Contenido

Charla

FME 50 Urte: "La medicina en la obra de Goya. Una visión desde la neurología"

Autorretrato de Goya y Saturno devorando a su hijo, en pintura

La vida y obra de Goya estuvieron completamente condicionadas por sus enfermedades, vivencias y modo personal de enfrentarse a ellas. Este hecho le hizo estar muy sensibilizado con las cuestiones médicas, propias y ajenas, y con los médicos, tanto en su aspecto formal como en el ejercicio de su profesión. A la hora de analizar la relación de Goya con la medicina podemos hacerlo desde dos ángulos claramente diferenciados, como sujeto activo (sufrido enfermo) o como sujeto pasivo (pintor social y observador que reflejó en sus cuadros la figura del médico, la enfermedad y al sujeto que sufre y sus circunstancias). Su vivencia personal le proporcionó un intenso matiz subjetivo a su valoración de los médicos que al principio fue claramente crítica y peyorativa por su experiencia durante el episodio de 1792 y positiva tras el episodio de 1819. Goya abordó, en muchos casos sin saberlo, diversas patologías con una precisión y detalle que es factible en ocasiones realizar una aproximación diagnóstica visual como en su representación de la acondroplasia, la tiña o la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth.

El neurólogo puede tener un papel relevante en el análisis de la obra artística dado que ella surge de una mente que impresiona a otra, la cual lo juzga según la disposición de su cerebro. Por ello, cuanto mejor entendemos el proceso creador mayor placer proporciona contemplar su resultado, y cuanto más conocemos del funcionamiento cerebral mejor entenderemos el proceso de la creación artística.