UPV/EHUko Errektore kargu hartze ekitaldia

Gasteiz, 2021eko urtarrilaren 25a

Lehendakari jauna, Eusko Legebiltzarreko presidente andrea, Hezkuntza sailburu jauna, Euskal Herriko Unibertsitateko errektore andrea, Deustu eta Mondragon unibertsitateetako errektore jaunak, Euskal Herriko Unibertsitateko Gizarte Kontseiluko presidente jauna, sailburuordea, errektoreorde jaun-andreak, senitartekoak, lagunak, egun on.

Gure unibertsitatearen logotipoan ageri den goiburua, ‘Eman Ta Zabal Zazu’, erreferentzia historiko bat ez ezik, programa akademiko eta moral oso bat ere bada. Eta benetan uste dut Euskal Herriko Unibertsitateak jada betetzen duela Eduardo Chillidak sinbolo hori sortu zuenean amets bat besterik ez zen hori.

Gaur, Euskal Herriko Unibertsitateak sakon sustraituta jarraitzen du bere herrian, baina jadanik zabaldu ditu adarrak munduan barrena. Emaitza akademiko horren aitortza gisa, duela hamarkada bat gure unibertsitatea munduko 500 onenen artean kokatu zen; duela bi urte, 400 onenen mailara igo zen.

Bordeleko Unibertsitatearekin batera, Nazioarteko Bikaintasun Campusa gara, eta duela gutxi ENLIGHT partzuergoa sortu dugu Europako beste zortzi unibertsitaterekin lankidetzan.

Lan arloarekin estu lotuta, Euskal Herriko Unibertsitatea aitzindari izan da unibertsitate prestakuntza dualean, eta erritmo onean hazten ari da oinarri teknologikoko enpresen alorrean.

Gurea bezalako unibertsitate gazte baten ospean eginiko urrats handi hori lan kolektibo baten emaitza izan da, eskertzen dugun babes instituzionalaren eta unibertsitateko kide guztien konpromisoaren emaitza: ikasleak, irakasle-ikertzaileak eta administrazio eta zerbitzuetako langileak.

Dagokion balioa aitortu nahi diot lorpen hauen atzean dagoen ahalegin handiari, ahalegin anonimo eta isilari. Gaur arte lortutakoa sendotzea eta areagotzea konpromiso zorrotz bat izango da errektore talde berriarentzat. Nekane Balluerka errektorearen taldeak egin duen lan izugarriaren lekukoa hartzen dugu, eta eskerrak eman nahi dizkiot publikoki: alde batetik, egin duen lanagatik eta lortu dituen emaitzengatik; bestetik, ikuspegi pertsonalago batetik, eskaini dizkigun konfiantzagatik, laguntzagatik eta eskuzabaltasunagatik. Mila esker, Nekane, bihotz-bihotzetik.

Hoy se abre una nueva etapa con nuevos objetivos, pero edificando siempre sobre lo ya edificado. Siendo así, afronto el cargo de rectora con ilusión y con orgullo. Sin embargo, consciente al mismo tiempo de las responsabilidades que comporta, lo hago también con humildad. Asumir un cargo público no es acceder a un privilegio; asumir un cargo público es comprometerse en un acto de servicio a la sociedad. Esa vocación de servicio adquiere, desde la perspectiva de nuestra institución, una dimensión particularmente exigente. Debemos, como universidad, buscar la excelencia académica e intelectual, pero debemos, como universidad pública, asumir también una perspectiva abierta, integradora y solidaria, donde el acceso a la educación superior esté garantizado para todas las personas con capacidad y voluntad de recibirla.

Las capacidades intelectuales no entienden de posibilidades económicas. De hecho, la equidad y la inclusión son imprescindibles para optimizar el aprovechamiento del talento, porque el talento que se pierde por condicionantes económicos supone una lamentable desinversión económica y humana.

Debemos poner los retos sociales en el centro de nuestra actividad y trabajar en ellos desde los cimientos formados por el avance del conocimiento. La vacuna de la COVID19 es un buen ejemplo, a nivel mundial, de la importancia de contar con una sólida base científica. Sin ella, habría sido imposible obtener la vacuna en este tiempo record.

Esto es aplicable a todas las áreas del saber: a menudo subrayamos la importancia, indiscutible por otra parte, de las ciencias experimentales y de la tecnología para el progreso humano, pero no debemos olvidar que el avance en las ciencias sociales y en las humanidades tienen también su parte de responsabilidad en la consolidación del bienestar de una sociedad.

Porque el conocimiento, en esas vertientes del saber, también resulta clave para eliminar prejuicios, estereotipos y desigualdades, y para consolidar, en consecuencia, el desarrollo de comunidades más abiertas, más tolerantes y más respetuosas con diferentes lenguas y culturas. Ese conocimiento social y humano es también fundamental para el medio ambiente, para la tierra y el océano que debemos cuidar, porque nos ayuda a identificar problemas y a encontrar soluciones colectivas en pro de un futuro sostenible. Por tanto, hay investigación, desarrollo e innovación no solo científica y tecnológica, sino también social y humana, que es absolutamente imprescindible para avanzar hacia una sociedad mejor.

Lehendakari, la Universidad del País Vasco va a seguir desarrollando su labor con autonomía, pero también con responsabilidad. Vivimos tiempos convulsos, como demuestra el azote de una epidemia mundial y los intentos de desestabilización política en democracias que entendíamos consolidadas.

Son tiempos que nos enseñan que tenemos que estar alerta: ni la paz ni el bienestar son constantes en la fórmula de convivencia social; son variables cuyo signo puede revertir. Por eso nuestra responsabilidad es que los cimientos del saber mejoren y protejan el edificio de nuestra sociedad.

Decía Immanuel Kant que la inteligencia se mide por la capacidad de gestionar la incertidumbre. En ese sentido, diría que la Universidad del País Vasco ha demostrado que es una institución inteligente y comprometida con su país. En este año de tantas incertidumbres hemos aportado todo nuestro conocimiento y nos comprometemos a seguir haciéndolo.

Errektore gisa, elkarlana eskaini nahi diet erakundeei; bereziki, gure gobernuari, herrialde gero eta aberatsagoa, toleranteagoa eta inklusiboagoa eraikitzeko.

Euskal Herriko Unibertsitatea beti egongo da prest bidelagun izateko, egin dezakeguna eta egiten dakiguna egiteko: prestakuntza eskaintzea eta ezagutza sortu eta transferitzea, gizarte ireki baten balioekin bat etorriz, eta euskal gizartearen eta haren erakundeen aurrean dugun konpromisoarekin.

Azken batean, gure goiburuarekin leial izanik ‘Eman Ta Zabal Zazu’.

Eskerrik asko.