VIBIKE -bikes¬triathlon

"Hemos conseguido aquello que definimos en nuestro plan de negocio inicial: ser un punto de encuentro entre deportistas"

Vibike bikes & triatlón (http://www.vibike.com/) ha cumplido ya 5 años, pero Jorge y Rubén no pudieron celebrar ese aniversario como les hubiera gustado a ellos y a sus clientes. El ritmo de trabajo es frenético durante el mes de julio: muchos quieren adquirir una bici nueva para estrenarla en vacaciones, otros hacer la puesta a punto de la que ya tienen, o adquirir los complementos necesarios para participar con éxito en alguna de las muchas pruebas deportivas que se celebran en el territorio con la llegada del buen tiempo, incluso la gerencia tiene que estar pensando ya en la llegada de los nuevos modelos que se recibirán en septiembre (ferias, concentraciones, patrocinios, etc).

Podemos asegurar que en estos años, Vibike ha sido capaz de revolucionar un mercado local que se estaba quedando estancado, que no iba al ritmo que estaban demandando los grandes fabricantes y los consumidores. Fueron visionarios de lo que estaba por llegar e incluso han conseguido aquello que desean muchas empresas, -generar ellos mismos cambios en el ecosistema-. de manera que son ahora las tiendas que llevan "toda la vida" en la ciudad las que intentan seguir ahora su ritmo.

El posicionamiento se ha conseguido a base de entrega, trabajo y entusiasmo de todo el equipo por aquello que hacen. Se ha apostado por una atención muy personalizada, por la presencia en multitud de pruebas deportivas, bien como patrocinadores o directamente como organizadores, además, bajo el Club Vibike se agrupa a decenas de aficionados a estos dos deportes, ciclismo y triatlón; "nos atrevemos a afirmar que hemos conseguido aquello que definimos en nuestro plan de negocio inicial, - ser un punto de encuentro entre deportistas-.

"Dos jóvenes hermanos, juntaron a sus padres y les comunicaron aquello que seguramente no querían oír: Estamos analizando la posibilidad de emprender…"

Pero no ha sido sencillo el camino recorrido. Un año antes de inaugurar la tienda, en plena recesión económica mundial, dos jóvenes hermanos, ingenieros, con puestos laborales estables y experiencia laboral, juntaban a sus padres y les comunicaban aquello que seguramente no querían oír, "Estamos analizando la posibilidad de emprender,…queremos dedicarnos a lo que realmente nos apasiona,… y para ello tendríamos que dejar nuestros actuales trabajos". Una vez pasado el "susto" inicial, el apoyo de la familia desde el principio ha sido fundamental para que ambos hermanos pudieran mantener su entusiasmo a lo largo de todo este tiempo.

"Emprender implica arriesgar y tomar decisiones. Es fundamental medir bien y tener un plan."

Precisamente porque emprender significa arriesgar (en mayor o menor medida), tenían muy claro la importancia de realizar un plan de empresa para medir y analizar cuanto estaban arriesgando y por qué no, tener un plan alternativo en el supuesto de que las cosas no salieran como se habían previsto inicialmente.

Como los dos hermanos no conseguían coincidir todo lo que debían (seguían trabajando mientras maduraban la idea), Jorge no se estaba sintiendo partícipe en la elaboración del plan, dado que lo lideraba en gran medida Rubén, con algo más de experiencia en gestión empresarial.

Consciente de que iba a ser necesario el impulso y capacidades de los dos, Jorge decidió apuntarse a la edición del año 2010 del taller Agudezia ofrecido por la UPV/EHU, para poder vivir el proceso de emprender en primera persona y mejorar sus capacidades de planificación y gestión empresarial. Ya inmerso en el Taller, Jorge se dio cuenta, que su nivel de información sobre el mercado era alto: se notaba que llevaban meses dándole vueltas, y así era más fácil avanzar en la construcción de un modelo cualitativo e incluso cuantitativo. El formato de Agudezia, participativo, basado en trabajo en grupo con otros emprendedores, también le permitió recibir feedback del resto de compañeros sobre su negocio e incluso aprender y tener la visión sobre los proyectos del resto de participantes. Vivir el proceso de organizar información, tomar decisiones y trasladarlas a números le ayudó a comprender mejor las claves de su negocio y cómo afrontar los riesgos (máxime cuando ya estaban en plena negociación de la financiación bancaria del proyecto).

Hoy en día, no olvidan la importancia de tener claro un plan: Tienen implantadas herramientas de planificación en sus procesos, llevado al mundo deportivo "contamos con un GPS que nos ayuda a no salirnos del track (o camino) marcado". Seguramente se habrán cumplido muchas de las premisas de partida, otras no, pero precisamente eso es la Gestión Viva, un proceso en continuo de cambio al que hay que saber anticiparse y tomar decisiones.

Aquel proyecto que empezaron hace 5 años dos hermanos aventureros, emplea hoy a 4 personas apasionadas por el deporte y con un propósito común: vivir de aquello que realmente les gusta: "Ha valido la pena arriesgar".