Idoia Camacho, doctora de la UPV/EHU

«Ser conscientes de cómo comunicamos»

  • Entrevista

Fecha de primera publicación: 20/04/2017

La doctora de la UPV/EHU Idoia Camacho ha publicado el libro 'Formación de portavoces' (Editorial UOC, Barcelona 2017) dirigido a estudiantes, profesionales y personas interesadas en mejorar sus habilidades de comunicación. Aunque la comunicación oral es la gran olvidada del sistema educativo, se puede aprender a comunicar eficazmente. Para ello, recomienda "ser una misma, centrarse en la persona a quien nos dirigimos para aportarle algo de valor y utilidad, y tener muy claros los mensajes principales".

¿Por qué nos cuesta tanto hablar en público?
Porque las capacidades orales son las grandes olvidadas del sistema educativo. En la escuela o en el instituto no se valora lo suficiente hablar en público. Se valoran más otras competencias y conocimientos, y en general no se fomenta que el alumnado salga delante de la clase a explicar sus ideas o los resultados que ha obtenido en un problema o ejercicio. De hecho, muchas veces, salir a la pizarra es visto como un castigo. Y, claro, ese olvido se ve en la universidad, en la política, en las instituciones. Hay muchas personas que saben mucho de su tema pero no saben comunicarlo, cuando debería ser una habilidad básica tanto para la vida personal como profesional.

«Cualquiera puede comunicar de forma efectiva»

¿Acaso nos falta tradición oral?
Que va. La tradición oral existe. De hecho, en pre-escolar los niños y las niñas están muy acostumbrados a contar cuentos, a hacer teatro, a hablar ante los demás… En el aula están en txokos, en un contexto muy comunicativo. Sin embargo, a los seis años, cambia totalmente el entorno. De repente cada uno se sienta en su mesa. Solo ve la espalda de su compañero o compañera. Y con este cambio, se coarta la comunicación oral porque, a partir de ahora, cada uno se centra en su papel, en su cuaderno. Y la capacidad que habían ganado se pierde o estanca; e, incluso, con el paso del tiempo hablar en público se convierte en un castigo.

Y aparece el pánico a hablar en público, ¿cómo se supera?
El pánico, o mejor dicho, el miedo escénico es común a todo el mundo. Pero nuestro objetivo no es eliminar el miedo, sino controlarlo; y ser conscientes de que son nuestras creencias negativas las que lo provocan. Es decir, la situación en sí no es peligrosa; son pensamientos del estilo ‘me voy a quedar en blanco', ‘voy quedar mal', ‘me van a echar del trabajo' los que nos ponen nerviosas. Por ello, hay que ser consciente, estar alerta y cambiar. Pero, al mismo tiempo, el miedo escénico nos puede ayudar a comunicar de forma efectiva. En una actitud excesivamente relajada hablamos, pero no comunicamos.

 «Nuestra principal preocupación debe ser el público»

¿Para comunicar qué técnicas existen?
Hay muchas; pero, lo más importante es ser una misma, no imitar a los demás. Y entre las muchas técnicas que existen, lo mejor es que cada cual escoja aquellas que se ajustan a su forma de ser. Eso sí, la primera recomendación es convertir al público en nuestra primera preocupación. Centrarse en la persona o personas a quienes nos dirigimos, averiguar quiénes y cuáles son sus intereses e intentar ofrecerles algo que les sea de utilidad. Así la comunicación será más fácil y efectiva. Y desde luego, además de ser una misma como he dicho antes, practicar mucho.

¿Necesitamos alguna cualidad especial para comunicarnos?
Ninguna cualidad innata. En la historia encontramos a grandes oradores que tenían defectos y se han convertido en modelos. Por ejemplo, el primer ministro británico Winston Churchill era tartamudo y en sus primeros años en el Parlamento no se atrevía a hablar; o el líder indio Mahatma Gandhi cuando se licenció como abogado era incapaz de leer en un juicio lo que él mismo había escrito. Ellos desarrollaron sus capacidades comunicativas. Ellos se han hecho oradores, no han nacido siendo oradores. Y cualquiera puede tener hacerlo, a su nivel personal porque el estilo comunicativo es propio y único.

«Pérez, Biurrun e Ibarretxe destacan por su capacidad comunicativa»

Nacemos sabiendo hablar, y aprendemos a comunicar cuando sabemos aclarar las ideas o mensajes que queremos transmitir, cuando conectamos con nuestra parte emocional y con la del público, y cuando somos capaces de ponernos en su piel. En ese momento desarrollamos nuestra capacidad comunicativa.

Y en el País Vasco, ¿quiénes destacan, a su juicio, por su capacidad comunicativa?
Como buenas comunicadoras podría nombrar a la periodista Lourdes Pérez y a la jueza Garbiñe Biurrun, ambas con gran capacidad argumentativa y que comunican de forma muy clara y directa. Por la evolución positiva de su comunicación, destacaría al lehendakari Juan José Ibarretxe. Durante años se ha esforzado por mejorar su oratoria para conectar con la gente, también en el aspecto emocional y eso no es muy habitual en los políticos de nuestro entorno. Además aprendió a comunicarse de manera efectiva también en euskera, una lengua que no dominaba al principio de su trayectoria política.

¿Cuál ha sido el proceso para escribir el libro?
Han sido cuatro años de investigación, de recopilación de documentos y experiencia personal. Mi ámbito inicial era la comunicación escrita, y nunca me había preocupado esta faceta hasta que comencé a impartir la asignatura Formación de portavoces. A partir de ese momento, he descubierto un mundo fascinante y me da pena que el curriculum escolar no recoja esta habilidad y su desarrollo dependa de la voluntad del profesorado.

¿A quién está dirigido el libro?
En principio, este trabajo está dirigido a estudiantes de comunicación y a cualquier persona interesada en mejorar sus habilidades; al fin y al cabo, el 85% de nuestro éxito depende de nuestra capacidad de comunicar ante los demás. En el libro, los primeros cinco capítulos explican la labor de un portavoz en una organización, mientras que la segunda parte está dirigida a cualquier persona que quiera mejorar su comunicación en su trabajo, en las reuniones de vecinos, en clase… Así este apartado propone herramientas para elaborar un discurso o una presentación en público. Eso sí, cada persona tenemos nuestra manera de comunicar, nuestro estilo; tenemos que encontrar aquellas técnicas que mejor se adapten a nosotros; y ser conscientes de cómo comunicamos.

Idoia Camacho Markina (Barakaldo, 1972). Licenciada y doctora en Periodismo por la UPV/EHU es profesora agregada y en la actualidad imparte las asignaturas de Periodismo Especializado y Formación de Portavoces. Sus líneas de investigación son las siguientes: Periodismo especializado, Comunicación sobre salud, Ética de la información, Comunicación corporativa. Desde hace año y medio, vicedecana de Comunicación y Relaciones Externas de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación.