Metodología y evaluación

Metodología

La estructura del máster consiste en 60 créditos (ECTS), repartidos por su carácter en 9 obligatorias correspondientes a 2 materias básicas, 33 optativas entre los 60 ofertados en 14 materias, y 18 correspondientes a la Tesis de Máster, también obligatoria.

Las materias del máster se imparten en una de las dos modalidades: presencial y virtual. Están organizadas temporalmente a lo largo del año académico

Para las materias presenciales hay dos sesiones diarias, de 15:00 a 17:00, y de 17:15 a 19:15. Cada materia se desarrolla  a lo largo de días continuados de la semana, por lo que, en general, cada semana hay activas dos materias o, circunstancialmente, tres. Cada año académico se cambia el orden de las materias (de manera que un año está en la primera sesión y el siguiente en el otro), con el fin de posibiltar la inscripción de personas con horarios restringidos.

La Tesis del Máster se desarrolla, principalmente, al final del calendario de cursos.

El tipo de sesiones de los cursos presenciales es mixto, los hay de tipo magistral, los hay de laboratorio y los hay de tipo seminario, para discusión y presentación de trabajos. Para alcanzar los objetivos señalados en otro apartado, los estudiantes realizan, a lo largo del máster, trabajos de laboratorio y presentaciones de los mismos, que sirven para contrastar la adquisición del mencionado conocimiento científico y tecnológico. El reparto de tipos en los cursos depende de los contenidos de las materias respectivas.

Dada la especificidad del máster se aprovechan las sinergias existentes entre distintas materias y se promueve que los problemas sean abordados desde distintas ópticas o materias.

La orientación investigadora del máster permite así a los estudiantes la participación en los grupos de investigación que soportan el máster, tanto en la formación investigadora avanzada como en la difusión de su actividad investigadora.

Para las materias virtuales la metodología es bien distinta.

La formación del estudiante en materia de investigación se completa con la Tesis de Máster que se realiza bien en algún grupo de investigación, o bien en una entidad investigadora externa (centros tecnológicos y empresas convenidas). Aunque la consecución del Máster no obliga a la realización del doctorado, la naturaleza investigadora de los estudios posibilita que la Tesis de Máster se plantee como una labor previa o introductoria a una futura tesis doctoral.

Evaluación

El proceso de evaluación no es uniforme en todas las materias, y dentro de una flexibilidad académica, se deja a los responsables de las materias que evalúen a su criterio.

En todo caso hay una clara diferencia entre las evaluaciones de las materias presenciales y las virtuales.

En las materias presenciales se incide más en la evaluación del proceso de aprendizaje de introducción a la investigación, en el que los trabajos y presentaciones tienen más peso que una evaluación del tipo de examen final, que se restringe casi únicamente a la evaluación de las competencias de adquisición de conocimiento propio de la materia.

Así pues, la Comisión Académica coordina ambos tipos de evaluación para no sobrecargar en demasía a los alumnos en ciertos periodos.

El hecho de que la evaluación del proceso de aprendizaje a la investigación tenga una componente muy importante implica que el control de asistencia del alumnado se haga con rigor.

En las materias virtuales la forma de evaluación es bien distinta.

La Tesis de Máster deberá estar orientada a la evaluación de las competencias generales asociadas al máster. Se evalúa una vez superadas las demás evaluaciones previas. El examen se realiza mediante un acto presencial, en sesión pública, y consiste en la exposición frente a un tribunal, tras el que cada uno de los miembros del tribunal formula cuantas preguntas estime oportunas para evaluar la calidad técnica y científica del trabajo presentado.