Páginas Recomendadas

http://nadaesgratis.es/ http://agendapublica.elperiodico.com/ http://www.economiaendostardes.com/ https://culturacientifica.com/ https://mujeresconciencia.com/ https://zientzia.info/

MATERNIDAD, PERSPECTIVA Y REALIDAD

 

La incorporación de la mujer al mercado laboral ha sido un fenómeno generalizado durante el siglo XX. Además, y tal vez como consecuencia de su incorporación al mercado laboral, la demanda de capital humano por parte de la mujer ha ido en aumento. Tanto, que en muchos países la proporción de mujeres con estudios superiores supera a la de los hombres. La figura ilustra el primer fenómeno, incorporación de la mujer al mercado laboral. La segunda, el segundo fenómeno, proporción de mujeres con estudios superiores.

En este marco, las autoras se plantean una pregunta: actualmente las mujeres infra-estiman los costes, en términos de empleo, de la maternidad? Con costes, las autoras se refieren a pagar a alguien por el cuidado de su hijo o hija, el coste emocional de no pasar más tiempo con él o ella, o la pérdida de horas de sueño u otros aspectos relacionados con el bienestar. De dónde surge esta duda? Las autoras plantean una hipótesis: puede ser que las mujeres piensen que esos costes ahora son menores que en el pasado, lo cual explicaría su mayor inserción en el mercado laboral. Sin embargo, si observamos el gráfico 1 nuevamente, vemos cómo a partir de la década de los 90, la tendencia se suavizó y casi se estabilizó, lo cual es considerado por las autoras como un indicador potencial de que esos costes que las mujeres consideraban habían disminuido, realmente se mantenían.

El título del trabajo que presentamos hoy es ” The Mommy Effect / Do Women Anticipate the Employment Effects of Motherhood?“(Kuziemko et al, 2018). Las autoras son Ilyana Kuziemko (Princeton University), Jessica Pan (National University of Singapore), Jenny Shen (Princeton University) and Ebonya Washington (Yale University). El Working Paper está disponible aquí.

Resultados

Como comentábamos, las autoras plantean la hipótesis de que las mujeres tienden a subestimar los costes del empleo, tales como la capacidad para conciliar vida laboral y familiar. Si esa hipótesis se cumple, las mujeres deberían “actualizar” sus suposiciones en el momento del nacimiento del primer hijo. Es decir, una vez experimentan las dificultades de conciliar, pueden comprobar si sus expectativas eran correctas o no.

Antes de comentar los principales resultados, mostramos esta figura con la probabilidad de estar empleada antes y después del nacimiento del primer hijo o hija. Los datos corresponden a 3 fuentes y cohortes diferentes.

  • Las autoras encuentran que la mayoría de las mujeres, antes de la maternidad, creen que el trabajo no interfiere con la vida personal (relacionada con la pareja y la maternidad). Cuestionadas acerca de esta afirmación en el periodo posterior a la maternidad, la opinión acerca de la facilidad para conciliar se vuelve más negativa.Además, las mujeres que reportan un nivel educativo mayor, sufren un mayor ajuste en sus perspectiva, aunque su ajuste laboral es menor.

 

  • Además, una gran mayoría de las mujeres reconocen que ser madre es más difícil de lo que pensaban. En cambio, entre los hombres no se encuentra ese cambio en el punto de vista post-paternidad.

 

  • Otro resultado interesante, respecto a las perspectivas a priori, es que en 1978 sólo el 10% de las mujeres estudiando un High-School afirmaba que a los 30 sería ama de casa. En 1985, ese porcentaje había bajado hasta el 2%. No obstante, el porcentaje de amas de casa se ha mantenido constante entre el 15% y el 18%.

 

 

 

Bibliografía

Kuziemko, I, J Shen, J Pan, and E Washington, “The Mommy Effect: Do Women Anticipate the Employment Effects of Motherhood?” NBER Working Paper No. 24740.

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>