Las Galerías de Punta Begoña, un recorrido de historia y aprendizaje

Estudiantes de la Facultad de Bellas Artes realizan este verano la 3º campaña de restauración en el emblemático edificio de Getxo

  • Reportajes

Fecha de primera publicación: 19/08/2019

Miembros del equipo que trabaja en Punta Begoña. Foto: Egoi Markaida UPV/EHU

Recuerdos del ayer, brisa marina, horizonte por doquier, piezas de arte incompletas en plena reconstrucción… Invade la nostalgia, la sensación de un lugar que era distinto y que ha ido perdiendo su magia, pero que poco a poco la va recuperando. Entre el polvo y el cincel se esconden los secretos de otra época, los misterios de las Galerías Punta Begoña, ubicadas junto a la playa de Ereaga (Getxo), son uno de los edificios de principios del siglo XX más significativos de Bizkaia y Euskadi.

Las Galerías Punta Begoña van recuperando poco a poco su antiguo esplendor. El paso del tiempo y la ausencia de uso las había degradado, pero debido a su innegable valor patrimonial, se puso en marcha el proyecto ‘Puesta en Valor de las Galerías Punta Begoña’. Desde 2014 el Ayuntamiento de Getxo y la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU) lideran este proyecto, que también cuenta con la participación de la Diputación Foral de Bizkaia y del Gobierno Vasco.

El proyecto no solo busca regenerar el edificio, sino también generar una cadena de valor: investigar, formar y después transferir a la ciudadanía los conocimientos adquiridos.  De hecho, en el proyecto intervienen cinco grandes grupos de investigación de la UPV/EHU: Grupo de Investigación e Innovación Analítica (IBeA), Grupo de Investigación en Patrimonio Construido (GPAC), Grupo de Hidro(geo)logía-Geotecnia-Medio Ambiente (HGI), Cátedra UNESCO Cultural Landscape and Heritage (CLH) y Grupo de Conservación de Bienes Culturales.

En este último grupo, la profesora de la Facultad de Bellas Artes Lola Rodríguez, planteó hace tres años la conveniencia de hacer campañas estivales con alumnado del grado de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, para llevar desescombrar y recuperar las piezas que allí hubiera y posteriormente restaurarlas.

Previamente fue necesario desarrollar una metodología de trabajo para hacer limpiezas, sobre todo de las pintadas, y comenzar la reconstrucción. Para ello se hicieron pruebas y muestras en azulejos con un relieve similar al de los originales, que se tintaron, y finalmente se pudo valorar con qué y cómo se podían quitar esas pintadas.  “Los ensayos nos ayudaron a simplificar el trabajo experimental, para después llevarlo a la práctica con el alumnado ya in situ”, asegura Rodríguez.

El grupo de Rodríguez fue el primero en incluir estudiantes en el proyecto de puesta en valor de Punta Begoña y tan bien fue la experiencia que han repetido el año pasado y este.  “A ellos les viene bien porque hacen un aprendizaje en algo real, mucho más a pie de calle, y viene bien al propio proyecto porque es una ayuda muy grande. Todos nos retroalimentamos”, explica Rodríguez.

En cada campaña han participado entre 10 y 12 estudiantes, bien de tercero curso que luego se reenganchan en cuarto, bien de máster o doctorado. “Me apunté en la primera campaña y aquí estoy en la tercera todavía. Creo que es una oportunidad para crecer en todos los ámbitos de la vida”, cuenta Juan Bermejo, alumno de Máster de Gestión de Paisaje, Patrimonio, Territorio y Ciudad. Además, “el contribuir a un elemento emblemático de Getxo como las Galerías Punta Begoña te da una satisfacción personal”, reconoce Estibaliz L. Ochoa de Retana, estudiante de doctorado de Bellas Artes.

Durante las tres campañas, el alumnado, con la supervisión y colaboración de la profesora, han acondicionado el salón principal y comenzado la restauración tanto de la galería sur como norte, formando puzles con las olambrillas (azulejo cuadrangular de unos siete centímetros de lado y ancho, representado con una escenografía). “Hemos encontrado unas 25-30 escenografías diferentes en total. Este año hemos encontrado algunas que aún no habíamos visto nunca”, relata Rodríguez.

Proyecto multifuncional

El proyecto abarca campos muy diversos: cerámicas, mármoles, esgrafiados, etc. y otorga un aprendizaje importante, porque se desarrollan diferentes habilidades en diversos procesos y soportes de la restauración.

“Realizo aquí la tesis doctoral por dos motivos:  porque académicamente la investigación que llevo a cabo aquí es un reto y ofrece muchas visiones diferentes en restauración y conservación de patrimonio Toda la problemática que ofrece Punta Begoña es impresionante y muy interesante de investigar. Y porque estas campañas de la UPV/EHU me hacen crecer un poco más profesionalmente, no solo en el manejo de herramientas, sino también a través de realizar prácticas con otros alumnos, desarrollo competencias transversales, y me ayudan a abordar lo que es el mundo de la restauración y conservación”, cuenta Ochoa de Retana.  

“Espero que en algún momento todo el mundo pueda disfrutar de ellas y que se puedan realizar aquí distintas actividades”, sentencia Bermejo.

Y como explica Lola Rodríguez, el beneficio también se extiende a la UPV/EHU. “La universidad demuestra tener capacidad para coordinar proyectos de envergadura. Y se prestigia porque contribuye a la recuperación de un patrimonio del valor de las Galerías Punta Begoña”, afirma Rodríguez.