Diseñando el futuro

Estudiantes de la UPV/EHU aprenden en el CERN a intensificar las relaciones entre la sociedad y la comunidad científica

  • Reportajes

Fecha de primera publicación: 19/12/2019

Por segundo año consecutivo, estudiantes de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, de último curso de grado o de máster y doctorado, han tenido la oportunidad de participar durante una semana en un taller en el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear). La experiencia se enmarca dentro de un proyecto destinado a demostrar el impacto de la investigación fundamental en la vida de las personas. El programa, denominado Design The Future @Basque Country University Araba Campus, se integra en IdeaSquare, una instalación específica del CERN que promueve sinergias entre la sociedad y la comunidad científica.

Lidia Melnikova, Maddi Kintana, Ainhoa Urzelai Vicente, Kebir Colmenero, Suna Seyma Ucar, Naia Espinosa Beltrán de Guevara, Mikel Zubieta, Mohyeddine Zannouti Haddouch, Irati Prol Godoy, Irene Santander, Javier González Martínez, Inés Moral, Andrés Díez y Paula Villadangos Domínguez han participado este año en un taller en el CERN, cuyo objetivo es que los estudiantes aprendan qué es ese centro de investigación y qué está sucediendo en el mismo al interactuar directamente con su gente, cómo pensar disruptivamente rompiendo suposiciones y cómo construir escenarios futuros en los que se interconectan aspectos sociales y tecnología.

Pero antes de comenzar la tarea, hubo tiempo para el turismo, como nos cuenta Ainhoa Urzelai, la ‘corresponsal’ de Campusa en este viaje. “Llegamos a Ginebra y nos dejaron el fin de semana libre para conocer la ciudad por nuestra cuenta. El domingo fue el único día que nos llovió, pero aun así no perdimos la oportunidad de conocer los lugares más destacados de la ciudad. Primero, visitamos el centro de Ginebra con su Catedral de San Pedro, La Maison Tavel o el Parque de los Bastiones. También pasamos por la sede de las Naciones Unidas y vimos la enorme ‘Silla Rota’ que está al lado. Aprovechando que queríamos visitar la fuente Jet d’Eau, de 140 metros de altura (la famosa fuente que aparece en numerosas postales de Ginebra), dimos una pequeña vuelta en barco y pudimos ver la ‘Pequeña Playa’ o el Jardín Inglés, donde se encuentra el famoso ‘Reloj de Flores’. Después de dar un paseo por la orilla del Ródano, pudimos llegar a la famosa Jonction, lugar donde se juntan el río Arve y el río Ródano. Aunque no pudimos hacerlo, subiendo al viaducto situado en frente de La Jonction, se puede ver cómo se mezclan las aguas de diferente color y corriente de los dos ríos”.

En esta edición, el alumnado de la UPV/EHU compartió su trabajo en el programa ‘Design the Future’ con estudiantes de Finlandia e Israel. “El primer día nos dividieron en grupos y, después de las presentaciones, hicimos una especie de yincana para conocer el CERN por nuestra cuenta -explica Ainhoa-. Nos dieron unas preguntas y, para responderlas, tuvimos que recorrer todo el CERN e ir haciendo preguntas a sus trabajadores. ¡La verdad es que no me esperaba la disposición y cercanía de los trabajadores con los que nos juntamos! Todos se mostraron dispuestos a atender nuestras dudas, con paciencia y claridad (ya que muchos de nosotros no estábamos muy familiarizados con la actividad que se lleva a cabo en el CERN). Además de la yincana y de la mano del físico Pablo García Tello, tuvimos la oportunidad de recorrer el CERN y ver lo que no habíamos visto por nuestra cuenta. Nos hizo una ruta por el campus y nos explicó en qué trabajan en cada lugar”.

 

Manos a la obra

La segunda jornada ya fue cuando los estudiantes se reunieron en el IdeaSquare, un espacio habilitado en el CERN para promover las sinergias entre la sociedad y la comunidad científica. “Tengo que subrayar que me pareció un lugar excelente para promover la creatividad. Todas las salas de trabajo tienen cristales transparentes, nada que ver con las oficinas cerradas, que no ayudan nada para la creatividad. También hay espacios más abiertos, con sofás y mesas para trabajar en un ambiente más relajado. Hay un pequeño comedor, incluso hay un autobús de dos pisos, con mesa para trabajar, enchufes y pizarra. Por último, había un espacio abierto habilitado para dar charlas y hacer talleres. Nos dejaron movernos por donde queríamos, y nos dejaron acondicionar el espacio a nuestras necesidades”.

