La Facultad de Bellas Artes inaugura su nueva sala de exposiciones con una instalación que representa un campamento de futuros nómadas

El proyecto 'Abril 2045: Campamento Panfronterizo' reflexiona sobre la situación que se va a vivir en el mundo de aquí a veinticinco años

  • Noticias

Fecha de primera publicación: 30/04/2021

La instalación 'Abril 2045: Campamento Panfronterizo'. Foto: Egoi Markaida. UPV/EHU.

En las últimas semanas, el Grupo de Especulación de la Facultad de Bellas Artes -un colectivo de debate y acción compuesto por alumnado y profesorado- ha estado creando relatos e imágenes de futuros alternativos para el año 2045.

Fruto de este proceso colectivo, se ha creado un espacio físico que funciona a modo de puerta al futuro, concretamente, a abril de 2045. Esta instalación, por lo demás, inaugura la nueva sala de exposiciones del edificio 1 de la Facultad de Bellas Artes.  

La instalación 'Abril 2045: Campamento Panfronterizo', que se podrá ver hasta hoy, va a dar pie a un taller participativo . Se asemeja a un área de emergencia como las que se ven en series y películas de ciencia ficción. El proyecto, desarrollado en colaboración entre el Grupo de Especulación de la Facultad y la cooperativa Tipi, consiste básicamente en un ejercicio de imaginar el futuro: un relato sobre la situación que se va a vivir en el mundo de aquí a veinticinco años.  

“Hemos mirado al futuro desde un ficticio oficio creado a raíz de la emergencia climática: los ojos de los nómadas transfronterizos. La gestión insostenible de los residuos ha multiplicado estos colectivos nómadas: unos trabajan para recuperar el suelo local; otros filtran aire y mejoran su calidad; y también hay quienes se dedican a desmantelar infraestructuras obsoletas. Viven del intercambio de bienes y servicios con los vecinos de los lugares donde se instalan", desvela Ane Rodríguez, miembro de la cooperativa Tipi. 

Amplificar la creación artística  

Marta Sánchez, miembro del Grupo de Especulación de la Facultad y alumna del Máster en Arte Contemporáneo Tecnológico y Performativo, asegura que han abordado el futuro para “adelantarse a los problemas que se avecinan” y ha recalcado el potencial colaborativo del proyecto.  

“Ha sido una experiencia muy grata, el ambiente de trabajo nos ha ayudado mucho para debatir sobre asuntos como el cambio climático. Nos ha servido también para ver el potencial creativo de la práctica política o para entender que la creación artística se amplifica y enriquece cuando trabajas con más gente”, sentencia.