Las hijas como sucesoras, premio 'European Journal of Family Business a la Mejor Investigación en Empresa Familiar'

Las investigadoras de UPV/EHU Azucena Vicente, Covadonga Aldamiz-Echevarría e Idoia Idígoras (de izda a derecha)

Las investigadoras de UPV/EHU Dª. Covadonga Aldamiz-Echevarría, Dª. Idoia Idígoras y Dª Azucena Vicente han analizado el proceso de sucesión de las empresas familiares desde el enfoque de género y cómo se puede inhibir o alentar a las hijas a unirse a dichas empresas. Con las conclusiones de este estudio  las investigadoras resaltan la importancia de las hijas para la cuestión sucesoria.

Los datos de las entrevistas realizadas durante la investigación a sesenta pequeñas y medianas empresas (PYMES) familiares con sede fiscal en la Comunidad Autónoma Vasca, muestran que aunque el género no se percibe como obstáculo en la sucesión del negocio, son los hijos varones los que tienen mayor prevalencia en este este tipo de empresas. Las PYMES familiares constituyen un sector cuya importancia económica la avalan los datos del Instituto de la Empresa Familiar: en 2017, España cuenta con 1,1 millones de empresas familiares que equivalen  al 57% del PNB y el 67% del empleo privado.

El proceso de sucesión es uno de los retos fundamentales a los que se enfrentan las empresas familiares. El  momento en que la empresa se trasvasa a la siguiente generación supone todo un desafío, en el que  la planificación y el protocolo de sucesión son los elementos clave para asegurar la continuidad del negocio. Precisamente la elección de la persona sucesora  revela los requisitos más valorados para la sucesión: formación, experiencia fuera y dentro de la empresa familiar, idiomas o afinidad con la persona fundadora.

El estudio describe la valoración de la enorme capacidad de las mujeres para la organización y la gestión de los negocios familiares, aunque la realidad muestra que son mayoría los hombres que toman el relevo en la dirección de la empresa familiar. Según la investigación, este hecho viene condicionado por dos factores. Por un lado, la propia decisión de las personas fundadoras de prescindir de las hijas, y por  otro lado, que son las hijas quienes renuncian a trabajar en la empresa familiar.

Entre las razones que inhiben a una parte de las hijas a ocupar puestos de responsabilidad en la empresa familiar, está la difícil conciliación de la vida familiar y laboral.  Muchas de las empresas tienen problemas para facilitar esta conciliación por el tipo de servicio que ofrecen o situaciones puntuales por las que atraviesan.  Ambos géneros, tanto hombres como mujeres apuntan la importancia de establecer medidas eficaces para conciliar vida personal y laboral.

*La investigación ha empleado como metodología de investigación la revisión de  la literatura existente en torno a este tema, además de  llevar a cabo una investigación cualitativa en sesenta PYMEs (Pequeñas y Medianas Empresas) familiares ubicadas en la Comunidad Autónoma Vasca.

+INFO

 

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>