Intervenciones públicas (2021)

Acto solemne de apertura de curso 2021-2022

Donostia / San Sebastián, 15 de septiembre de 2021

Lehendakari jauna; Eusko Legebiltzarreko presidente andrea; Hezkuntza sailburu jauna; herri agintariok; errektore jaunak; EHU-ko errektore ohiak; klaustroko kideok; jaun-andreok:

Egun on.

COVID-19ak eragindako egoera latz honetan gure unibertsitateak lanean jarraitu du: irakasten, ikasten, ikertzen, dibulgatzen… eta guzti hori gure unibertsitate komunitatea osatzen duten lagun guztien eta inguruko erakundeen lanari esker izan da. Nire hitzaldiari ekin aurretik, beraz, hona hemen bideo labur bat gure esker-ona publikoki agertzeko.

Dijo un conocido filósofo que el saber nos hará libres. Y sí, el saber nos hace libres, pero también nos une. El mejor entendimiento de quiénes somos, de cómo es el mundo que nos rodea, se convierte en un valioso instrumento para convertir aquello que nos es lejano y ajeno en algo cada vez más cercano y más propio.

La labor de la universidad es alimentar la libertad de pensamiento, una libertad basada en esa soka, a la que aludía Karmele Jaio en su extraordinario texto; se trata de un cabo, de una conexión que nos vincula: el conocimiento.

Knowledge. Scientific knowledge. Professor Albert Fert has also spoken about that. It is an honour for us that he has joined our faculty. I would like to thank him for his interesting speech on science, teaching science, along with the valuable testimony of his personal recollections. And I also thank Professor María Blanco-Rey for her introduction.

Iazko martxoan, aurre egin behar izan genion egoera berri bati, guztiz ezezaguna zitzaigun egoera bati. Geroztik, unibertsitateko kideek ahalegin handia egin dute indartsu eta agerian mantentzeko jakintzaren eta askatasunaren arteko lotura estu hori.

Egoera honi aurre egiteko, funtsezkoa izan da birusaren portaera ulertzea, pertsonen erreakzioa egoera berriaren aurrean, haren ondorio psikologikoak kontuan hartzea, emandako mezuen eta politika publikoen garrantzia nabarmentzea, datuak kudeatzea edo gestio ekonomikorako mekanismo eraginkorrak edukitzea. Metatutako jakintza horrek berebiziko garrantzia izan du, gure gizartea kolokan ez jartzeko eta gero eta irekiagoa, jakintsuagoa eta inklusiboagoa izango den eredu baterantz eboluzionatzen jarraitzeko.

Este conocimiento acumulado se transmite y amplía de generación en generación. Hoy estamos formando a la llamada generación Z, personas que ya han nacido en la era digital, nativas digitales, acostumbradas desde su infancia a móviles, tabletas y aplicaciones diversas.

A esta generación la formamos, en buena medida, personas pertenecientes a la generación del baby boom, generación X, que se instruyó en pizarras, en bibliotecas, en un mundo sin espejos virtuales.

El año 2020 nos ha dejado una lección clara a generaciones jóvenes y maduras. Las nuevas generaciones, acostumbradas a lo virtual, han valorado más que nunca la importancia de la presencialidad en su formación universitaria y en sus relaciones sociales. Por nuestra parte, las generaciones maduras nos hemos sumergido en un universo lleno de herramientas digitales, con el fin de mantener la formación a la altura de los cursos anteriores a la pandemia. Ahora somos más conscientes de la importancia de disponer de nuevos conocimientos, de nuevas habilidades y de las ventajas de utilizar todos los medios a nuestro alcance (presenciales y digitales) no como sustitutos, sino como complementarios.

Por ello, creo que el equilibrio logrado entre el uso de las plataformas online y el mantenimiento de la presencialidad al nivel mayor posible ha sido uno de nuestros mayores logros en el pasado curso.

Emaitzei dagokienez, pandemiaz ezer jakingo ez lukeen norbaitek gure unibertsitateari erreparatu eta soil-soilik idazkari nagusiak azaldutako memoriaren datuak aztertuko balitu, ez luke ezer deigarririk ikusiko joan den ikasturtearen datu kuantitatiboetan. Oro har, adierazleek aurreikusitako joerari eutsi diote, oso positibotzat har dezakeguna.

Euskal Herriko Unibertsitatea erakunde sendo bat da, eta etengabeko bilakaeran dago. Euskal herritar gehienek unibertsitate honetan ikasi edo ikasten dute, eta munduko unibertsitate hoberenen % 2aren multzoan dago. Azken batean, gure herriko goi mailako prestakuntzaren eta ikerkuntzaren motor nagusia da. Gure unibertsitate publikoa funtsezko erakundea da Euskal Herriaren kanpo proiekzioan, nazioarteko eta diziplinez gaindiko aliantzei esker.

Pero si acercamos la lente y desciframos los proyectos detrás de los fríos datos, veremos cómo, efectivamente, la pandemia sí ha dejado su huella. En marzo de 2020 no solo hubo un cambio para adaptar la formación. En el ámbito de la investigación apareció una pregunta decisiva: ¿qué puede aportar la labor investigadora en un contexto complicado y desconocido como ese al que nos abocaba la pandemia?

