OBOID

Un proyecto en la vanguardia tecnológica, nacido en la universidad

Oboid es un proyecto que ya cuenta con 3 años de trayectoria como ingeniería aportando soluciones tecnológicas. Su actividad, presente en varias ocasiones en medios de comunicación, se enmarca en un sector de alto impacto tractor, alineado con la estrategia industrial del País Vasco y que las instituciones promueven: Big Data, Internet of Things, Industria 4.0., TEICS, etc…). Todos estos conceptos tan amplios, parecen fuera del alcance de la pequeña empresa, sin embargo Oboid los hace realidad de forma sencilla para cualquier fabricante industrial.

Su promotor, David Díaz de Durana, recuerda sus inicios emprendedores en la UPV/EHU: Era el año 2011 y hacía encaje de bolillos para poder compatibilizar su trabajo como ingeniero, con los estudios de L.A.D.E., una segunda titulación superior que complementaba su formación como Ingeniero Industrial. Un taller de formación realizado en CETIC (Ayuntamiento de Vitoria- Gasteiz) le permitió conocer las nuevas tecnologías que estaban apareciendo con el nacimiento de los smartphones, y todas las aplicaciones tipo Apps, en Android, un software libre que podía ser utilizado por cualquier desarrollador con prestaciones espectaculares. "Electrónica espectacular y barata y aplicaciones a mi alcance: dos ingredientes en los que inmediatamente vi un gran potencial. "¿Como dar forma a todo esto?¿Como pasar de la teoría a la práctica?".

Un día, vió que la Universidad ofrecía el programa Agudezia-Inizia, cuyo eslogan era "dar vida al proyecto de negocio". El ejercicio teórico de hacer el Plan de Negocio, ¿podría convertirse en algo real? ¿en algo vivo? En aquel momento la empresa en la que trabajaba como ingeniero electrónico se encontraba en dificultades. "¿Y si la amenaza de cierre de empresa se convertía en realidad y me veía en la calle y sin empleo? ¿Sería el autoempleo una salida?". "La convocatoria del premio Inizia, con una interesante dotación económica terminó por animarle".

"Comencé hablando sólo de tecnologías,… y salí con un proyecto con nombre y forma"

Sin nada que perder y mucho que ganar, y pidiendo mucha discreción a todo el mundo, dado que me encontraba trabajando en otra empresa, comenzó en Agudezia. "Fui con mi proyecto en Word, bien escrito hablando de las bondades de las tecnologías de base." Tenía la experiencia de más de 10 años trabajando en el departamento técnico de una importante empresa, contaba con la formación técnica en nuevas tecnologías, y aunque tenía formación en gestión empresarial, su perfil era, sobre todo técnico. "¿Qué me aportó Agudezia? Darle la vuelta al proyecto, pensar en términos de mercado, y de sus necesidades y buscar un hueco donde poder realizar un aporte de valor, indagando en las necesidades existentes. Yo fui con un proyecto que hablaba de tecnologías y salí con un plan de negocio sensible a necesidades reales existentes en el mercado", necesidades de pequeños fabricantes de Euskadi, que yo, con mis conocimientos, podía atender solventemente. "Salí con un proyecto que tenía nombre y forma: Oboid."

"Un proyecto bien enfocado me abrió puertas"

El contar con un proyecto de negocio bien enfocado abrió las puertas de toda una red de entidades de apoyo al proyecto: CEIA, era el ecosistema perfecto para su desarrollo, un entorno idóneo para empresas innovadoras y de base tecnológica. "Mis tutores en Agudezia también confiaron en mí y prescribieron mis servicios en tres clientes industriales diferentes, lo que me permitió tener la oportunidad de tener unas primeras experiencias."

El proyecto más reciente de Oboid es el proyecto VISUALIZA, como proveedor tecnológico de la empresa IZA ASCENSORES, empresa de gran trayectoria y  prestigio en su sector, junto a la que hemos desarrollado una tecnología que transforma un ascensor "normal" en interactivo. VISUALIZA es un ejemplo muy claro para ilustrar la innovación y revolución que las tecnologías de OBOID aportan a todo tipo de elementos de uso cotidiano. "Trabajamos a medida del cliente y diseña una propuesta de cómo sus tecnologías pueden revolucionar el concepto que hasta el momento se tiene de un producto. Yo animo a cualquier fabricante que esté realizando un Plan de innovación a que incorpore a Oboid en el proceso, es seguro que se nos van a ocurrir muchas ideas disruptivas: Porteros automáticos, espejos, ascensores, botoneras, electrónica industrial ,…. los productos que pasan por la ingeniería Oboid, nunca vuelven a ser lo mismo." Un ejemplo tangible se puede ver en el edificio de CEIA en Miñano: Oboid ha transformado el concepto tradicional de portero automático.

"Ah, y sí, mi anterior empresa, cerró el pasado mes. Pero no he tenido un solo día de "paro". Hoy me encuentro al 100% dedicado a mi empresa, y este mes me he trasladado de la oficina de CEIA a un pabellón más grande dentro también de CEIA, más adecuado para poder realizar la fabricación de productos que comercializo. Estoy además desarrollando otra línea de soporte técnico electrónico, que me permite completar los ingresos mensuales y estoy satisfecho de mi apuesta emprendedora. Hoy Oboid está vivo y yo puedo vivir con lo que Oboid genera.