I+Med

"¿Por qué no intentarlo?"

Raúl Pérez es Licenciado en Ciencias Químicas y Máster en Análisis Forense por la UPV/EHU. Tras acabar su licenciatura, Raúl, de carácter inquieto colaboró con diferentes grupos de investigación en  Universidades como la UPV/EHU, University of Oulu y Universidad Complutense de Madrid. Posteriormente continuó su faceta investigadora en el departamento de Química Analítica de Repsol, y en AJL Ophthalmic como Responsable de I+D y Desarrollo de Producto. En este caminar por la investigación pública y privada Raúl sale fortalecido de esta suma de experiencias y ya lleva en mente una idea innovadora  de la que él está convencido que puede tener éxito en el mercado.

A principios de 2013, Raúl valora la posibilidad de dar forma a su idea y convertirla en negocio. La coyuntura económica no era la más ideal, pero Raúl, lejos de dar marcha atrás se implica en la búsqueda de información y ayudas para emprender su nuevo proyecto. Raúl encuentra entonces un ecosistema de emprendizaje a su alrededor, con instituciones apostando por personas como él a través de recursos y formación, y consigue renovar el entusiasmo de poder terminar de desarrollar algo que ya ha iniciado. "¿por qué no intentarlo?, por lo menos analizar el riesgo, no pierdo nada".

Es aquí y a raíz de su experiencia en el master de Análisis Forense de la UPV cuando conoce el programa Inizia y el curso Agudezia, (Raúl forma parte de "la promoción" del 2013) y entiende que es el siguiente paso lógico para empezar a dar forma a ese proyecto o todavía idea de negocio que tanto le apasiona.

"Lo más enriquecedor fue compartir mi idea de negocio con mis compañeros y a la vez escuchar sus aportaciones"

El formato de "taller" que se utiliza en Agudezia permite y obliga a los emprendedores a desarrollar el modelo de negocio de manera compartida, interactuando en grupo con otros emprendedores. Así, recuerda Raúl, surgieron las primeras dudas. Palabras como polímeros e hidrogeles son poco comunes en el vocabulario de la gente de otras titulaciones, lo cual obligaba a hacer un esfuerzo extra para ser entendido, algo fundamental para poder recibir feedback del resto de compañeros.

Quedaba mucho por hacer: Raúl tenía muy claro el producto o productos que quería terminar desarrollando, pero no se había planteado preguntas del tipo: ¿qué necesidad estoy cubriendo?, ¿a quién se la cubro, segmento de mercado?, ¿qué ventaja tiene mi producto respecto de la competencia?, ¿qué formato utilizo y a qué precio lo vendo?, ¿cómo voy a vender?, etc.

Gran parte de estas dudas se fueron resolviendo a lo largo del taller, y de las tutorías individualizadas, ampliando los mercados a los que dirigir su producto (no sólo hidrogeles para el sector sanitario, sino también, por ejemplo, al veterinario)

Al final del taller, en la presentación final del proyecto ante el resto de compañeros y responsables de la UPV/EHU, se pudo ver ya una estructura de modelo de negocio clara y coherente,sobre la que continuar trabajando. Una vez centrado el análisis y vivido en primera persona el proceso de tomar decisiones, Raúl era consciente de que el trabajo continúa. Como en cualquier empresa en marcha, a cada paso,el emprendedor mejora su conocimiento, el entorno cambia (incluso por influencia del propio emprendedor) y esto va haciendocambiar las premisas de partida y con ellas, el negocio.

"Ha sido necesario vivir cada una de las experiencias intermedias para llegar a lo somos hoy"

El programa Inizia fue el comienzo, la maduración y desarrollo de la idea, los primeros bocetos del modelo de negocio deseado; después vinieron los trámites para conseguir una oficina en el semillero de empresas de la UPV/EHU y poder utilizar los laboratorios de la propia universidad y realizar así los primeros prototipos sin necesidad de realizar grandes y costosas inversiones. También llegaron las primeras ayudas a través de Ekintzaile – CEIA para realizar un estudio de mercado más profundo y el plan de viabilidad detallado. Para esta segunda etapa, Raúl ya no estaba solo: se había incorporado al proyecto otro socio, Iñaki, con experiencia en la implantación y gestión de sistemas de calidad, punto  clave en el negocio: alguien se tenía que responsabilizar de la dura tarea de solicitar y gestionar todas las certificaciones y registros como producto sanitario y medicamento a las que la ley obliga.

Los meses han ido pasando, y el proyecto ha evolucionado. No siempre ha sido fácil, pero se mantiene el entusiasmo como motor del proyecto: se aprendió de los errores, se gestionaron contratiempos…e incorporó un tercer socio, Manu, un ingeniero con experiencia en la fabricación sanitaria y que se ocupa de estructurar el departamento comercial y financiero.  Su primer trabajo está siendo valorar todas las fuentes de financiación posibles, viviendo en primera persona lo desalentador que suele ser que "a todo el mundo le gusta el proyecto, pero cuesta que inviertan en él". En cualquier caso, están seguros de que este esfuerzo acabará dando sus frutos: I+Med  ha obtenido distintos premios y reconocimientos desde las instituciones, constatando que cuenta con un gran potencial de crecimiento y viabilidad.

Hoy, con la entrada de Sergio, ingeniero con experiencia en el desarrollo de I+D en sector biomédico, son ya cuatro socios-trabajadores en plantilla, bajo la forma jurídica de cooperativa, I+Med es una versión más sólida de aquella idea de negocio que dos años antes Raúl Pérez trataba de explicar al resto de compañeros en el taller Agudezia. "Ha sido necesario vivir cada uno de los hitos y experiencias intermedias para llegar a lo que es hoy esta empresa" y todo eso será la base para construir nuestro futuro y seguir creciendo.

Premios y reconocimientos:

  • Ganador de la IV Edición de los Premios INIZIA Uniemprendedores -> enlace
  • Finalistas en los premios Toribio Echevarria. (proyecto Hidrogeles) -> enlace
  • Finalistas en los premios Emprendedor XXI. -> enlace
  • Ganador "tu idea cuenta" Álava Emprende 2015. -> enlace