La osteoporosis se puede prevenir desde la juventud con actividad física y nutrición adecuadas

Una investigación de la UPV/EHU analiza la salud ósea de jóvenes de 18 y 21 años y lo relaciona con su condición física y la dieta

Fecha de primera publicación: 13/03/2018

Equipo de investigación: Ainhoa Fernández Atutxa, Idoia Zarrazquin, Ana Belén Fraile-Bermúdez, Gotzone Hervás, Fátima Ruiz-Litago y Jon Irazusta (Laura López. UPV/EHU)

La osteoporosis también se puede prevenir desde la juventud con una actividad física moderada intensa y una dieta rica en calcio y vitamina D. Según una investigación de la UPV/EHU, ambos factores contribuyen a mejorar la mineralización de los huesos, y, en consecuencia, se pueden diseñar programas para prevenir y ralentizar la osteopenia y la osteoporosis desde una edad temprana. El artículo ha sido publicado en la revista Nutrients.

La osteoporosis es enfermedad asociada a la edad y a la mujer, aunque cada vez hay más hombres que también la padecen. Esta enfermedad se combate sobre todo con tratamiento farmacológico en el momento en que se detecta. Sin embargo, la prevención en la juventud es una estrategia a tener en cuenta para llegar a la madurez con huesos bien mineralizados y de calidad. Un grupo de investigación de la Facultad de Medicina y Enfermería de la UPV/EHU analiza el estado óseo de jóvenes universitarios para identificar los factores que ayuden a prevenir y ralentizarla.

El estudio llevado a cabo por un grupo de investigación de los departamentos de Fisiología y Enfermería de la Universidad del País Vasco ha analizado la salud ósea de 156 estudiantes de 18 y 21 años. Este es una de las escasas investigaciones realizadas sobre la calidad del hueso de personas adultas que aún no han llegado al punto álgido de madurez ósea (21-30 años). Hasta ahora, se han producido principalmente estudios retrospectivos de los factores que se perfilan como determinantes de la calidad ósea.

La investigadora de la UPV/EHU Idoia Zarrazquin explica que “la mayoría de los estudios realizados hasta el momento están centrados en la edad adulta y en el inicio de la decadencia ósea, traducida en osteoporosis, sobre todo entre las mujeres a partir de los 50 años. Nosotras consideramos que es importante hacer estos estudios previos para conocer qué influye positivamente en la calidad del hueso, porque el margen de mejora es más amplio ya que por delante hay más de una década para incrementar la mineralización lo antes posible”.