2011

null

Unibertsitatearen Tamborrada

En el 2012 se cumplirán 10 años desde que salió por primera vez la Unibertsitateko Danborrada. Ese será un bonito momento para los reconocimientos y para recordar las anécdotas y entresijos de cómo fue el proceso de creación durante aquel curso 2002/2003 y de las intentonas anteriores. No obstante, tenemos suficiente recorrido como para poder empezar a hablar de la esencia de este grupo.

Revalidando una de las principales características de la fiesta donostiarra por antonomasia, nuestra tamborrada es fundamentalmente transversal (como las competencias). En ella nos reunimos personas de todos los estamentos: profesoras, profesores, personal de administración y servicios y algunos estudiantes (son fechas de exámenes y esto no lo facilita). Pero además integra a personas que también forman parte esencial de la vida universitaria; sí, esas de las que muchas veces se olvidan los sindicatos: las personas que trabajan en las fotocopiadoras, en los bares universitarios así como el personal de limpieza. Y más aún, trasciende los diferentes estratos en que se organizan los estamentos; así podemos ver compartir los redobles a un catedrático con una profesora no doctora o a una administradora con un conserje.

Esta diversidad que disimuladamente empapa la formación, ha supuesto un granito de arena en la vertebración del Campus. El desarrollo del Campus ha sido (y es) un puzzle en las que las piezas iban encajando casi con calzador, donde los centros eran islas con ecosistemas y culturas propias. Una de las mejores formas de construir puentes es conocerse, y qué mejor que un espacio donde se pueda socializar, eso que los japoneses llaman "Ba".

Además cumple otra función porque más de un 40% de los componentes (y, por cierto, muy implicados) son antiguos miembros de la UPV/EHU. Las universidades más prestigiosas se caracterizan por cuidar la relación con las y los antiguos alumnos y, de hecho, suele considerarse como una línea estratégica. Mantener vivo el vínculo con los y las tituladas, no sólo permite continuar su formación profesional, sino que los convierte en los mejores embajadores y embajadoras porque la mejor publicidad es el boca en boca. Nuestra tamborrada también se debe ver como una de esas acciones que despliegan este objetivo.

Asimismo, esta tamborrada entendió desde el principio que la fiesta no tenía sentido sin la libre participación de mujeres y de hombres y prueba de ello es nuestra composición. Toda la compañía viste traje de cocinero, sin diferencias y sin querer proyectar el aspecto militar de los trajes napoleónicos.

Igualmente, forma parte de la personalidad de nuestra tamborrada ese equilibrio entre la diversión y el respeto a la tradición, entre el buen humor y la seriedad. Una tamborrada tiene que ser alegre, porque no hay que olvidar que el origen de la tamborrada donostiarra es el carnaval. Ya lo dice la letra de la Marcha, "Iñauteriak datoz!" y lo podemos corroborar en fotografías antiguas donde vemos a tamborreros con narices y bigotes postizos, que por algo nos llaman "kaskarinak" a los donostiarras. ¿Y por qué no recuperar esta práctica?

El respeto a una tradición bien entendida es otra de nuestras señas de identidad. La Tamborrada de San Sebastián ha venido adquiriendo cierta liturgia y protocolo que ha posibilitado su desarrollo como una de las marcas representativas de la ciudad. Tampoco debemos olvidar que representamos a una institución y que somos vistos por muchas personas. De hecho, la correspondencia y el apoyo institucional es palpable, todos los vicerrectores y vicerrectoras de Campus, incluso anteriores a su creación, han avalado esta tamborrada.

Otro valor de la tamborrada es su participación en la integración de la Universidad en el entorno, tanto en la ciudad como en el barrio que vive del movimiento que generamos. Desde el principio el barrio nos acogió con agrado, de hecho cuando inicialmente planteamos nuestro recorrido, las demás compañías hicieron el esfuerzo en armonizar sus recorridos para que pudiéramos participar en la fiesta.

Finalmente, quisiera incidir en una particularidad de nuestro funcionamiento que es que desde el principio hemos empleado tanto el correo electrónico como la web como elemento de comunicación interna. Y ya podemos anunciar que para la siguiente temporada estrenaremos una nueva web que va a permitir una participación más activa de los miembros de la compañía, facilitando la interacción entre los mismos, ofreciendo facilidades para la creación y administración de contenidos que puedan ser compartidos y sobre los que se pueda opinar y generar debates.

Iñaki Morlán
Presidente de Unibertsitateko Danborrada