Páginas Recomendadas

http://nadaesgratis.es/ http://agendapublica.elperiodico.com/ http://www.economiaendostardes.com/ https://culturacientifica.com/ https://mujeresconciencia.com/ https://zientzia.info/

SALARIO MÍNIMO: QUÉ DICEN LOS ESTUDIOS CIENTÍFICOS

La subida del salario mínimo pactada entre el PSOE y Podemos ha sido uno de los temas estrellas estos días. Economistas, sociólogos, politólogos… todos tenemos nuestra opinión. Esta opinión puede estar basada en lo que hemos leído, ya sea la literatura científica, en opinión en prensa… . Otras veces nuestra opinión se basa en lo que creemos que es justo, lo que creemos que es adecuado para la economia, o para un determinado colectivo. Quiero pensar que cuando alguien apoya la subida del SMI no lo hace deseando un aumento del desempleo o una caída de la actividad económica. Igualmente, quiero pensar que cuando alguien se opone a una subida del SMI no lo hace esperando que ciertos estratos no puedan mejorar sus condiciones de vida. En ambos casos, pienso que se hace creyendo que una medida concreta (subir el SMI o mantenerlo constante) beneficia a la economia y al conjunto de ciudadanos.

Pero, la subida del SMI genera desempleo? mejora las condiciones de vida? qué impacto tiene? Saber a ciencia cierta que sucederá en el futuro con una medida económica siempre debe estar puesto bajo un umbral de incertidumbre. En algunos casos, se puede asegurar con bastante precisión qué sucederá, o la dirección del efecto. En otros casos, las evidencias empíricas no son tan concluyentes y puede que los resultados sean sensibles al momento, espacio, e incluso metodología o datos disponibles.

Por lo tanto, me he lanzado a escribir esta entrada en el blog, que se sale de la estructura que seguía hasta ahora. Si bien hasta ahora mi norma era una entrada = un paper, en esta ocasión voy a recoger una serie de trabajos, de forma más breve de lo habitual, centrándome en las conclusiones que se obtienen. Dependerá de cada uno sacar sus propias conclusiones.

El salario mínimo en New Jersey y Pennsylvania

El trabajo “Minimum Wages and Employment: A Case Study of the Fast Food Industry in New Jersey and Pennsylvania” (Card & Krueger, 1994), de David Card (University of Berkeley) y Alan B. Krueger (Princeton University) es un clásico de la literatura. Tanto por su topic, el salario mínimo, como por su metodología, utilizando el Diff-in-Diff que inspira el nombre de este blog. Publicado en la American Economic Review, el estudio consiste en comparar tasas de empleo y salarios entre 410 locales de Fast-Food en New Jersey después de una subida del salario mínimo. Como Control Group utilizan las los locales de Penn, donde no hubo variación del salario mínimo.

Los autores no encuentran evidencias de que el aumento del salario mínimo supusiera un aumento de el desempleo en New Jersey. Al contrario, estiman un incremento del empleo. Dado que la subida se dio en el sector de la comida, rápida, observan que tampoco se apreció un efecto negativo sobre el número de McDonald’s abiertos en el estado. También es cierto que observaron un aumento de los precios en el estado donde aumentó el salario mínimo.

 

 

 

El salario mínimo en USA. Bunching estimator

En 2018  me llegaba un paper que llamó mi atención,tanto por la temática, como por la metodología. El título es “The Effect of Minimum Wages on Low-Wage Jobs: Evidence from the United States Using a Bunching Estimator” (Cengiz et al, 2018). Los autores son Doruk Cengiz (University of Massachusetts), Arindrajit Dube (University of Massachusetts), Attila Lindner (University College London) y Ben Zipperer (Economic Policy Institute). La idea del artículo es estimar cuántos trabajos son destruidos en la parte baja de la distribución salarial (ya hable de este concepto en el blog) ante variaciones en el SMI. Se centran en la parte baja de la distribución por una razón sencilla. Si se sube el salario mínimo, el mayor impacto seguramente caerá sobre los individuos en torno al SMI (Bien recibiendo una subida del salario, bien perdiendo su empleo). El siguiente gráfico ilustra la idea

El eje horizontal mide el nivel salarial, y el eje vertical la concentración de individuos en cada nivel salarial. La línea roja es la distribución de los salarios antes de existir el salario mínimo. La línea azul la distribución salarial después de introducir el salario mínimo. MW indica el SMI (minimum wage). El área sombreada en rojo (área “b”) son todos los trabajos que se destruyen porque eran pagados por debajo del SMI (se permite que se mantengan unos pocos por razones justificadas en el artículo). El área sombreada azul (área “a”) son los nuevos trabajos creados (y que se van a concentrar justo por encima del SMI).  Los autores estiman si la diferencia entre el área “a” y el área “b” es positiva (creación de empleo), negativa (destrucción de empleo) o neutra.

