Ekitaldiak

null

Filosofia mintegi irekia. Antonio Casado: Ética e innovación educativa: el proyecto Uhina.lab.

Noiz eta non

2020/03/05, 13:00

Deskribapena

Datorren ostegunean, hilak 5, Antonio Casadok (EHU) hitz egingo du Mintegi Irekian. Hitzaldiaren izenburua

"Ética e innovación educativa: el proyecto Uhina.lab"

da, gaztelaniaz izango da eta, betiko moduan,Batzar Aretoan bilduko gara ordu batean.

 

Abstract:

Ética e innovación educativa: el proyecto Uhina.lab

 

No hace mucho, en una reunión de coordinación del Grado, comentamos la necesidad de hablar de innovación educativa en Filosofía. Aprovechemos esta sesión para hacerlo de una manera abierta a todos los agentes implicados. ¿Qué es innovar en una Facultad de Filosofía, al margen de emplear Powerpoint o no? Propongo abrir la discusión a tres niveles.

 

1. El primero tiene que ver con las transformaciones de la universidad más allá de las especificidades de cada tradición nacional. Hay mucha “innovación” que se limita a hacer lo mismo de antes con gadgets nuevos, pero si miramos las tendencias globales el panorama está cambiando, y coexisten al menos 4 modelos no siempre bien avenidos: la “torre de marfil”, la “universidad emprendedora”, la “universidad comprometida” y la “universidad relacional”.

 

2. El segundo nivel afecta a lo que Otto Scharmer denomina “inversión”. La digitalización y la robotización están cambiando rápidamente la educación, el ocio y el trabajo. Aquí podríamos discutir fenómenos más o menos recientes como las metodologías de “aula invertida”, la formación dual y la “festivalización de la filosofía”. Estos fenómenos tienen que ver con la extensión universitaria, lo que nos lleva a un tercer nivel, más propiamente filosófico o radical.

 

3. Innovar no es añadir una app más al teléfono, sino cambiar el sistema operativo: la manera como interactuamos con el mundo y atendemos al presente. Añadir o reformar un programa de estudios puede estar bien, pero la innovación más profunda es filosófica o ética, si la entendemos como una experiencia vivida y no meramente transmitida o reproducida académicamente. La ética aspira a transformar vidas y relaciones, a generar un desplazamiento en la atención, un cambio de mentalidad (metanoia), tanto a nivel personal como social.

 

En ese sentido, no cabe ya estudiar Ética sin plantearse las condiciones de su aplicación a pie de calle, sin transformar nuestras condiciones de vida para poder practicarla, sin abordar el problema de la akrasía, la cuestión de la relación entre Ilustración y emancipación (Marina Garcés), la brecha abierta entre saber y poder hacer. Por todo ello, y en una coda de carácter más práctico, presentaré un proyecto incipiente surgido para facilitar innovaciones transdisciplinares en el campus de Gipuzkoa.