La UPV/EHU reduce de 110 a 84 el número de sus departamentos

La Universidad impulsará la transición digital para conseguir una estructura sólida y eficiente que vertebre toda su actividad

  • Noticias

Fecha de primera publicación: 26/09/2019

La Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea va a reducir el número de sus departamentos universitarios, de 110 a 84, lo que supone una reducción porcentual del 23,6%. Así se ha acordado en la reunión de hoy del Consejo de Gobierno, que ha tenido lugar en Bizkaia Aretoa.

Como es conocido, la universidad se compone de distintos centros (denominados escuelas o facultades), distribuidos en campus universitarios. En la UPV/EHU estos campus pueden enclavarse en una sola población, como es el caso de Álava, o en varias poblaciones, como son los casos de Bizkaia y Gipuzkoa. Por su parte, los departamentos son conjuntos de profesores, profesoras y profesionales del PAS que comparten un espacio docente común y coordinan la enseñanza de un abanico de asignaturas vinculadas al mismo ámbito de conocimiento. Estos departamentos son transversales, es decir, un mismo departamento imparte ese conjunto de asignaturas en uno o varios centros en los que, por afinidad académica, esas asignaturas vayan a ser impartidas. También forma parte de las funciones de los departamentos el impulso de la investigación en su ámbito de conocimiento. Los departamentos cuentan con una organización interna democrática, con un director o una directora a la cabeza.

La Universidad del País Vasco culminó en 2016 un proceso de reorganización de centros (facultades y escuelas), pasando el número de los mismos de 32 a 20. Esta medida se adoptó con el fin de simplificar la estructura organizativa y optimizar el modelo de gestión. Ahora, la reorganización aborda una reducción de los departamentos, proceso que también tiene como fin mejorar la gestión y, con ella, conseguir también una distribución más equitativa de los recursos disponibles en este nivel orgánico de la estructura universitaria.

El proceso se ha desarrollado en virtud de tres criterios básicos; en primer lugar, considerar la necesidad de que en cada departamento haya un número mínimo de 18 miembros con la categoría de Personal Docente Investigador (PDI) con vinculación permanente y a tiempo completo, y que de esas 18 personas, al menos 12 tengan el doctorado; en segundo lugar, unificar departamentos por la afinidad entre sus ámbitos de conocimiento; en tercer lugar, atender a la afinidad de centros o de campus donde los distintos departamentos impartan su docencia.

En opinión del secretario general de la UPV/EHU, Pedro Iriondo, el proceso de reorganización de departamentos que ahora se inicia tendrá un resultado claramente positivo. “La estructura anterior de los departamentos era fruto de distintas circunstancias históricas. Pensamos que, tras la reorganización de centros, este es un buen momento para rediseñar también la estructura de los departamentos desde una perspectiva de mejora académica, consolidando en cada uno de ellos una mínima masa crítica de personal docente e investigador, enmendando la excesiva fragmentación del mismo, posibilitando una gestión docente más ágil y flexible, y beneficiando la investigación y la transferencia. La reorganización es fruto de un proceso participativo y esperamos que, una vez culmine, ofrezca los mejores resultados”.

Transición digital

Por otro lado, se ha informado en Consejo de Gobierno sobre la creación de la Comisión de Transición Digital, un ambicioso proyecto que tiene como objetivo crear una estructura digital sólida y eficiente que vertebre toda la actividad universitaria. Este objetivo, ya recogido en el Plan Estratégico 2018-2021 de la universidad vasca, representa un importante reto a medio y largo plazo que traerá sensibles mejoras en la gestión y el funcionamiento de la UPV/EHU. El desarrollo de este proyecto comenzará con la definición de un mapa de procesos, con el fin de adaptar o crear bases de datos y aplicativos de desarrollo informático. Ello supone un rediseño del proceso central de gestión de la oferta formativa, que pasará por las etapas de reflexión estratégica, diseño del despliegue y pilotaje.