¿Qué influye en el rendimiento del alumnado?

«Los modelos emocionales–cognitivos son los que mejor explican el rendimiento del alumnado», subraya Sandra Cid

  • Investigación

Fecha de primera publicación: 22/11/2019

Sandra Cid. Foto: UPV/EHU

Sandra Cid, doctora por la UPV/EHU, ha realizado la tesis de ‘Influencia de las habilidades cognitivas y emocionales en el rendimiento académico del alumnado de educación secundaria obligatoria y formación profesional básica”, trabajo con el que pretende responder a la pregunta de ¿qué condiciona el rendimiento estudiantil?

El objetivo principal que persigue el estudio es evaluar en el alumnado las habilidades cognitivas centrándose en la atención, memoria y planificación y las emocionales haciendo hincapié en la inteligencia emocional individual, grupal y la autoestima. Y, por tanto, determinar qué poder explicativo tienen sobre el rendimiento estudiantil.

Esta tesis pretende ayudar a superar la quiebra generacional en cuanto al nuevo perfil del alumnado con respecto a la nueva ley, LOMCE, que alude a un modelo pedagógico que integre el neurodesarrollo para contribuir a erradicar la exclusión educativa y explicar así las razones que pueden estar detrás del fracaso escolar. Para ello, han participado un total de 336 alumnos, 138 mujeres y 198 hombres, de edades comprendidas entre los 14 y 19 años, procedentes de centros educativos públicos y privados-concertados de Vizcaya y Guipúzcoa.

La presente investigación ha logrado determinar que, a nivel cognitivo, el alumnado de la ESO presenta mayor planificación que el de Formación profesional básica (FPB). Asimismo, presenta también mejor memoria y atención y esclarece que las chicas presentan mayor memoria que el resto de estudiantes.

Respecto al nivel emocional, el alumnado de la ESO presenta mayor autoestima general, personal, académica y familiar y mayor inteligencia emocional que los de FPB. Además, en este ámbito son los chicos los que presentan niveles de autoestima general y personal más altos que las chicas.

En definitiva, “las diferentes variables cognitivas, y emocionales pueden subyacer a la capacidad y predisposición hacia el aprendizaje. Este estudio determina que los modelos emocionales – cognitivos son los que mejor explican el rendimiento del alumnado, es decir, la interacción entre las variables cognitivas y emocionales tienen mayor poder explicativo del rendimiento académico del alumnado y la autoestima ha sido un elemento emocional clave para explicar este hallazgo, por ello, reforzarlos podría ser la clave para atajar la problemática del fracaso escolar”, concluye Sandra Cid, doctora por la UPV/EHU.