Los siguientes días del programa se centraron en charlas con especialistas que asesoraron a los estudiantes sobre cómo pensar “out of the box”, cómo pensar de manera disruptiva y diseñar sobre su futuro (pensando más allá de lo que conocemos hoy en día). “Las charlas y los talleres fueron muy variados, pues combinamos teoría con práctica, escucha pasiva y participación activa. Además de hablar sobre física, tuvimos a un especialista que nos enseñó cómo innovar con el espacio (físico) que tenemos a nuestro alrededor. Fue un taller en el que trabajamos con nuestro cuerpo y el de nuestros compañeros, un taller en el que nos centramos en el espacio que ocupamos nosotros mismos y en cómo ocupamos ese espacio que nos rodea”, comenta nuestra corresponsal.

“Pensando disruptivamente, creamos un proyecto innovador”

Tras las charlas de los especialistas, centradas en la creación de nuevas ideas, tuvieron la oportunidad de hablar sobre prototipos y visionar algunos videos sobre innovaciones basadas en las nuevas tecnologías. Eso dio paso a los proyectos que tuvieron que crear los diferentes grupos. “En primer lugar, tuvimos una charla sobre cómo pensar disruptivamente sobre la sociedad del futuro y, en segundo lugar, en grupos de unas siete personas, dimos comienzo al proyecto final. Aunque cada estudiante provenía de una cultura y un campo de estudio diferente (lingüística, farmacia, ingeniería informática, ingeniería de energías renovables, ciencias ambientales, ADE, ciencias de la actividad y el deporte, diseño industrial...) no fue difícil ponernos de acuerdo y trabajar codo con codo con esa diversidad que nos caracteriza. Cada uno aportó lo que sabía y, gracias a la diversidad de competencias que cada uno tenía, creamos un proyecto innovador entre todos”.

El último día de su estancia en el CERN, presentaron los proyectos a los demás compañeros y pudieron escuchar la opinión de algunos especialistas allí presentes. “Teniendo en cuenta la limitación de tiempo y recursos que tuvimos, es sorprendente lo que juntos fuimos capaces de crear”, concluye Ainhoa.

 

Una experiencia increíble

A lo largo de una semana, el alumnado llevó a cabo sus proyectos buscando la aplicación de la tecnología a prototipos futuros, bajo el paraguas de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) que marca la ONU, tales como pobreza, salud, educación, cambio climático o saneamiento, entre otros. Un trabajo intenso, pero de una gran riqueza para su aprendizaje, como señala Paula Villadangos: "Ha sido una semana intensa de formación que va a quedar en nuestra memoria para toda la vida".

Por su parte, Maddi Kintana resalta que “la estancia me ha permitido explorar otros conocimientos distintos. Me he dado cuenta de que dentro del sistema hegemónico existen maneras de pensar distintas. Ha sido muy enriquecedor comparar mis conocimientos con gente de diferentes ámbitos y países. Estoy segura de que lo aprendido se me quedará en la memoria". Una opinión a la que Mohyeddine Zannouti añade que ha sido una “oportunidad idónea para fomentar el trabajo en equipo y desarrollar ideas".

Ainhoa Urzelai, nuestra reportera del grupo, acudía con concierto temor al reto, pero vistos los resultados no duda de calificar a la experiencia como increíble. “Mis ámbitos de estudio son la filología y la lingüística y me daba un poco de miedo ir al mayor laboratorio de física de partículas del mundo sabiendo tan poco sobre física. Pero, más allá de los conocimientos tan precisos, he aprendido a pensar de forma distinta, a plantear preguntas de distinta manera; y estoy segura de que podré aplicar lo aprendido en mis futuras investigaciones. No solo eso, trabajar en un ambiente multidisciplinar y multicultural me ha enriquecido mucho personalmente”.