Ángel Elías

Observatorio ToShare: para un reparto justo de la riqueza

Decano de la Facultad de Relaciones Laborales y Trabajo Social

  • Cathedra

Fecha de primera publicación: 17/05/2019

Ángel Elías
Ángel Elías. Foto: Mikel Mtz. de Trespuentes. UPV/EHU.

Este Observatorio (para entrar en su web basta con escribir “Toshare” en Google) se crea el 20 de diciembre de 2018, tras ser aprobado por unanimidad en la Junta de la Facultad de Relaciones Laborales y Trabajo Social de la UPV/EHU, donde tiene su sede, y cuenta con la participación de los Institutos Gezki (economía social), Hegoa (cooperación y educación al desarrollo sostenible), así como del grupo consolidado de investigación Parte Hartuz (participación) y otras muchas personas de la UPV/EHU. Igualmente, se apoya en una red abierta compuesta actualmente por 23 entidades colaboradoras públicas y privadas.

El nombre del Observatorio tiene como precedentes el lema de nuestra Facultad de Relaciones Laborales y Trabajo Social “por la igualdad y por un reparto justo de la riqueza”, así como el proyecto europeo ‘ToShare Addressing technological transformations: exploring and sharing knowledge to co-create a Strategy for a diverse, inclusive, sustainable and smart Europe’, que fue presentado a la Convocatoria Horizon 2020, el 13 de marzo de 2018.

El Observatorio entronca con la misión, visión y con el primer y segundo Objetivo del “Eje III. Relación con la sociedad” del Plan estratégico de la UPV/EHU 2018/2021, de “convertir a la universidad en una institución que promueve el desarrollo sostenible, la inclusión y el compromiso social” y donde se compromete con la Agenda 2030.

Encuentra su justificación en la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, especialmente en sus artículos 22 y 25.1, que tienen su desarrollo en el art. 11.1 del Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966 (en lo sucesivo PIDESC), que forma parte del ordenamiento jurídico español tras haber sido ratificado y publicado por España y que reco­noce “el derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso alimentación, vestido y vivienda adecuados, y a una mejora continua de las condiciones de existencia”. Conforme al artículo 2.1 del PIDESC “Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se compromete a adoptar medidas, tan­to por separado como mediante la asistencia y la cooperación inter­nacionales, especialmente económicas y técnicas, hasta el máximo de los recursos de que disponga, para lograr progresivamente, por todos los medios apropiados, inclusive en particular la adopción de medidas legislativas, la plena efectividad de los derechos aquí re­conocidos.” También en los Objetivos del Desarrollo Sostenible (en lo sucesivo ODS), acordados el 25 de septiembre de 2015 en Nueva York, que se concreta en 17 Objetivos y 169 metas interrelacionadas, de carácter integrado e indivisible. Una agenda y unos objetivos que retoman los anteriores Objetivos del Desarrollo del Milenio y pretenden conseguir lo que éstos no lograron, conjugando las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental.

Pero desgraciadamente la proclamación de los derechos humanos y de los ODS está lejos de plasmarse adecuadamente en la realidad. La acumulación de riqueza en pocas manos, el incremento de las desigualdades y las diferencias abismales entre quienes más tienen y el extremo más pobre de la población, son el reflejo de un modelo social y económico que se muestra claramente ineficaz e injusto, y que no permite disfrutar de una vida digna a millones de personas en todo el mundo. Es muy preocupante la falta de información y sensibilización social sobre la existencia de suficiente riqueza y de que, por tanto, el grave problema se encuentra en su injusto reparto.

Afortunadamente, conseguir un reparto más justo de la riqueza es algo en lo que muchas personas y entidades venimos trabajando. Este observatorio persigue convertirse en un espacio de encuentro que permita conocernos y compartir experiencias, contribuyendo a identificar las claves que generan y perpetúan aquella injusta situación, y ofreciendo diferentes miradas sobre una realidad que nos interpela y ante la que queremos plantear soluciones y propuestas. Para ello se promocionan distintas líneas de investigación, que incluyen aportaciones de trabajos finales de grado y de másteres, así como de tesis doctorales donde se aborda de forma transversal la igualdad de género y, sin perjuicio de otros, se profundiza en los temas siguientes:

- Exigencias derivadas en materia de reparto de la riqueza del cumplimiento de los Derechos Humanos y de los Objetivos del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.
- Profundización en el concepto de riqueza en relación con el PIB.
- Identificación de la riqueza generada por la Industria 4.0 y las nuevas tecnologías.
- Conocimiento de la distribución de la riqueza.
- Búsqueda de sistemas fiscales progresivos para un reparto justo de la riqueza.
- Fortalecimiento del sistema de protección social y estudio de las consecuencias derivadas de la incorporación de una Renta Básica (universal e incondicional).

De este modo se desea contribuir a crear una ciudadanía más crítica y participativa en las políticas públicas, lo que redundará en el fortalecimiento de la democracia y en que las instituciones y los gobiernos acometan una justa distribución de la riqueza que permita un adecuado sistema de protección social y, con ello, un avance significativo en el cumplimiento de los compromisos internacionales en materia de Derechos Humanos y en el logro de los ODS.

Para finalizar quiero invitar a todas y todos a sumarse a este Observatorio, recordando que el alumnado puede participar también dentro del programa de voluntariado, lo que le otorga derecho a reconocimiento en créditos.