Conciliar estilo de vida y salud

La investigación sobre las desigualdades en las formas de vida e impacto de éstas sobre la salud de las mujeres y de los hombres, está poniendo en evidencia diferencias importantes que afectan negativamente, sobre todo la salud individual y colectiva de ellas. La investigadora Lucía Artazcoz, explica en este vídeo (7 min) con precisión y claridad, algunas de estas evidencias:

  •  La doble jornada que empeora la calidad de vida de las mujeres, y limita de manera desigual la disponibilidad de tiempo para optar por hábitos de vida saludables (ejercicio físico, descanso, tiempo de ocio…)
  • La asistencia sanitaria que reduce esfuerzos diagnósticos y terapéuticos ante sus dolencias, especialmente las no reproductivas.
  • Además se detecta la necesidad de un mayor protagonismo de la salud pública en la detección  precoz de los casos de violencia de género, identificando con sensibilidad y profesionalidad los síntomas psicológicos que alertan de su existencia.

 Necesidades detectadas

Los resultados obtenidos confluyen en la necesidad de crear entornos socio-laborales y familiares que faciliten las decisiones saludables, también para las mujeres, y proponen medidas correctoras en diferentes ámbitos:
– En el laboral promoviendo que las mujeres ocupen cada vez más puestos de trabajo remunerados cualificados, y con mayor participación y visibilidad social, de acorde a su formación y capacidades.
– En el social,  además de compartir equitativamente las tareas en el hogar, es necesario crear servicios para las personas dependientes (las criaturas y las personas discapacitadas) mayoritariamente cuidadas por mujeres. Remarcan por último que las medidas de conciliación deben tener en cuenta las condiciones de vida, clase social y diferentes necesidades de las mujeres.

 

 

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>