Carlos Santamaría y su obra escrita

 

Política de lo imposible

 

El Ciervo, 309-310 zk., 1977-06-01

 

      Ignoro quien fue el verdadero inventor de la famosa frase: «La política es el arte de lo posible».

      Pienso, de todas maneras, que fue un hombre de mentalidad conservadora. Un hombre sin fe ni esperanza. Y, sobre todo esto, un hombre sin imaginación.

      Ahora bien: la imaginación es un ingrediente esencial en toda creación humana. Y en la creación política, todavía más.

      Veo a muchos políticos sin imaginación, incapaces de concebir un futuro que no sea sino la repetición del pasado. Lo que —evidentemente— no es un futuro.

      Durante cuarenta años, ¿qué hemos oído, sino esto? — «Hacemos lo posible. Por ahora, no se puede hacer otra cosa... sin perder el cargo. Si no estuviera yo, podría venir otro que diese marcha atrás. Los «demócratas» no podemos abandonar los puestos».

      Y así se justificaban las eternas presencias, desde las direcciones generales hasta las alcaldías pedáneas.

      Pero había otra cosa peor aún que la eternización de los cargos, y era la eternización de los problemas.

      Los problemas tienen una piel muy dura y acostumbran a permanecer años y años sin resolverse —por sí solos— como sería su obligación patriótica.

      Pero más dura que la piel de los problemas es la piel de los sufridos ciudadanos, que los padecen indefinidamente, siempre los mismos.

      En cierto sentido la culpa de todo la tiene aquella interpretación posibilista de la política que hemos citado. A ella se han agarrado siempre los inútiles, los tímidos, los enchufistas y los tipos sin imaginación.

      Yo veo las cosas desde este país, ingenuo y terrible, que se llama Euskadi. Y aquí el fracaso del posibilismo ha sido enorme. Lo que se ha impuesto ha sido, más bien, el imposibilismo: Desde este otro punto de vista la política no es el arte de lo posible sino el arte de lo imposible. Hacer que lo imposible se haga posible.

      ¿Quién nos hubiera dicho hace unos pocos años que en este país íbamos a ver la ikurriña flameando al aire; más de cien mil niños en las ikastolas; el euskera en la calle, con todos los honores, y hasta en la propaganda de Alianza Popular...?

      Cuando se montó el liceo vasco, cuando se intentó lanzar la primera revista en euskera, etcétera, todo eso era reputado imposible y los posibilistas auguraban el fracaso a corto plazo. Algunos negaron su colaboración alegando que «no querían hacer de conejos de India».

      No se piense que es solamente la muerte de un determinado hombre político la que ha hecho posibles estas y otras muchas cosas. Lo que verdaderamente las ha hecho posibles ha sido la acción de los imposibilistas, traducida en presión popular.

      Una política desconcertada y desconcertante, cuyo mérito esencial ha sido su enorme energía.

      Maquiavelo —el gran Maquiavelo— dijo que «los profetas armados triunfan y que los profetas desarmados son derrotados».

      Como buen cristiano no-violento esta afirmación me pareció siempre una atrocidad y hoy sigue pareciéndomelo... pero no tanto. El mundo es más complicado de lo que nos imaginábamos los jóvenes cristianos del 34.

      La experiencia del pueblo vasco es, por una parte, desoladora y, por otra, reconfortante. Nos sume en el pesimismo, al mismo tiempo que nos infunde una especie de nuevo optimismo.

      Bien se merece un poco de paz este pueblo. Pero ¿la tendrá? ¿Podrá tenerla?

      «Audaces Fortuna juvat».

      (Esto, mejor decirlo en latín, para que se fastidien los cristianos post-conciliares).

 

  • El sistema de búsqueda busca una sucesión de letras dada (no funciona con lematizador y no realiza análisis lingüístico).

  • Busca las formas que comienzan con la sucesión de letras dada, y no contempla dicha búsqueda en interior de palabra (el resultado de la búsqueda barc será barca, barcos, Barcala, Barcelona, barcelonesa..., pero no embarcación, embarcarse...).

  • Se pueden buscar sucesiones de palabras (pacifismo cristiano, por ejemplo, o partido comunista francés).

  • Es posible especificar el corpus: solo en textos en castellano / solo en textos en euskera / en todos los idiomas (euskera, castellano y francés).

Nodo: liferay2.lgp.ehu.es