null

Contabilidad social, una perspectiva diferente para analizar la eficiencia del gasto público

El grupo ECRI de la UPV/EHU ha fijado el valor socioemocional del Hospital Santa Marina de Bilbao en unos 60 millones de euros anuales

  • Investigación

Fecha de primera publicación: 19/02/2020

Ramón Bernal, Leire San Jose y José Luis Retolaza con el Hospital Santa Marina al fondo. Foto: Mitxi. UPV/EHU.

El grupo de investigación de la UPV/EHU ECRI Ethics in Finance and Social Value ha probado que es posible monetizar el valor social que genera un hospital. Ha calculado el índice de valor social añadido de un hospital por primera vez, basándose en el Hospital de Osakidetza Santa Marina. Este análisis proporciona al hospital información para aplicar mejoras, y puede ser importante para poder realizar comparaciones con otros hospitales.

El interés de la sociedad por los aspectos sociales aumenta día a día, y cada vez son más las empresas y entidades que quieren saber la aportación social que hacen. La herramienta utilizada para analizar ese aspecto es la contabilidad social, “un sistema de información que integra el valor social que se genera en la sociedad”, explica Leire San Jose, líder del grupo de investigación ECRI.

El grupo de investigación de la UPV/EHU ECRI Ethics in Finance and Social Value ha realizado este análisis en el Hospital Santa Marina de Osakidetza. Se trata de la primera vez que se aplica a un hospital. Se ha calculado el índice de valor social añadido del hospital, “una herramienta idónea para estimar la eficiencia social del hospital, debido a que establece cuánto valor social se genera a partir de la financiación pública que le han asignado. Siempre ha habido un gran interés por conocer la eficiencia del gasto público de los hospitales, pero hasta el momento nunca se había integrado la perspectiva social”, explica la profesora y doctora de la UPV/EHU.

El Hospital Santa Marina de Osakidetza ha sido muy apropiado para llevar a cabo este estudio, debido a sus características: se trata de un hospital público de tamaño medio (cuenta con 238 camas y atiende a unas 200.000 personas), que proporciona atención a personas mayores con enfermedades crónicas o con necesidades de cuidados paliativos, por lo que es más fácil entrevistar a los grupos de interés o stakeholders. Son numerosos los grupos de interés de un hospital; además de los propios usuarios del hospital, también habría que considerar a las familias, la plantilla, la futura plantilla (estudiantes) y el profesorado, proveedores, administración pública, etc. “El valor social generado a estos grupos de interés y su monetización permiten gestionar más eficientemente las decisiones orientadas al objetivo social del hospital público”, añade San Jose.

¿Qué valor tiene la aportación socioemocional que hace un hospital?

La metodología para llevar a cabo una contabilidad social está fijada en trabajos anteriores, “pero todos los casos son diferentes: en cada caso es necesario pensar a quién y en qué medida se le hace alguna aportación social”, apunta la investigadora. Tras realizar entrevistas a los diferentes grupos de interés, el equipo de investigación ha realizado un listado de los valores sociales citados, y una vez definidas las variables que aportan un valor social, “los hemos traducido a euros”, explica.

Entre los aspectos sociales se encuentran, por una parte, los relacionados con el mercado, que se integran en la contabilidad tradicional y “están vinculados a los proveedores, la plantilla, los pagos, los impuestos, etc.”. Por otra parte, están los aspectos que no están relacionados con el mercado, “como el número de camas que se liberan en otros hospitales, las prácticas del alumnado, el servicio que ofrecen los profesionales de la salud, el beneficio que aportan a las familias (alivio, tiempo...), los beneficios que aportan las infraestructuras hospitalarias, etc.”, añade.

La investigadora ha señalado que el valor socioemocional del Hospital Santa Marina asciende a aproximadamente 60 millones de euros anuales para el periodo de 2013 a 2017; pero, en todo caso, “lo más importante es que el hospital tiene el interés de llevar a cabo dicho estudio, de recurrir a los grupos de interés para preguntarles y de conocer lo que debe de mejorar”. Asimismo, la investigadora ha explicado que la contabilidad social es de gran utilidad para que una entidad pueda compararse consigo misma a lo largo del tiempo, es decir, “para ver la evolución de una entidad con el paso de los años; pero sobre todo es de gran utilidad para poder compararse con otros hospitales”, destaca. San Jose admite que “es verdad que hemos comenzado con un hospital con pocos pacientes, y de perfiles muy concretos, pero no hay ningún problema en aplicar la contabilidad social en todo tipo de hospitales, y sería muy conveniente, para ver lo que otros también hacen bien”. “Puede ser importante integrar la eficiencia social en la contabilidad de las empresas; no solo la eficiencia basada en los costes, sino también la basada en las aportaciones sociales”, concluye.

Información complementaria

Leire San Jose Ruiz de Aguirre es doctora y profesora titular del departamento de Economía Financiera II de la Facultad de Economía y Empresa de la UPV/EHU (Sarriko), así como Visiting Research Fellow en la Universidad de Huddersfield (UK). Actualmente, es líder del grupo de investigación ECRI Ethics in Finance and Social Value, que colabora con numerosas entidades y universidades. Esta investigación ha sido realizada en colaboración con el profesor de la UPV/EHU Ramón Bernal y José Luis Retolaza de la Universidad de Deusto —ambos son miembros del grupo ECRI—.

Referencia bibliográfica