Oskar González Mendia, ganador del concurso DIPC-Jot Down de divulgación científica

El profesor de las facultades de Ciencia y Tecnología y Bellas Artes de la UPV/EHU vence con el relato ‘El detective que bebía whisky con hielo”

  • Noticias

Fecha de primera publicación: 26/10/2018

Oskar González. Foto: UPV/EHU

Oskar González, profesor de las facultades de Ciencia y Tecnología y Bellas Artes de la UPV/EHU, ha ganado el concurso DIPC-Jot Down de divulgación científica con el cuento  ‘El detective que bebía whisky con hielo’.

El relato, protagonizado por el detective Martín Bucareli, no cuenta una historia de investigaciones al uso sobre asesinatos, secuestros o maridos infieles. Sólo investiga cuadros; en este caso, indaga sobre la autenticidad de un famoso cuadro del siglo XV, un supuesto óleo de Robert Campin (Maestro de la Flemalle), el pionero del arte flamenco.

“Tengo una sección en el Cuaderno de Cultura Científica de la UPV/EHU llamada KimikArte y trabajo el tema Ciencia y Arte. Uno de los temas más interesantes es el de las falsificaciones y cómo las técnicas analíticas pueden ayudar a detectarlas. En junio di una charla al respecto y al prepararla encontré auténticas historias de novela, así que pensé en hacer mi propio relato”, explica Oskar González sobre el origen de su relato.  

González se muestra satisfecho por ver que el trabajo que lleva preparar esos artículos tiene su recompensa, “más por el reconocimiento que por el propio valor económico”. Este profesor de la UPV/EHU  no es un escritor novato; de hecho, en la edición de 2016 del concurso DIPC-Jot Down logró el segundo premio con el relato ‘Quitando el velo a un Picasso’, que fue “mucho más importante” para él, ya que era cuando empezaba en el mundo de la divulgación y le ayudó a ver que lo que escribía “gustaba y despertaba interés”.

Doctor en química, Oskar González es además de profesor en las facultades de Ciencia y Tecnología y de Bellas Artes de la UPV/EHU, estudiante de Historia del Arte. “Comencé con un par de asignaturas en la UNED para poder dar mejor las clases, pero me enganchó... Eso sí, voy muy poquito a poco...”, comenta.

Difusión social

Para el profesor de la UPV/EHU la difusión social de la ciencia es transcendental. “Sin restarle importancia a lo que hago, considero mucho más importante en lo que a difusión social de la ciencia se refiere otros ámbitos como la nutrición o la batalla contra las pseudociencias. Creo que hay es donde más trabajo tenemos que hacer. También es vital, por supuesto, la difusión de la investigación que realizamos en los diferentes centros, la sociedad tiene que valorar el trabajo investigador para entender las penosas consecuencias que tienen y tendrán los recortes en investigación. Y para eso hay que sacar la ciencia de los centros de investigación”, reflexiona.

Cree que el tema que él trata —Química y Arte—es más una difusión cultural. “En cierto modo es una manera de que gente que pueda estar interesado en Ciencia o Arte se interese por las dos cosas. Alguien que sepa sobre química acaba aprendiendo sobre Munch, Caravaggio o el Maestro de la Flemalle y alguien que sepa de arte acaba teniendo ciertas nociones sobre la composición de los pigmentos o las técnicas analíticas que se emplean”.

Animado por los premios recibidos González asegura que le “encantaría” dar el salto a la novela. “Pero con tantos frentes abiertos (docencia, estudios, investigación y divulgación) es difícil sacar tiempo y es algo que requiere mucho esfuerzo. De momento voy recogiendo ideas y espero dar continuidad a las aventuras de Martín Bucareli”, revela