null

Realizar ejercicios de forma aleatoria mejora la motivación

El aumento de masa muscular fue similar al conseguido en un programa tradicional de entrenamiento

  • Investigación

Fecha de primera publicación: 24/02/2020

Jon Torres y Jordan Santos. Foto: Mikel Mtz. de Trespuentes. UPV/EHU.

Un estudio de la Universidad del País Vasco concluye que la variación aleatoria en la realización de ejercicios tiene un efecto positivo en la mejora de la motivación. Los resultados de ganancias musculares obtenidos de esa forma son similares a los conseguidos en un programa tradicional de entrenamiento con cargas

Cuando el objetivo son las ganancias de masa muscular, el volumen de entrenamiento (cantidad de trabajo), la intensidad (cómo de intensa es cada unidad de trabajo) y la frecuencia de entrenamiento (cuántas veces entrenamos cada grupo muscular) son las variables clave y en las que más se ha centrado la investigación. Sin embargo, la selección de ejercicios y el manejo de ellos son otro factor a tener en cuenta si queremos maximizar las ganancias.

Fuera de la comunidad científica, el término “confusión muscular” se ha utilizado para argumentar que no tenemos que dejar que el músculo se adapte y, por lo tanto, hay que sorprenderle, sometiéndolo a una variedad de estímulos. Sobre ese aspecto, la revista PLOS ONE acaba de publicar el artículo ‘The effects of exercise variation in muscle thickness, maximal strength and motivation in resistance trained men’, que forma parte de la tesis doctoral de Eneko Baz-Valle, dirigida por Jordan Santos-Concejero, del Departamento de Educación física y deportiva de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea.

El objetivo del estudio fue comparar dos grupos de entrenamiento con sujetos entrenados, donde uno de ellos realizó una selección fija de ejercicios durante 8 semanas y el otro fue variando los ejercicios y el rango de repeticiones, manteniendo la misma estructura de volumen de entrenamiento, frecuencia e intensidad.

Para la obtención de resultados se midió el grosor muscular del cuádriceps (vasto lateral, vasto medial y recto femoral), la motivación intrínseca de los sujetos y la fuerza dinámica máxima (una repetición máxima en press banca y sentadillas). Las mediciones se llevaron a cabo en el Departamento de Fisiología de la UPV/EHU y el estudio se ha realizado en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid y la City University of New York. “Los resultados del estudio mostraron diferencias significativas en la motivación intrínseca a favor del grupo que varió los ejercicios de forma aleatoria sesión tras sesión. Sin embargo, no observamos diferencias en las mediciones de grosor muscular y fuerza dinámica máxima entre ambos grupos”, detallan los investigadores.

Con esos datos, se puede concluir que la “confusión muscular” no tiene más beneficios para ganar masa muscular que un esquema estable y, a medio-largo plazo, puede que incluso sea inferior. Sin embargo, aquellas personas que tengan una menor motivación por entrenar pueden beneficiarse del cambio de ejercicios con una mayor frecuencia. “Al fin y al cabo, sin adherencia ni constancia, da igual cómo manejemos el resto de variables”, resaltan.

En la investigación, la rotación del ejercicio se realizó al azar, sin prestar atención a las necesidades y habilidades individuales, por lo que “es posible que una programación individualizada, mediante la cual la selección del ejercicio se manipule cuidadosamente para tener en cuenta los factores biomecánicos, fisiológicos y antropométricos, pueda mejorar aún más las adaptaciones musculares”, concluyen.

Referencia bibliográfica