Las conclusiones principales a las que llegan los autores son que el impacto del SMI es cercano a cero. Los autores estiman las elasticidades (variación porcentual del empleo / variación porcentual del SMI) del conjunto de individuos afectados y de varios subgrupos. Para el conjunto de individuos, encuentran una elasticidad igual a 0.026 (estadísticamente indistinguible de cero). Por otro lado, encuentran un aumento del salario (como era de esperar) en los individuos afectados por la medida. Cuando los autores se centran en ciertos subgrupos, encuentran que la elasticidad del grupo de individuos que abandonó la high school es 0.494. Para los adolescentes, la elasticidad estimada es 0.134 (aunque estadísticamente indistinguible de cero)

 

 

El salario mínimo y la búsqueda de empleo

Como anticipándose a lo que sucedería a finales de semana, el lunes salía un Working paper en el NBER relacionado con el salario mínimo: “THE MINIMUM WAGE AND SEARCH EFFORT” (Adams et al, 2018). En esta ocasión, el objeto de estudio era la búsqueda de empleo, y saber si se veía afectada por los aumentos del salario mínimo (en USA). Utilizando una base de datos sobre empleo (CPS) y una base de datos sobre uso del tiempo (ATUS). La ATUS incluye el tiempo dedicado a la búsqueda de empleo. Las autoras utilizan 259 aumentos del SMI a nivel de estado, acontecidos entre 2003 y 2016.

Las autoras concluyen que si bien no hubo un mayor número de buscadores de empleo, el tiempo dedicado a la búsqueda de empleo sí aumentó debido al aumento del SMI, pero solamente durante el mes en el que el salario aumentó.

Subidas del SMI en España

Sofía Galán y Sergio Puentes (ambos del Banco de España),  en el  paperMINIMUM WAGES: DO THEY REALLY HURT YOUNG PEOPLE?” (Galan & Puentes, 2012), disponible aquí en inglés y aquí un resumen en castellano, utilizaron la Muestra Continua de Vidas Laborales 2004-2010 para medir el impacto del SMI en el empleo juvenil. Las autoras definen el grupo de trabajadores afectados por subidas del SMI “como aquellos trabajadores cuyo salario en un año determinado se sitúa por debajo del nivel establecido para el SMI el año siguiente“.

Las autoras utilizan un modelo de probabilidad (logit) para estimar la probabilidad de perder el empleo. en el horizonte de un año ante una subida del SMI de 100€. Los resultados muestran, principalmente, que los mayores de 45 años (tanto hombres como mujeres) son los que más incrementan sus opciones de perder el empleo, seguidos por el colectivo comprendido entre 16-24 años. En cambio, los individuos situados en el rango de edad 25-32 no se verían afectados.

 

Comentarios finales

En primer lugar, hay que ser cauteloso con extrapolar los resultados. Como hemos comentado, cada región es distinta, y cada momento es distinto.

En segundo lugar, el motivo para haber elegido estos papers y no otros son los siguiente: Card & Krueger, 1994, por ser un trabajo relevante en la literatura (no se me ocurre que alguien no lea este paper si estudia el SMI). Cengiz et al, 2018, por novedoso en metodología. Como comentaba David Autor (Un verdadero Big Name), este es el trabajo más importante en este campo desde Card & Krueger, 1994. Galan & Puentes, 2012, por ser aplicado al caso de España. Adams et al, 2018 lo he incluido por haberlo descargado justo la misma semana en la que se llevó a cabo la medida, y por fijarse en ciertos aspectos diferentes a los habituales.

Por último, unos enlaces en castellano sobre este tema. En Politikon, “Un poco de perspectiva sobre la subida del salario mínimo“. En Agenda Pública, ¿ES BUENO QUE SUBA EL SALARIO MÍNIMO?. Y como no, en Nada es Gratis, La insoportable levedad del SMI.

Edit: añado 2 nuevos enlaces que me han parecido muy interesantes. En agenda pública, nuevamente, SALARIO MÍNIMO: POCAS CERTEZAS Y ALGUNAS REFLEXIONES. En el blog Hungry Grass,  Aportación al debate sobre el SMI y las políticas sociales que plantea Raül Segarra.

Bibliografía

Adams, C., Meer, J., and Sloan, C. (2018). The minimum wage and search effort. Working Paper 25128, National Bureau of Economic Research.

Card, D. and Krueger, A. B. (2000). Minimum wages and employment: A case study of the fast- food industry in new jersey and pennsylvania: Reply. American Economic Review, 90(5):1397– 1420.

Cengiz, D., Dube, A., Linder, A., and Zipperer, B. (2018). he effect of minimum wages on low- wage jobs: Evidence from the united states using a bunching estimator. CEP Discussion Papers dp 1531, Centre for Economic Performance, LSE.

Galán, S. & Puente, S. (2014). Minimum Wages: Do They Really Hurt Young People?. The B.E. Journal of Economic Analysis & Policy, 15(1), pp. 299-328.

1 comentario a SALARIO MÍNIMO: QUÉ DICEN LOS ESTUDIOS CIENTÍFICOS

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>