euskaraespañol

In memoriam: Jabier Anuariz Olaizola

Trabajador de GUREAK en la cafetería del centro I.M.Barriola

  • Crónica

Fecha de primera publicación: 17/11/2021

Si tuviéramos que jugar un partido de futbol (olvída por un momento que eres del Osasuna) tu jugarías con la camiseta de GUREAK y nosotros con la de la UPV/EHU, siempre en el campo de BARRIOLA. En el deporte, como en el trabajo, no se trata ni de qué juegues ni de qué trabajes sino de cómo lo haces, de cómo sudas la camiseta, y en eso colega, has sido un gran maestro, no eras doctor pero como decimos en euskara, si eras dotore (elegante) gran maestro en habilidades sociales.

En la cafetería seguimos a media luz, nunca hemos sabido si por ahorro energético o porque si encendiendo todos los focos alumbrarían demasiado. Hace mucho que decidimos que a media luz estábamos bien porque daba un aire romántico al local. Las puertas siguen abiertas (es así, tampoco se sabe el porqué, desde antes de que entráramos con las bocas tapadas), pero esta vez ni cerrándolas entraríamos en calor porque este frio gélido que invade nuestros cuerpos y alrededores, es interior.

La música ochentera, nuestra mejor aliada, a veces romántica otras no tanto, pero incita al movimiento y entramos en calor. Esta vez no hay música que valga.

Tus compañeras siguen preparando rico el café, pero sabe amargo.

La parca vino disfrazada de infarto y celebramos que la esquivaras en un primer momento, pero es terca la parca, ineludible su maldita llamada y te has ido.

¡Qué grande eres! Echaremos de menos el trato amable, tu sensibilidad revestida, más bien disfrazada, de sentido de humor expresada en los comentarios de detrás de la barra signo inequívoco de inteligencia. Siempre atento y al tanto de todo y de todos.

Vamos a estar bien, se intuye una sonrisa detrás de las mascarillas de tus colegas, pero los ojos brillantes, cristalinos, nos delatan.

Ve tranquilo, nos cuidaremos y cuidaremos de los tuyos. Poco a poco, suavemente, se irá cicatrizando la herida. Las lágrimas se tornarán sonrisas, los recuerdos, risas, permanecerás en nosotros SIEMPRE. De vez en cuando brindaremos por ti, con alegría, agradeciendo a la vida que te hayas cruzado en nuestro camino, me consta que has sido un buen compañero de viaje para todos. TE QUEREMOS

Sushik, en nombre de los amigos y amigas del Barriola.