Annick Laruelle

¿Y si en vez de votar a favor de un candidato electoral pudiéramos hacerlo en contra?

Profesora Ikerbasque de Fundamentos del Análisis Económico I

  • Cathedra

Lehenengo argitaratze data: 2019/02/06

Annick Laruelle. Argazkia: Mikel Mtz. de Trespuentes. UPV/EHU.
Artikulu hau jatorriz The Conversation argitalpenean aurki daiteke.

Los sistemas electorales habituales ofrecen escasa libertad a los votantes para expresar su opinión. Sin embargo, en la elección de “the best” jugador de la FIFA, los votantes escogen a tres candidatos y los ordenan según sus preferencias.

 

Todos los sistemas electorales son imperfectos…

Las imperfecciones de algunos sistemas son bien conocidas: el sistema presidencial estadounidense, por ser indirecto, sufre la “paradoja del referéndum”: el ganador puede sumar menos votos que su rival, como ocurrió con la elección de Donald Trump en 2016.

 

… pero algunos son más imperfectos que otros

Los sistemas mayoritarios tienen otra deficiencia grave: el ganador puede depender de la presencia o ausencia de candidatos marginales. En 1992, la candidatura de Ross Perot a la presidencia de Estados Unidos perjudicó a George H. W. Bush, quien perdió contra Bill Clinton. En 2000, si Ralph Nader no se hubiera presentado, seguramente George W. Bush no hubiera ganado a Al Gore. En 2002 la eliminación del socialista Lionel Jospin en la primera vuelta de las presidenciales francesas se debió a la presencia de numerosos candidatos de izquierda. De hecho, la introducción de primarias en Francia intenta evitar que se presenten demasiados candidatos, pero no elimina el problema (y tiene otros defectos).

Las leyes electorales se reforman, pero las papeletas electorales permanecen inalteradas a pesar de pedir poca información. Las habituales requieren que el elector vote a favor de un candidato único (o de una lista de candidatos). Pero, ¿por qué tenemos la posibilidad de votar únicamente a favor y no en contra?

Unos pocos sistemas electorales permitieron o permiten un voto de desaprobación. La institución del Ostracismo en la antigua Atenas permitía a los ciudadanos vetar a un político no deseado (y exiliarlo). En las elecciones municipales francesas el votante de un pueblo de menos de mil habitantes puede tachar de la lista los candidatos que no le gustan. En el estado de Nevada (EEUU), con la opción none of these candidates, los electores tienen la posibilidad de votar en contra de todos los candidatos.

 

Sistemas electorales alternativos

La teoría de la elección social permite comparar los sistemas electorales y proponer reglas alternativas. Desde un punto de vista teórico es preferible que el votante exprese sus preferencias de la manera más completa posible. En la práctica se podrían utilizar papeletas más informativas, como la de “aprobación y desaprobación”. Esta papeleta requiere que el votante dé un voto a cada candidato, sea “a favor”, “neutro” o “en contra”.

Esta opción da la posibilidad de expresar de manera explícita el desacuerdo con algunos candidatos, y tiene otras ventajas. Evita que los electores se encuentren con el dilema del voto útil: los simpatizantes de candidatos pequeños podrán votar a su candidato favorito y a los candidatos cercanos con posibilidades de ganar. De este modo el vencedor no dependerá de la presencia o ausencia de candidatos marginales. Cada candidato recibirá el número de votos que le corresponde y el ganador habrá sido evaluado por todos los electores (y no solamente elegido por sus seguidores). Para ser elegido, el vencedor tendrá que intentar que todos los ciudadanos estén satisfechos (o al menos no demasiado descontentos) y no solamente complacer a sus seguidores.

 

Experimentos electorales en Francia

En las cuatro últimas elecciones presidenciales francesas (2002, 2007, 2012 y 2017), investigadores de varias universidades realizaron experimentos sobre sistemas electorales alternativos en varios municipios de Francia (Allevard-les-Bains, Crolles, Grenoble, Herouville-Saint-Clair y Estrasburgo). A la salida de las urnas, se ofreció a los electores la posibilidad de volver a votar con papeletas alternativas. Los experimentos despertaron un gran interés y las papeletas más informativas fueron valoradas de manera muy positiva.

En el experimento de 2002 se comprobó que el oponente de Jacques Chirac en la segunda vuelta de las elecciones, Jean-Marie Le Pen, recibió escasa aprobación en comparación con los demás candidatos.

En el experimento de 2007 François Bayrou obtuvo mayor aprobación que los dos candidatos de la segunda vuelta, Nicolas Sarkozy y Ségolène Royal.

En 2017 los participantes manifestaron su desaprobación hacia Marine Le Pen y François Fillon. El socialista Benoit Hamon fue bien valorado por los participantes pese a cosechar el peor resultado socialista desde 1969.

Los experimentos no tratan de predecir los resultados de los candidatos. Tratan de entender el comportamiento de los actores en estos sistemas alternativos. La incógnita mayor es la reacción de los partidos: ¿buscarían los partidos más soluciones de compromiso? Otra pregunta concierne a la abstención: ¿El uso de papeletas de aprobación y desaprobación podría aumentar la participación electoral?

The Conversation