Fabricación aditiva

Un aspecto clave en la fabricación aeronáutica es el material. Por un lado está el elevado coste de los materiales utilizados, capaces de resistir acciones mecánicas a muy altas temperaturas. Por otro lado se encuentra la necesidad de reducir lo máximo posible el peso de los componentes. Para ello, la fabricación aditiva es una tecnología que permite optimizar el diseño de las piezas reduciendo considerablemente el peso del componente y aumentando su rigidez sin introducir uniones intermedias en diseños complicados. Además, el hecho de fabricar añadiendo material, en lugar de mecanizando, reduce considerablemente el coste del material necesario para materializar el componente. Aspectos muy interesantes a considerar en cualquier sector industrial, pero más si cabe en el aeronáutico.

El CFAA dispone de máquinas que trabajan en las dos tecnologías de fabricación aditiva para material metálico más comunes y, además, dispone de todas las medidas necesarias para trabajar con polvos metálicos con seguridad. Estas tecnologías son:

  • Selective Laser Melting (SLM) o fabricación aditiva mediante polvo pre-depositado capa a capa en atmosfera protegida. Para ello se dispone de una máquina Renishaw AM400.
  • Laser Material Deposition (LMD) o aporte de material empleando una boquilla para depositar el polvo metálico. Se compone de una célula robotizada de soldadura láser con boquilla coaxial para aportar material.