null

La emisión de CO2 por la UPV/EHU se reduce en 1.577 toneladas con el confinamiento por el COVID-19

El impacto ambiental por la movilidad de la comunidad universitaria se ha reducido drásticamente en estas 3 semanas, según los cálculos realizados por el proyecto EHU-Aztarna

  • Noticias

Fecha de primera publicación: 02/04/2020

Las medidas de reclusión para combatir la pandemia del coronavirus también están teniendo sus efectos positivos, como han podido comprobar el profesor Iñaki Zuazo Urionabarrenechea y el investigador Eduardo de la Torre Pascual, de la Escuela de Ingeniería de Bilbao. 

Según sus cálculos, suspender la actividad presencial en la UPV/EHU, durante estas casi tres semanas, ha supuesto una reducción de la emisión de 1.577 toneladas de CO2 por parte de su comunidad universitaria; esto es, el 5,63% de lo que se estima que produce anualmente. 

Para realizar este estudio, Zuazo y De la Torre tomaron como punto de partida los resultados obtenidos por la Dirección de Sostenibilidad en la encuesta de hábitos de movilidad, que realizaron a la comunidad universitaria en 2018 y que fue llevada a cabo a nivel europeo en coordinación con otras universidades que forman parte de la red U-MOB. En esta iniciativa analizaron los hábitos de movilidad y el impacto sobre el sistema climático de la comunidad universitaria, para calcular qué huella ambiental deja la UPV/EHU. La iniciativa se enmarcaba dentro del proyecto coordinado por el profesor Gorka Bueno Mendieta, EHU-Aztarna, del Programa Campus Bizia Lab.  

Zuazo y De la Torre han comparado los datos obtenidos entonces con la estimación de emisiones que, según esos datos, se hubieran producido durante el actual periodo de confinamiento. 

Estimación de reducción emisión CO2 en UPV/EHU

De 9 a 13 marzo

Araba: 
257 t CO2
De 16 a 18 marzo  Araba, Bizkaia, Gipuzkoa: 
495 t CO2 
De 23 a 27 marzo  Araba, Bizkaia, Gipuzkoa:  
825 t CO2 

Tras la comparativa, estos investigadores han deducido que la reducción de los desplazamientos de estudiantes, profesorado y personal de Administración y Servicios a sus respectivos campus ha conllevado a una disminución total de 1.577t de CO2. distribuidos de la siguiente manera: 257t CO2, la primera semana, en la que solo cerró el Campus de Araba; 495t CO2 los tres días lectivos de la segunda semana, cuando se amplió el cierre a los tres campus y de 825t CO2, la tercera semana.  

Zuazo y De la Torre prevén que con la vuelta a las aulas se recuperarán las cifras habituales. No obstante, “creemos que los resultados invitan a reflexionar sobre si es necesaria la actual presencialidad o si podría optarse por nuevas fórmulas”, indican los investigadores.  

Zuazu y De la Torre: “(...)Los resultados invitan a reflexionar sobre si es necesaria la actual presencialidad"

El equipo que trabaja en el proyecto EHU-Aztarna, por su parte, ya había simulado la reducción que podría producirse en esta huella en diferentes escenarios como, por ejemplo, si el desplazamiento a los campus pasara de ser de 5 días a 4 días a la semana. “Lo que nunca habíamos imaginado un escenario como el que estamos viviendo: la suspensión total de la actividad presencial”, señalan. 

Una huella de carbono dispar entre los colectivos 

La comunidad universitaria de la UPV/EHU utiliza principalmente el transporte público (66%), seguido a mucha distancia del vehículo privado, (alrededor del 21%). El último lugar lo ocupan los medios no motorizados (13%), en unas proporciones que varían según los campus.   

Los hábitos de movilidad varían también entre colectivos; así, mientras que el alumnado se desplaza principalmente en transporte público (70%), el PAS (personal de Administración y Servicios) y PDI (personal docente e investigador) lo hacen en proporciones similares en transporte público (alrededor del 45,1% y 45,6%, respectivamente) y vehículo privado (44,4% y 40,4%, respectivamente). Además, en el caso del PDI y PAS, el desplazamiento diario a los campus o áreas de trabajo, se produce durante más semanas al año.  

El proyecto EHU-Aztarna calcula la Huella Ambiental de la UPV/EHU

Ello supone que la comunidad universitaria arroja alrededor de 28.000 toneladas de CO2 anuales, de las cuales 19.000 toneladas corresponden al alumnado y 9.000 son debidas al personal (PDI y PAS).  

Así, el impacto anual sobre el cambio climático que tiene el desplazamiento de cada persona a la universidad; esto es, la huella de carbono, es dispar: 472 kg CO2, en el caso del alumnado, y de 1.216 kg CO2-equivalente en el caso del PDI y PAS.  

El proyecto EHU-Aztarna calcula la Huella Ambiental de la UPV/EHU utilizando la metodología del Análisis del Ciclo de Vida (ACV) y siguiendo la guía metodológica propuesta por la Comisión Europea. En el marco de este proyecto del Programa Campus Bizia Lab se ha elaborado un inventario del uso de recursos (energía, materiales) y de emisiones a la atmósfera, al agua y al suelo relacionadas con las actividades realizadas en la UPV/EHU, incluida la movilidad. El cálculo de la huella ambiental se está realizando mediante una modelización con el software libre openLCA y la base de datos Ecoinvent. Los resultados de la modelización de impactos ambientales están siendo complementados con el ACV social.