null

Desarrollado y validado EMOVIAL, el test de inteligencia emocional de jóvenes conductores

Crean un cuestionario en la UPV/EHU para medir la capacidad de entender y gestionar las emociones en la conducción de jóvenes

  • Investigación

Fecha de primera publicación: 26/08/2020

Goretti Soroa y Aitor Artitzeta. Foto: UPV/EHU.

El grupo de investigación Qualiker ha preparado el test EMOVIAL para conocer el impacto de la inteligencia emocional en los accidentes, teniendo en cuenta la importancia del factor humano en los accidentes de tráfico entre los jóvenes. Han creado una escala para medir la capacidad del conductor/a para prestar atención a las emociones, comprender las emociones y gestionar las emociones, así como para mejorar la seguridad vial. Ya han solicitado permiso para adaptar el test al inglés y al francés.

Los accidentes de tráfico que afectan a los jóvenes se han convertido en un problema de salud mundial. Los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte entre chicos y chicas de entre 18 y 25 años. Se sabe que los factores humanos influyen de forma importante en las muertes por accidentes de carretera, 9 de cada 10 son consecuencia de comportamientos inadecuados o distracciones, pero hasta el momento se han realizado pocas investigaciones para conocer hasta qué punto las capacidades emocionales pueden afectar a los accidentes de tráfico. Por ello, miembros del equipo de investigación Qualiker de la UPV/EHU, en colaboración con la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco, han desarrollado y validado una escala para medir la inteligencia emocional de las personas durante la conducción.

 El test EMOVIAL mide la inteligencia emocional de los jóvenes en tres dimensiones: la atención que se presta a las emociones durante la conducción, la comprensión de las emociones que se sienten durante la conducción y la regulación de las emociones durante la conducción para que no lleguen a ser nocivas. El doctor en psicología de la UPV/EHU, Aitor Aritzeta Galan, ha explicado que “es importante conocer la capacidad de los jóvenes para regular su agresividad, miedo, enfado o estrés mientras conducen, así como comprender y regular las emociones que provocan las drogas y las personas que viajan en el coche, para que no afecten a sus comportamientos de conducción, ya que de ahí se producen muchos accidentes”.

Prevención e investigación

En general se ha medido la inteligencia emocional, “pero nosotros nos hemos centrado en el comportamiento de conducción”, explica Aritzeta. Así, una vez desarrollado el test, éste ha sido validado con cerca de 600 jóvenes, y el análisis de las propiedades psicométricas del test (análisis estadísticos para ver si la escala mide de forma estable las variables) ha demostrado que el test es útil y fiable. Por lo tanto, el investigador está satisfecho “porque hemos puesto a disposición de la comunidad científica y de las administraciones públicas, autoescuelas, etc. una herramienta para medir con rigor el impacto de las emociones en los accidentes que puede ayudar a la prevención de riesgos. Permite elaborar planes de prevención en la administración pública y reducir los accidentes”. EMOVIAL sirve para medir la inteligencia emocional individual y extraer conclusiones grupales.

Las conclusiones extraídas de la investigación han puesto de manifiesto que las personas con alta inteligencia emocional se ven menos expuestas a la vida en general. Además, “las personas que obtuvieron una alta puntuación en el test EMOVIAL, por ejemplo, mostraban más empatía con los peatones y ciclistas”, ha señalado Aritzeta. Desde la perspectiva de género, “demostramos que en esta franja de edad las mujeres tienen una mayor inteligencia emocional que los hombres. Y eso tiene una aportación interesante porque sólo en los hombres se ha encontrado que la primera causa de muerte sea la de los accidentes, pero no en las mujeres. Las mujeres muestran una conducta media mucho más alta y una puntuación más alta de inteligencia emocional en EMOVIAL”, ha añadido.

Este estudio ha ampliado las posibilidades de seguir investigando en este campo, ya que “nos permitirá medir el efecto de la emoción con muchas otras variables y ver qué relación tiene con lo que se mide en EMOVIAL con otras variables”, afirma. Por ejemplo, la inteligencia emocional está directamente relacionada con la percepción del riesgo, “conducir pensando que nunca resultarás herido o después de consumir drogas o utilizando el móvil, es decir, conducir sin hacer caso a los riesgos, es una conducta peligrosa”.

Este tipo de test se adapta a cada país, ya que tiene en cuenta la cultura y la lengua locales. “Consideramos que este cuestionario tiene una gran potencialidad para adaptarse a otras muchas lenguas, ya que es breve y fácil de rellenar”, ha señalado. En este sentido, el grupo de investigación ya ha recibido dos solicitudes de adaptación del test al inglés y al francés. Por tanto, el investigador considera que “el cuestionario puede tener un largo camino”. Por otro lado, se está investigando “para medir la inteligencia emocional en la conducción de personas mayores y cómo ésta afecta a sus comportamientos”.

Referencia bibliográfica