán encontrado ya entre sí. Quizás los terrestres seamos de los últimos en enterarnos de ello.

      El fuego de la curiosidad sigue consumiendo las entrañas de Prometeo. ¿Hasta dónde, Señor, hasta dónde?... ¿Y para qué?

 

  • El sistema de búsqueda busca una sucesión de letras dada (no funciona con lematizador y no realiza análisis lingüístico).

  • Busca las formas que comienzan con la sucesión de letras dada, y no contempla dicha búsqueda en interior de palabra (el resultado de la búsqueda barc será barca, barcos, Barcala, Barcelona, barcelonesa..., pero no embarcación, embarcarse...).

  • Se pueden buscar sucesiones de palabras (pacifismo cristiano, por ejemplo, o partido comunista francés).

  • Es posible especificar el corpus: solo en textos en castellano / solo en textos en euskera / en todos los idiomas (euskera, castellano y francés).

Nodo: liferay2.lgp.ehu.es