La UPV/EHU homenajea a las 627 personas que leyeron sus tesis en 2017

La universidad supera el techo de las 600 tesis anuales

  • Noticias

Fecha de primera publicación: 28/05/2018

El año pasado 303 mujeres (% 48) y 324 hombres (% 52) leyeron la tesis en la UPV/EHU. (Foto: Mitxi. UPV/EHU)

El acto de investidura de nuevas doctoras y nuevos doctores ha homenajeado, el 25 de mayo, a las 627 personas que leyeron la tesis en 2017 y a los 43 premios extraordinarios de doctorado del curso 2014-15, profesionales por excelencia en la generación y transferencia de I+D+I. El acto de investidura se ha celebrado en el Aula Magna de la UPV/EHU, en Leioa.

Como viene siendo habitual, la UPV/EHU ha celebrado el último viernes de mayo el acto de investidura de nuevas doctoras y nuevos doctores. El año pasado 303 doctoras (48%) y 324 doctores (52%) leyeron sus tesis en la UPV/EHU. En total, en 2017 se defendieron 627 tesis doctorales, con lo que la UPV/EHU supera por primera vez el techo de 600 tesis leídas en un año. El 19% de los doctores y doctoras de 2017 es del extranjero. También se ha rendido homenaje a los 43 premios extraordinarios de doctorado del curso 2014-15.

La ceremonia ha sido presidida por la rectora de la UPV/EHU, Nekane Balluerka. La invitada de honor del acto de investidura ha sido Begoña Vicario, doctora en Bellas Artes por la UPV/EHU, y que en 1996 recibió el Premio Goya al mejor cortometraje de animación por “Pregunta por mí”, un film que trata la vida de una mujer inmigrante sin papeles que teme por su vida a manos de los traficantes de órganos. Su último corto, Areka (The Ditch) será presentado este mañana sábado, 26 de mayo, en el Festival Internacional de Cine de Seattle.”

En su intervención, la rectora ha destacado la vocación investigadora y formativa de la universidad. “El acto de hoy quiere manifestar, simbólicamente, el profundo reconocimiento de la Universidad del País Vasco a esta nueva promoción de doctores y doctoras. En este momento —ha indicado Nekane Balluerka—, la UPV/EHU produce 10 tesis doctorales por semana. De ellas, un 30% tiene categoría internacional. Estamos, por tanto, orgullosos y orgullosas de vuestro trabajo: es la demostración más clara y palpable de que somos una universidad investigadora. No solo trasmitimos conocimiento, sino que es nuestra prioridad generarlo también. Como he dicho en alguna ocasión, en eso se fundamenta una verdadera universidad, en que no solo extiende fruto, sino que también lo da. El lema de nuestra universidad “eman ta zabal zazu”, se cumple en los dos extremos: da fruto y lo extiende, investiga y enseña.”

Sobre las tesis

De las 627 tesis leídas en 2017, 156 se sitúan en el área de las Ciencias, 139 en Ingeniería y Arquitectura, 98 en Ciencias de la Salud, 124 en Ciencias Sociales y Jurídicas y 110 en Arte y Humanidades. Cabe destacar que 199 tesis fueron internacionales, frente a las 155 del año anterior, y que 82 se defendieron en euskera, 29 más que en 2016.

Así mismo, en el acto se han proclamado también los 43 premios extraordinarios de doctorado, 14 hombres y 29 mujeres, correspondientes al curso 2014/15, que se conceden a las tesis cum laude que destacan por su relevancia internacional, por sus aportaciones científicas y por haber contribuido de manera significativa a la generación de nuevo conocimiento. 12 trabajos pertenecen al área de las Ciencias, 9 a Ingeniería y Arquitectura, 8 a Ciencias de la Salud, 9 a Ciencias Sociales y Jurídicas, y 5 a Arte y Humanidades.

Formación y empleo

En una sociedad basada en el conocimiento, la formación de investigadores es uno de los pilares fundamentales para promover el progreso y el bienestar social. Es por ello que en los últimos años los estudios de doctorado han ido adquiriendo cada vez un mayor protagonismo. Doctores y doctoras están llamados a ser los profesionales por excelencia en la generación y transferencia de I+D+I, ya que estos estudios promueven formar personas con el máximo grado de cualificación y capaces de acometer grandes desafíos. De hecho, quienes acceden a este nivel de formación pueden desempeñar un papel esencial en todas las instituciones implicadas en la innovación y la investigación, tanto públicas como privadas.

Por otra parte, a mayor formación también son mayores las posibilidades de encontrar empleo. La tasa de paro entre quienes poseen un doctorado era en 2012 del 2% en Euskadi, antes de la crisis, en 2008, era del 0%, según los últimos datos del informe El Empleo de los doctores en España y su Relación con la I+D+I Y los Estudios de Doctorado (Conferencia de Consejos Sociales de las Universidades Españolas, 2014)