BAIGENE

"Gracias a Baigene, los atletas pueden tener información clave para mejorar su rendimiento "

David, Adrian y Jose, los promotores de Baigene no paran. En su sede del Vivero Inizia en el Campus de Álava, están ultimando ya los informes de resultados genéticos para un grupo de runners. Su Kit de análisis genético ofrece informacion personalizada de cara a mejorar el rendimiento de los atletas (capacidad de resistencia aeróbica, lesionabilidad, fatiga, recuperación, termorregulación, hidratación, etc…).

Y al mismo tiempo, David y sus socios coordinan con diseñadores gráficos e informáticos las nuevas secciones de su web y su nueva app (plataforma de compra del kit y de acceso a los informes). Cerrar acuerdos con laboratorios para incrementar su capacidad servicio y mejorar plazos de respuesta, con empresas logísticas para optimizar la entrega, recogida y coste del servicio, y así un sinfín de tareas.

Así es el día a día de un emprendedor: el tiempo dedicado a la gestión supera lo que en principio teníamos en mente. Y esto es algo que este equipo de expertos no sabía al principio del camino. De su etapa anterior, fruto de su carrera de relevancia como investigadores y docentes en el ámbito de la genética, traen consigo un avanzado conocimiento tecnológico, pero aspectos como la comercialización, la imagen de marca, la logística o los costes no entraban en la realidad de su día a día. En estos años, tres desde que surgió la idea, son estos aspectos los que han ocupado gran parte de su tiempo.
 

"Podemos hacer algo de valor con nuestro conocimiento y experiencia"

Baigene nació de una experiencia conjunta en proyectos de investigación en genética forense y de una visión compartida entre los promotores de que "con ese conocimiento se podía hacer algo de valor práctico". A raíz de la experiencia de la obtención de patentes, y tras explorar posibilidades de valorización en el entorno universitario, Adrián y David entendieron que tenían el conocimiento suficiente para impulsar algo ellos mismos, y sus situaciones personales en aquel momento lo hacían posible. Explorando ideas, vieron la posibilidad de aplicar su know-how en otra de sus pasiones compartidas, el deporte. La universidad les orientó a participar en el Taller Agudezia, para comenzar a darle forma real al proyecto. En el Taller, pensado para dar a su proyecto emprendedor un enfoque de gestión, los tutores profesionales les ayudaron a identificar aquellos aspectos que aún debían trabajar más.

"La formación en materia de gestión es necesaria"

Una idea, por muy sólida que sea, no es por sí sola un negocio. Es necesario trabajar y construir al mismo tiempo las diferentes piezas que la conforman, y aprender cosas como que "competidores no son sólo los que ofrecen lo mismo que tú, sino todo aquél que propone algo dirigido a cubrir la misma necesidad". Con la perspectiva que da el tiempo transcurrido desde entonces y las vivencias experimentadas en Baigene, junto con Adrián primero y José, más tarde, David comenta que "ahora me doy cuenta de que entonces no tenía las cosas tan claras como yo creía". Es al ir dando pasos, y cuestionándose alternativas, cuando se va abriendo el camino de lo que es esencial aprender para seguir adelante.

Por ello, recomienda dos cosas a otros investigadores: primero, que se planteen en todo momento que el objetivo de investigar no sea sólo el publicar o patentar, sino tener presente el valor que ese conocimiento puede aportar a alguien. Y segundo, insiste en que la decisión de emprender no tiene por qué ser previa a la participación en cursos o talleres de emprendizaje, probablemente ese tipo de decisiones debiera ser no el inicio, sino el resultado del Taller. "¿cómo decidir si se quiere emprender si no se ha comprendido a través de la experiencia todo lo que ello implica? Lo lógico es vivirlo para decidir después si se quiere continuar."

En su caso, antes, durante y después ha buscado activamente este tipo de formaciones y experiencias, que permiten a personas con perfiles muy técnicos, como es su caso, complementar sus capacidades con aspectos tan necesarios o más que los conocimientos en genética. Gracias a ello, y a promover la colaboración con todo tipo de profesionales de distintos ámbitos, el kit genético para runners cuenta con un diseño muy cuidado y atractivo, cuentan ya con colaboraciones estratégicas en otros deportes que les permitirán crecer (gimnasios, fútbol profesional) y son capaces de evaluar costes o de dimensionar su capacidad productiva y establecer un plan de desarrollo de alianzas sin necesidad de afrontar fuertes inversiones, al menos en un principio. "¿Socios inversores? Parece lo natural en este tipo de proyecto y en este punto de avance. De hecho, ya hemos tenido algún acercamiento en este sentido, pero la entrada de socios puramente financieros sin otro valor añadido en el momento actual que nos encontramos, habría que valora si realmente cubriría alguna necesidad".

David comparte estas reflexiones y concluye con entusiasmo, en su sede social, en el Vivero Inizia: "Nuestro equipo ha dado vida y ha sido capaz de funcionar con recursos limitados, y ahora, que tenemos muy claro nuestro enfoque estratégico, lo que necesitamos son colaboraciones que se sumen e impulsen nuestra estrategia de mercado. Y es en eso en lo que estamos."