Guía práctica de nutrición en la infancia

Publicada por la UPV/EHU, pretende ser una herramienta útil para entender la importancia de la alimentación durante los primeros años de vida

  • Noticias

Fecha de primera publicación: 15/04/2021

De izquierda a derecha, Iñaki Milton-Laskibar, Asier Léniz, Naroa Kajarabille, Alfredo Fernández-Quintela y María Puy Portillo Baquedano
De izquierda a derecha, Iñaki Milton-Laskibar, Asier Léniz, Naroa Kajarabille, Alfredo Fernández-Quintela y María Puy Portillo Baquedano. Foto: Nuria González. UPV/EHU.

La nueva guía editada por el Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea explica cómo influye la nutrición durante la primera infancia y ayuda a elegir, con criterios basados en la evidencia científica, la alimentación más adecuada atendiendo a las características individuales de la niña o el niño. Todo ello, con el fin de contribuir al mantenimiento de un estado de salud óptimo en ese periodo y también en la edad adulta.

Los primeros años de vida tienen un papel crucial en el crecimiento, ya que es cuando se establecen las bases para una vida adulta sana. La infancia temprana (de 0 a 3 años) es un periodo donde la nutrición adquiere un papel fundamental en el correcto desarrollo y crecimiento del niño o la niña, así como en la prevención de factores de riesgo que influyen en la aparición de ciertas enfermedades en la edad adulta. Durante esa etapa, el proceso de aprendizaje de hábitos alimentarios también adquiere una especial relevancia ya que, además de proporcionar una nutrición adecuada, ayuda a consolidar la adquisición de hábitos saludables en la edad adulta.

Hasta los 6 meses de vida, las necesidades energéticas y nutricionales están cubiertas por la lactancia materna exclusiva (o, en su defecto, por fórmulas lácteas). A partir de ese periodo, se van incorporando los alimentos de forma progresiva y en las cantidades adecuadas, adaptándose a la maduración de los sistemas del organismo, al desarrollo psicomotor y al interés del bebé. En esa fase, es importante favorecer las condiciones que permitan la adquisición progresiva de unos hábitos alimentarios saludables, así como una buena relación con la comida.

Un punto importante en ese periodo es tener una valoración nutricional pediátrica. Conocer el estado nutricional es de especial interés, puesto que ingestas deficitarias de uno o varios nutrientes tendrán efectos negativos en el desarrollo y crecimiento propios de esa etapa de la vida. Del mismo modo, una ingesta excesiva de energía puede favorecer el desarrollo de sobrepeso y obesidad, lo que a su vez se ha relacionado con diferentes enfermedades metabólicas en la edad adulta.

Consejos nutricionales

Entre otros contenidos, la guía también aporta una serie de indicaciones acerca de la alimentación durante la primera infancia:

  • La lactancia materna, de forma exclusiva y a demanda, es el mejor alimento hasta los 6 meses, y administrada junto con otros alimentos hasta los dos años. En su defecto se utilizarán las fórmulas lácteas adaptadas.
  • Durante el periodo de alimentación complementaria es recomendable ampliar al máximo la gama de alimentos, de manera que a los 2 años el bebé pueda comer casi lo mismo que los adultos. Adaptarse durante la primera infancia a nuevos alimentos es mucho más fácil que a edades más tardías.
  • Retrasar la masticación conduce a hábitos alimentarios problemáticos, como conflictos a la hora de comer y pueden favorecer la sobrealimentación.
  • La introducción de alimentos distintos a la leche supone un gran cambio en el desarrollo fisiológico, psicomotor, nutricional y social del bebé. Se debe evaluar individualmente cada caso, y tener en cuenta las características y el nivel de desarrollo de cada niña/niño, asegurando que el método elegido se adapta a sus necesidades.
  • Se debe vigilar al bebé durante las comidas y evitar los frutos secos, frutas con semillas, caramelos y, en general, los alimentos que pueden causar atragantamiento. Igualmente, la comida preparada y procesada, que suele contener azúcar o sal en exceso, no se debe ofrecer. Tampoco se deben ofrecer bebidas azucaradas o con gas.
  • Sentar al bebé a la mesa con la familia durante las comidas facilita el aprendizaje de hábitos nutricionales correctos. Del mismo modo, es importante permitir al bebé experimentar con la comida para despertar su interés.
  • Algunas niñas y niños suelen ser caprichosos en cuanto a sus preferencias por determinados alimentos y su rechazo a otros. Las dietas selectivas y homogéneas, con pocos alimentos, pueden generar deficiencias en algunos nutrientes y dificultar el normal desarrollo psicomotor.
  • Es importante no premiar ni castigar con alimentos, así como evitar ofrecer alimentos alternativos cuando se nieguen a comer.

Como indican los autores de la guía, “la educación es fundamental en la adopción de hábitos alimentarios correctos. Los adultos son un modelo a imitar por los niños y niñas, por lo que comer y disfrutar de una alimentación variada será la mejor forma de educar nutricionalmente a los más pequeños. La alimentación infantil está estrechamente ligada a factores socio-culturales y no existe una pauta única sobre cómo debe realizarse. Los padres y madres son los que deben elegir la opción que consideran más adecuada para su bebé”.

El trabajo también recoge algunas de las complicaciones digestivas más frecuentes que aparecen en ese periodo que, si bien suelen ser situaciones benignas, causan angustia y malestar a los bebés y a los padres y madres, y motivan frecuentes consultas a los profesionales de la salud. A todo ello se une también un apartado dedicado a las alergias alimentarias.

En definitiva, la guía pretende ser una herramienta útil para entender la importancia de la alimentación durante el periodo infantil, reuniendo las recomendaciones para una infancia saludable y consejos sobre el manejo y prevención de algunas de las posibles complicaciones más frecuentes, con el objetivo de mejorar la calidad de la alimentación de niñas y niños, así como su desarrollo. No obstante, la obra no pretende sustituir las recomendaciones clínicas proporcionadas por el personal médico de Pediatría.

Información complementaria

La ‘Guía práctica de nutrición en la infancia’ ha sido publicada por el Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea. Es fruto del trabajo de los investigadores del grupo Nutrición y Obesidad, del Departamento de Farmacia y Ciencias de los Alimentos de la UPV/EHU, María Puy Portillo Baquedano, Alfredo Fernández-Quintela, Iñaki Milton-Laskibar, miembros también del CIBER en su área de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, que es un Centro de Investigación Biomédica en Red dependiente del Instituto de Salud Carlos III, Naroa Kajarabille y Asier Léniz, quien, además, pertenece al OSI Araba de Osakidetza.