De proyecto a realidad

Un trabajo de fin de grado sobre un chasis de car-cross se aplica en la construcción de un vehículo de competición

  • Crónica

Fecha de primera publicación: 06/07/2015

Alberto Urrutia Montejo, estudiante de la Escuela Universitaria de Ingeniería de Vitoria-Gasteiz, ha realizado su trabajo de fin de grado sobre el ‘Análisis estructural de un chasis car-cross', un proyecto que se ha aplicado en la construcción de un vehículo de competición en esta categoría.

Dirigido por el profesor Gonzalo Carlos Gonzalo, del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, la investigación planteaba el análisis y construcción de un chasis de competición tipo tubular. Este modelo de fabricación permite obtener una estructura con una gran relación entre resistencia y peso del vehículo, dentro de la categoría Car Cross división IV del campeonato de España de autocross.

Este tipo de vehículos ofrece unas altas prestaciones con un bajo coste de fabricación. Como explica Alberto Urrutia, "son vehículos que montan propulsores de motocicleta de 600cc de serie, lo que hace que tengan una alta relación potencia-peso". Existe una reglamentación, acordada por la Real Federación Española de Automovilismo (RFEDA), en la que se indican las características que debe cumplir un vehículo de esta categoría para que pueda estar homologado y competir en el campeonato de España.

Entre estas especificaciones están el tipo de tubos de acero a utilizar en la construcción del chasis, cuya estructura de seguridad deberá estar homologada por la RFEDA, y el estudio de resistencia de materiales en el que se demuestre que dicha estructura resiste los parámetros establecidos. Además, en la totalidad de la estructura, no se debe producir ni rotura ni deformación plástica superior a unos valores en función de diferentes casos de carga.

Estos y otros apartados han compuesto el trabajo realizado por este alumno de la E.U. de Ingeniería de Vitoria-Gasteiz que, gracias a la colaboración de Axier Parro Ribacoba, se ha podido aplicar en la construcción de un vehículo car-cross de competición con la intención de una futura comercialización.

El vehículo va a competir en el campeonato de España de autocross, tras proceder a su homologación en la RFEDA, y se le ha bautizado con el nombre Power Race Vehicle ‘PRV', en honor al nombre de la futura empresa PRV Racing.

 

Fotografías: UPV/EHU.