euskaraespañol

In memoriam: Unai Irusta Zarandona

  • Crónica

Fecha de primera publicación: 01/10/2021

Unai Irusta Zarandona nos dejó el pasado 15 de septiembre.

Qué rápido te has ido, Unai. Demasiado pronto. La enfermedad ha ganado, pero no sin que libraras una dura batalla. Has demostrado ser ejemplo de lucha, plantando cara a la adversidad de un modo admirable; siempre fuerte, siempre tenaz, incansable y tremendamente positivo. 

Pero no sólo en la lucha fuiste ejemplar: primero de tu promoción, premio a la excelencia en tu tesis doctoral, acreditado como catedrático, investigador internacional de gran impacto, profesor galardonado por la Escuela de Ingeniería de Bilbao,... Y aún así, destacar tu trayectoria profesional no sería suficiente para describir la huella que dejas en nosotros/as: una estela de amor, esperanza, alegría, pasión y, sobre todo, de capacidad para afrontar el futuro sin miedo. Siempre ayudando e impulsando a los tuyos, familia y amigos, en la investigación y en la docencia, volcado en las personas, cercanas o no, y siempre entregado en cuerpo y alma.

Nos hiciste saber lo mucho que disfrutaste en el grupo de investigación estos últimos años, lo tremendamente orgulloso que te sentías de nosotros/as, de lo que somos, de lo conseguido, y sobre todo, de la honradez y la actitud que nos han traído hasta aquí. En nuestro recuerdo quedarán todas las vivencias compartidas: los viajes a congresos –los tranquilos y los moviditos-los hoteles cutres que tenías por costumbre reservar, los cafés, las comidas, las cenas y los tragos, siempre alegres y divertidos. En tu adiós, nos expresaste orgullo y agradecimiento porque tus esfuerzos y enseñanzas han dado su fruto, y porque tus ansias de saber y vivir permanecerán por siempre en nosotros/as.

Fuiste un enamorado del euskera, de la investigación, de la lectura, del grupo, pero, sobre todo, de los alumnos/as. Amabas la enseñanza y los alumnos/as te correspondían, cosa nada fácil en ingeniería. Les transmitías entusiasmo, cercanía, ansias de saber, y ellos, en respuesta, reservaban las mejores valoraciones para ti, Unai.

Para los que antes de ser compañeros/as fuimos tus alumnos/as has sido un ejemplo a seguir, una inspiración, de esas personas que te cambian la vida. Fuiste capaz de aflorar la mejor versión de nosotros, confiando ciegamente y apoyándonos en los momentos más difíciles. Nos enseñaste a enamorarnos de la docencia y de la investigación, y nos diste los medios para dedicarnos en cuerpo y alma a este oficio.

Amigo fiel, trabajador incansable y padre dedicado. Vivirás por siempre en tus hijos/as Eneko, Asier y Haizea, y en todas aquellas personas que te conocimos. Seguiremos con valentía y determinación el camino que marcaste, Unai.

Eskerrak eta ohore, maisu!
Compañeros/as y amigos/as del grupo de investigación BioRes.