Presentación de la Red

Fue en el año 1997, cuando por iniciativa del profesor Francisco Javier Caballero Harriet la UPV/EHU impartió el primer programa de máster en América Latina. Desde entonces nuestra Universidad ha ido aumentando y consolidando su presencia académica de posgrado en aquel continente en el marco de un proyecto específico de relación y colaboración internacional que se materializa a través de ese instrumento académico que representa la Red Latinoamericana de Posgrado de la UPV/EHU. 

Un total de 17 universidades de 12 países, vinculadas mediante convenio a la UPV/EHU, participan en la actualidad en la Red Latinoamericana de Posgrado. El objetivo de este organización es servir de soporte institucional para vehiculizar el desarrollo de los programas de máster y doctorado que impartimos en las universidades convenidas. Este entramado de universidades conforma una verdadera comunidad académica del más alto nivel, por la que han pasado más de 1.500 estudiantes y en la que se habrían defendido, hasta el momento, más de 160 tesis doctorales.

El proyecto de la Red ofertado por la Universidad del País Vasco tiene la ambición de aumentar la presencia internacional de la UPV/EHU con un objetivo central de contribuir al desarrollo académico de calidad en aquellos países y a través de aquellas universidades que manifiesten un interés explícito por hacerlo. Nos dirigimos a universidades comprometidas con la formación de calidad y con una potencialidad académica relevante, pero situadas en entornos en los que les resulta imposible su desarrollo en base, exclusivamente, a los recursos locales. La presencia física en las universidades convenidas representa un recurso metodológico imprescindible para conseguir nuestros objetivos. Una necesidad que justificamos en base a dos razones fundamentales:

  • Nos permite materializar ese contacto docente-estudiante absolutamente imprescindible para garantizar una formación universitaria de calidad. Nuestra presencia les permite atender a unos procesos formativos de calidad a los que, por razones de coste, no tendrían acceso por falta de recursos económicos.  

  • En segundo lugar, hay que entender que cada país latinoamericano nos describe una realidad específica en todos los ámbitos de comportamiento (institucionales, económicos, educativos, lingüísticos, etc.) en la que se plantean problemas que van a reclamar soluciones, también específicas, distintas a las que se registran en nuestros contextos europeos. Nuestros programas académicos tendrían esa vocación última de formación de los recursos humanos de las universidades convenidas, especialmente de su profesorado, en líneas de investigación profundamente ancladas en las necesidades específicas de sus países de pertenencia. La presencia física permite una aproximación más completa a esas realidades singulares que deben estudiarse. 

En coherencia con los argumentos señalados y concretando los criterios académicos defendidos en el marco de la Red para el diseño de los programas ofertados podemos decir lo siguiente:

  • Siempre hemos entendido que la oferta de másteres debe adaptarse a las necesidades académicas de las universidades con las que trabaja y, en este sentido, debe entenderse como una realidad “viva” sensible a las necesidades de la universidad convenida. Las ediciones de los programas de máster no siguen una rutina establecida, sino que responden a la existencia de una demanda que se concreta en cada periodo académico. Los programas que se ofrecen trabajan en base a un planteamiento de contenidos temáticos amplios, abiertos, capaces de satisfacer a una demanda que tendrá intereses formativos diversos. Nuestra actividad tiene sentido en la medida en que proponga un proyecto académico de utilidad para la universidad/país que lo acoge.

  • Los contenidos de los programas deben tener una vocación aplicada. Tenemos la obsesión de resultar útiles para las universidades/sociedades de acogida porque sólo en esta circunstancia tendría sentido nuestra presencia allí. No hay que perder de vista que estamos actuando en países con algunas deficiencias académicas, particularmente en el ámbito universitario. De ahí que al diseñar los programas hay que decir que se construyen atendiendo, tanto a la necesidad de reflexionar sobre el núcleo central de conocimientos que conforman los saberes propios de las áreas de conocimiento que manejan, como al hecho de focalizar la utilización de ese conjunto de saberes que conforman el cuerpo teórico de las disciplinas soporte, en una dirección de aplicación práctica guiada por las especificidades que presenta, en cada caso, la realidad del país de referencia.

El conjunto de la oferta académica comprende las enseñanzas de máster y los programas de doctorado que dan continuidad formativa a los másteres. En sintonía con la línea programática señalada, hay que decir que los másteres que se ofertan estarían orientados hacia la actividad investigadora como paso previo a las enseñanzas de doctorado.

Añadir, por último, que con el objetivo de “hacer comunidad académica”, la Red Latinoamericana de Posgrado de la UPV/EHU celebra, cada dos años, en la sede de alguna de las universidades colaboradoras, un congreso internacional que supone un magnífico marco para el encuentro, la profundización del conocimiento y el intercambio de información, así como para dar a conocer los avances que los doctorandos y doctorandas van realizando en sus investigaciones. Constituye un valioso instrumento para alimentar las actividades de investigación del alumnado de la Red a la par que para relacionar y cohesionar entre sí a las universidades latinoamericanas con las que trabajamos.