Basta combinar los términos EHU y covid en buscadores académicos para hacernos una idea del enorme volumen de investigación que se ha desarrollado para luchar contra la pandemia y sus efectos. Por mencionar un solo ejemplo con alta repercusión: un grupo de investigación ha descubierto nuevos compuestos que impiden la infección por coronavirus, a partir de investigaciones enfocadas en la incidencia de las proteasas en el cáncer.

Este grupo, como tantos otros, no ha surgido este año, ni siquiera tenía entre sus líneas previas de investigación el estudio concreto del virus. Pero su conocimiento acumulado le ha servido para analizar la situación actual y aportar soluciones. Muchos otros grupos han abordado el problema desde perspectivas diferentes y han sumado su aportación en aras de encontrar las mejores respuestas para paliar los posibles efectos perniciosos, sea a nivel sanitario, psicológico, económico, sociológico o jurídico, en definitiva, a nivel humano.

Esto es también fruto de la evolución de la Universidad del País Vasco, que teje su identidad abriendo nuevos horizontes y buscando equilibrios. Equilibrio entre la formación específica y altamente especializada, y la necesidad del entendimiento entre diferentes, con perspectiva amplia. Equilibrio entre la investigación prolongada, con la mirada puesta en el largo plazo, y aquella otra orientada a encontrar soluciones rápidas y finalistas. Equilibrio entre apertura al mundo y enriquecimiento de nuestra cultura. Equilibrio entre líneas pioneras de investigación y desarrollo de las ya consolidadas. Equilibrio entre proyectos personales y proyectos colectivos.

Oreka bilatzeak gako horiek guztiak kontuan hartzea esan nahi du. Kontua ez da gako horien artean aukeratzea. Aitzitik, elkarren osagarri izan behar dute, ez bata bestearen ordezko.

Hori guztia unibertsitatea osotasun gisa hartuta egiten da. Lan horiek guztiak ez ditu pertsona bakoitzak indibidualki egiten. Pertsona guztiok ez dugu denetarik egin behar, ezta une oro gauza bera egin behar ere. Hori horrela, nola aurkitu oreka egokiena gure lanean? Nola lortu gero eta hobeagoa izango den unibertsitate bat?

Decía Adam Smith que “para obtener el mejor bien común, es importante que cada uno haga lo mejor para sí mismo”. Pero hace mucho que John Nash añadió un ingrediente a la búsqueda del bien común, demostrando que los resultados son más provechosos, tanto a nivel individual como colectivo, si además cada uno hace lo que es mejor para el grupo.

Unibertsitate batek proiektu kolektibo bat behar du, eta proiektu horretan gauden pertsona guztiok haren parte sentitu behar dugu. Kontua ez da soilik unibertsitatean lan egitea. Unibertsitatea sentitu behar dugu gure bizitzaren atal garrantzitsu gisa. Gizartearen alde eginiko lanak onura pertsonal bat ere dakar gure bizitza pertsonala eraikitzeko eta, aldi berean, bizitza hori azaltzeko eta justifikatzeko orduan, eta harrotasunez eta konpromisoz onartu behar dugu hori.

Y en la aportación total se transmite al cuerpo social un beneficio cualificado que es mucho mayor que la suma de esas aportaciones específicas. Aportaciones que alineamos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Así, situamos a la universidad en el centro de la sociedad y a la sociedad en el centro de la universidad.

En lo concreto, esto significa ampliar la cadena de valor del conocimiento, desde su generación hasta el beneficio social.  En los procesos de innovación tecnológica, hablamos de los TRL (Technology Readiness Level), que califican el grado de madurez de una tecnología específica. Los niveles inferiores se atribuyen a la generación de conocimiento, los medios a la investigación aplicada, y los niveles más altos a la explotación de patentes y a la comercialización del producto fruto de la innovación tecnológica.

Sin embargo, en los últimos años se está extendiendo un nuevo concepto, que subsume el anterior y abre el foco a una realidad social más amplia, Societal Readiness Level, para medir el Nivel de Madurez Social en los procesos de innovación social.

En la Universidad del País Vasco investigamos para ampliar el nivel de madurez de las ideas, y entendemos la cadena de valor no como un desarrollo lineal sino como un desarrollo circular. Las implementaciones generan preguntas, y con ellas investigaciones, nuevas respuestas, proyectos innovadores que revertirán en la sociedad, cuyos resultados debemos evaluar, como dice la premio Nobel en Economía Esther Duflo, “con la misma precisión que los efectos de un nuevo medicamento”.

Esto significa monitorizar la aportación de nuestra actividad universitaria, identificar nuestros grupos de investigación en relación con objetivos de país, y generar más y mejores alianzas internas y externas, colaborando a la recuperación económica, a la adaptación a nuevas circunstancias y a la búsqueda de nuevas líneas de desarrollo, sea en salud, digitalización, educación, obtención de energías limpias, transporte sostenible, cuidados de nuestro territorio y de nuestro mar.

Lankidetza horrek, gizartera hurbiltze horrek espazio zabal eta balioaniztunak behar ditu. Garrantzitsua iruditzen zait gai hau hemen nabarmentzea, Carlos Santamaria Zentroan, hain zuzen ere orain, egun gutxi batzuk falta direnean eraikinak hamar urte betetzeko, kultura ekintzez eta era guztietako ekitaldi akademikoz eta artistikoz beteriko urteak.

Medikuntza eta Erizaintza Fakultatearen eraikin berria altxatzeko tramiteak martxan daude, gure unibertsitateko kideek eta Euskadiko osasun sektore osoak gogo biziz desio duten egitasmoa. Datozen urteetan, azpiegitura berriak eraiki nahi ditugu ere Gasteizen eta Donostian.

Bestetik, Zorrotzaurre ingurua hirigintza gune berri bihurtuko da, eta hezkuntza eta berrikuntza jarduerek pisu handia izango dute hor. Euskal unibertsitate publikoak horrelako ezaugarriak dituen leku batean egon behar du, eta hor egongo gara, jakintza ardatz berri bat eratuz Bilbo erdialdean.

Azpiegitura berriek presentzia fisikoa emango digute, eta jakintza ardatz bat definitzeko aukera emango digu horrek: Ekonomiatik Osasun arlora, Hezkuntzatik, Zuzenbidetik eta Ingeniaritzatik igarota. Nerbioi ibaiaren itsasadarra zeharkatuko duen ardatza, gure unibertsitatea inguru horretan agerian jarriko duena, jadanik hemen ere, Donostian, egiten duena, edo Gasteizen.

Iragazkortasun soziala hobetzeko, garrantzitsua da lurraldean fisikoki egotea, baita itsasoarekiko lotura ere. Itsasora begira bizi den herri bat gara, gure unibertsitatea bezala. Bilbon, itsasadarra dugu; Portugaleten eta Plentzian, badia; Donostian, Kontxako badia. Gainera, itsas jakintzari loturiko itsasargi ugari ditugu, eta haien argi izpiak lotu nahi ditugu modu ageriago batean gure itsasertzaren luze-zabalean.

Lehendakari, jakin badakit desafio handiak ditugula herri gisa. Gaur eta hemen, berretsi egin nahi dut Euskal Herriko Unibertsitateak, euskal unibertsitate publikoak duen konpromisoa zeregin horretan, gure erakundeekin eta gure gizartearekin batera. Horrela erantzun nahi diogu gugan jarri duten konfiantzari.

Badakigu konfiantza handiagoak erantzukizun handiagoa dakarrela. Unibertsitate hau prest dago erantzukizun handiago hori onartzeko eta, aldi berean, jakintza oinarria, gure giza kapitalaren maila, ideien heldutasun maila eta gure herriaren ongizatea handitzeko.

Hace unos pocos años, un informe de la OCDE advertía que el aumento en la productividad no vendrá de una mayor inversión en tecnología, sino de una mayor eficacia en la combinación de inversiones en capital con el mejor aprovechamiento de las capacidades de las personas.

Laura Schulz, una investigadora especialista en ciencia cognitiva, decía: “Si invertimos en educación como invertimos en alta tecnología no solo estaremos soñando con un mundo mejor, estaremos haciéndolo”.

Inversión en capital humano, en ideas, en alianzas. Por supuesto la inversión es importante, pero también necesitamos normas flexibles que nos permitan competir en condiciones similares a las de otras instituciones con las que se nos mide, sin tener en cuenta estas diferencias en inversión y en normativa.

Hace pocos días se ha presentado un proyecto de ley de universidades. Desde las universidades públicas, apostamos por un marco normativo más ágil y eficaz. Creo que no tiene sentido que sea más sencillo ejecutar un euro público en una institución privada que ejecutar un euro privado en una institución pública. Rendición de cuentas, por supuesto; transparencia en la gestión, también; mejora en los resultados, sin duda; pero insisto: o somos capaces de que las leyes entiendan y faciliten el quehacer de las universidades públicas, o nos podemos ahogar en nuestro propio éxito.

Por ello pido la comprensión y el apoyo de nuestras instituciones para que el nuevo marco legal se encamine en esa dirección.

Por nuestra parte seguiremos formando, investigando, colaborando, democratizando el conocimiento. El futuro es incierto y el conocimiento limitado, pero trabajando conjuntamente ensancharemos esos límites y estaremos mejor preparados para gestionar la incertidumbre.

No sé si he transmitido con convencimiento nuestro potencial y la importancia de proyectos consensuados y alianzas sólidas. Si no lo he logrado, seguro que lo haré a través de los versos de Xabier Lete:

Itsasoan urak handi dire,
murgildu nahi dutenentzat
gure herriko lanak handi dire,
astun dire, gogor dire,
zatiturik gaudenontzat
”.

Mila esker zuen arretagatik eta, ez ahaztu, Eman Ta Zabal Zazue.